Terra Eterna (D&D)

De Bestiario del Hypogripho
Bestiario borrador.jpg ADVERTENCIA DE FALTA DE CONTENIDO: Este artículo es un borrador, que se encuentra (evidentemente) incompleto.
El contenido podría continuar siendo extendido por sus autores en el futuro previsible.

Ícono de desambiguaciónVer Tierra (desambiguación).

Este artículo tiene elementos que formaban parte del canon del Omniverso del Imontegaverso, pero que ya no se consideran de este modo.   Plantilla:Icon Terra EternaEste artículo tiene elementos creados para los multiversos de Dungeons & Dragons, pero que no son canónicos según fuentes oficiales.     Este artículo se compone de contenidos creados por Imontegav.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo no posee aún fuentes ficticias, pero se beneficiaría de ellas.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Terra Eterna, también denominada Fundato de Terra Eterna, es un país autárquico constituido en un estado social y democrático de derecho, y cuya forma de gobierno es la monarquía semiconstitucional. Su territorio, con capital en el Dorado, está organizado en 5 comunidades autónomas formadas a su vez por 27 provincias.

Terra Eterna se sitúa en una enorme isla, a veces considerada continente, que flota en el aire por alguna forma de magia desconocida, sobre el gran océano, en la zona más alejada de cualquier costa del mundo ("punto Nemo" de ese mundo). La vegetación de la región es exuberante y turquesa, y son comunes las plantas mágicas; y sus animales son coloridos y tienen la capacidad de hablar. El subsuelo de la isla es rico en oro y minerales exóticos.

Historia[editar]

Hace muchas eras nació un dragón. Pero no era un dragón cualquiera. Era un dragón muy soñador y idealista que tendía a ponerse de mal humor.

Este dragón no se llevaba bien con los dragones metálicos, pues, tras su gran aparente bondad, este notaba que ellos ocultaban en ocasiones la hipocresía, una apática condescendencia por sobre los demás, o un complejo de superioridad y autoridad. Por supuesto, el dragón tampoco se llevaba bien con los dragones cromáticos, ya que el egoísmo, cinismo y perfidía de estos, le repugnaban. Y tampoco se llevaba bien con los dragones cristalinos, pues, si bien durante un tiempo compartió el mismo punto de vista que ellos, la alta neutralidad y equidistancia de estos en cuanto a los ámbitos individuales y sociales, terminaron por repelerle.

Alcanzada la adultez, el dragón decidió aislarse de la sociedad y viajar al lugar más alejado que encontró. Allá en una isla voladora, una isla que flotaba sobre el inmenso océano, hizo su hogar. Y durante siglos y siglos dedicó su tiempo a placeres hedonistas y la investigación. En última instancia descubrió los secretos de la inmortalidad y, tras adquirirla, comenzó a aburrirse.

Durante milenios el dragón descansó durmiente, mientras su cuerpo se descomponía hasta el hueso. Pero un día, el largo sueño del dragón se vio interrumpido por la llegada de un grupo de humanos, enanos y gnomos, en vehículos voladores primitivos. Eran refugiados de una guerra entre orcos invasores, reyes tiránicos, y elfos supremacistas.

Tras la llegada a la isla voladora, el ahora dracolich y antes dragón despertó y se alzó. Los refugiados primero se espantaron ante temible criatura nomuerta de hueso, mas más tarde comprendieron que el dracolich no supondría una amenaza siempre y cuando no lo incordiaran. Y durante generaciones los humanoides convivieron con el dracolich, hasta que, por fuerza de la interacción, el dracolich terminó adquiriendo cierta curiosidad por ellos. Luego la curiosidad pasó a ser cariño. Y finalmente apego.

El dracolich, al no perecer jamás, y al interactuar a veces de forma benigna con los humanoides, comenzó a ser venerado por los pueblos humanoides que se habían asentado. Y finalmente terminó liderándolos. Gracias a sus pragmáticos ideales de justicia, equidad y libertad, guió a los humanoides una época de prosperidad que todavía a día de hoy no ha terminado.

Política y economía[editar]

Concentración del poder[editar]

El jefe de estado es el Dracolich, quien arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones y asume la más alta representación del Fundato Terraeternés en las relaciones internacionales, además de simbolizar la unidad y permanencia de la nación.

En Terra Eterna, las decisiones más importantes y que atañan a la totalidad del estado son competencia del Dracolich y su decisión se fundamente en el consejo especialista y neutral de un estrato tecnocrático que es regularmente reemplazado cada "x" años. Las decisiones más a corto plazo o de menor impacto, y a nivel autonómico, provincial o municipal son votadas democráticamente mediante asambleas populares.

