Umibōzu

De Bestiario del Hypogripho
Logo mito japonés.png
Este artículo contiene una aproximación investigativa sobre temáticas correspondientes a mitos antiguos y/o leyendas orales.
Mitología japonesa:
Umibōzu

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Imontegav.  Este artículo está ilustrado con imágenes de Utagawa Kuniyoshi, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo es de dificultad intraficcional negligible o nula (0). Debería ser apto para todo público. 

Umibōzu (海 坊 主, lit. "sacerdote del mar") es un fenómeno paranormal o yōkai del folclore japonés. Otros nombres incluyen Umihōshi o Uminyūdō. Poco se sabe del origen del umibōzu, pero es un espíritu marino. Normalmente, el umibōzu se aparece a los marineros en mares tranquilos que rápidamente se vuelven tumultuosos. O rompe el barco al emerger o exige un cubo o barril a los marineros y procede a ahogarlos. La única forma segura de escapar de un umibōzu es darle un barril sin fondo y zarpar mientras se confunde.

Concepto[editar]

Aquí se muestra un Umibōzu con escamas.

Los umibōzu aparecen y desaparecen en los océanos, a menudo de noche, y se cree que aparecerían repentinamente en lo que antes era una superficie del mar en calma como la cabeza de un bōzu negro de un gigante y destruirían barcos. A menudo tienen de unos pocos metros a unas pocas decenas de metros de longitud, por lo que se los considera bastante grandes, pero también hay historias sobre los relativamente pequeños así como representaciones artísticas de umibōzu kilométricos tan colosales que atravisan las nubes.

Los umibōzu a veces son confundidos o considerados lo mismo que los funayūrei. Sin embargo, a diferencia de los funayūrei que vienen con clima tormentoso, el umibōzu suele aparecer en los mares sin anomalías (y en este caso, una vez que se ve el umibōzu, el clima comienza a ponerse tormentoso). Además, los umibōzu a menudo aparecen en enjambres como seres desnudos parecidos a los bōzu y atacan barcos. Se dice que a veces soltaban una voz que decía "yaa yaa" mientras nadaban, y cuando los golpeaban con el remo chillaban "aitata". Su debilidad es el humo del tabaco, y se dice que si uno tiene la mala suerte de encontrarse con un umibōzu , tener un cigarrillo en la mano puede llevarlo a la salvación.

Descripción[editar]

Umibōzu (海 坊 主) de Bakemono no e (化 物 之 繪, c. 1700), Colección Harry F. Bruning de libros y manuscritos japoneses, Colecciones especiales L. Tom Perry, Biblioteca Harold B. Lee, Universidad Brigham Young.

Los umibōzu presentan descripciones diversas. A veces son descritos como enormes humanoides de piel negra y ojos de pupila horizontal. Otras veces son descritos como seres antropoides de gran tamaño con piel de escama, aletas en la espalda y bigotes de carpa, o bien como enormes criaturas marinas con forma de pez, cabeza redondeada y piezas dentales humanas en su boca. Hay incluso descripciones de umibōzu peludos y quiméricos.

Leyendas[editar]

En la región de Tōhoku, existe la costumbre de sacrificar a los dioses el primer pez capturado al pescar, y se dice que si no se sigue esto, aparece un umibōzu que destruye el bote y secuestra al dueño del bote.

En el cabo Shiriya, Higashidōri, distrito de Shimokita, prefectura de Aoyama, se dice que las personas devoradas por tiburones se convertirían en "mōjabune". Se pueden repeler derritiendo un poco de miso y dejándolo en el mar. El "umikozō" del que se habla en el distrito de Kamo, prefectura de Shizuoka, es un niño cubierto de pelo, y se dice que se acerca a las líneas de pesca con una sonrisa.

También se dice que los Umibōzu cambian su apariencia, y en Kesennuma Ōshima, prefectura de Miyagi, hay historias de ellos cambiando de forma a una hermosa mujer y participando en concursos de natación con humanos. También hay una historia similar en Iwate, pero allí se dice que aquellos que acepten el desafío serán devorados instantáneamente. En Uwajima, prefectura de Ehime, hay historias en las que cambiaban de forma a un zatō (persona ciega) y mataban a mujeres humanas. Además, si bien hay muchas leyendas de ellos atacando a los humanos, en Uwajima existe la leyenda de que aquellos que ven un umibōzu vivirían una larga vida.

También hay umibōzu con apariencias extrañas. En la prefectura de Wakayama , algo llamado " umibōzu de Kemiura" aparecería y desaparecería. En el 21 de Meiji, o el 26 de diciembre de 1888, el Miyako Shinbun informó que en Mii-dera, prefectura de Wakayama, había un umibōzu como un mono grande con una altura de aproximadamente 7-8 shaku (aproximadamente 2.1-2.4 metros) y un peso de aproximadamente 60 a 70 kan (aproximadamente 225 a 263 kilogramos). Se dice que tenía cabello castaño, ojos anaranjados y tenía la boca de un cocodrilo, el torso de un pez, la cola de una langosta y el grito de un toro.

En la prefectura de Nagano, se habla de umibōzu que viven en ríos, algo inusual en todas las provincias. Según la leyenda, viven en ríos cerca de Kaesa, Nakano, y tienen cuerpos gigantes y cabezas negras que parecían grandes estatuas de Buda. Se decía que solo la parte superior de su cuerpo estaba por encima del agua.

Véase también[editar]

⚜️[editar]

0
 Avatar Imontegav.png  Artículo redactado por Imontegav
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los redactores.
Icon bolígrafo azul 1.png