Relaciones exteriores[editar]

Terra Eterna es autárquica y tiende a evadir las relaciones con otras naciones, reinos e imperios. No realiza intercambios comerciales con ninguna nación.

Sin embargo, históricamente hubieron importantes épocas de relación internacional en el pasado, especialmente con naciones élficas y gnómicas.

Fuerzas militares[editar]

Las Fuerzas Armadas Terraeternas, subordinadas al Dracolich a través del Ministerio de Defensa, son las responsables de la defensa nacional, que tienen por cometido «garantizar la soberanía e independencia del Fundato de Terra Eterna, defender su integridad territorial y el ordenamiento».

​Estas se han dividido tradicionalmente en tres armas: el Ejército, la Brujería y Armería. En la actualidad, a estas armas se suman la Guardia Inmortal —un cuerpo protocolario segregado, al servicio del Dracolich, que realiza labores fundamentalmente de seguridad— y la Unidad Militar de Emergencias —el cuerpo integrante de más reciente creación que tiene por misión intervenir de forma rápida en cualquier lugar del territorio nacional en caso de catástrofe u otras necesidades públicas—, estando ambas formadas por personal de los tres ejércitos principales.

Terra Eterna sólo participa en guerras defensivas que suele ganar con enorme velocidad y eficacia, y con un mínimo saldo de muertos. Sin embargo, hace siglos también participó en guerras intervencionistas, especialmente durante el Tercer Levantamiento Órquico y también en la Invasión Ilícida.

Derechos[editar]

Terra Eterna es un estado de derecho y, como tal, en un principio todos sus habitantes tienen los mismos derechos y obligaciones, y tienen derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica. No existen estratos privilegiados como tales, a excepción del propio Dracolich, quien representa la máxima autoridad de la nación.

Entre la carta de derechos compartida por todos los habitantes se incluyen:

  • Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.
  • Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad.
  • Toda persona tiene derecho a la libertad (por lo tanto la esclavitud está prohibida).
  • Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio del Fundato.
  • Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, religión y expresión (salvo excepciones, por ejemplo movimientos radicales o de odio que pueden suponer un peligro a la estabilidad y seguridad pública y de la nación).
  • En caso de persecución, toda persona llegada tiene derecho a pedir asilo, y a disfrutar de él.
  • Toda persona tiene derecho a un trabajo digno y equivalentemente renumerado en función a su responsabilidad y esfuerzo.
  • Toda persona tiene derecho a la educación y la sanidad pública y gratuitas.
  • Toda persona tiene derecho a una vivienda digna.
  • Etcétera.

Sistema de justicia[editar]

La justicia de Terra Eterna es principalmente de rehabilitación.

Los crímenes menores (como el hurto) rara vez son severamente penados y, dependiendo de su causa, el estado investigará solución. Si por ejemplo, alguien hurta por necesidad, para comer, el estado será responsable de reembolsar el valor de lo robado a su dueño, y de buscar trabajo y vivienda a la persona necesitada.

Otros crímenes más severos (violaciones, homicidios, robos violentos, etcétera) son penados con diferentes estancias en prisión, dependiendo de las condiciones del delito, así como trabajos forzados, y jornadas de reeducación cívica.

Sin embargo, la tolerancia hacia crímenes contra la integridad de los trabajadores, la propiedad pública y la confianza de los ciudadanos es muy baja. Los crímenes de estafa masiva, extorsión, explotación laboral, especulación, negocio negro, soborno, cohecho, corrupción, y sobreacumulación de capital, son considerados altos delitos de parasitismo social, y son penados con el expolio y la redistribución de las riquezas del delincuente, y con su encarcelación en campos de trabajos forzados.

Los crímenes de alta gravedad y reincidencia, nula dignificación (como el asesinato con canibalismo), o daño en masa (por ejemplo, el asesinato en serie) son penados con penas de muerte o el exilio permanente del Fundato de Terra Eterna. El caso más excepcional de crimen es el de asesinato (homicidio alevosioso o con saña) a un individuo. Si el cadáver está en buenas condiciones y es resucitable, se empleará la energía vital del asesino para resucitar a su víctima y dejarla en perfecto estado mediante técnicas nigrománticas, matando con ello al asesino en el proceso.

Sistema económico y social[editar]

Terra Eterna tiene una economía distributista cooperativista mixta y es autárquica. Los bienes de producción son distribuidos entre las distintas cooperativas y empresas públicas de la nación, y la existencia de empresas privadas no cooperativas es anecdótica.

El sobre-enriquecimiento de un individuo en base al trabajo de otros, es considerado un delito de parasitismo social, el cual es castigado con penas de expolio e incluso trabajos forzados.

Terra Eterna se abastece con sus propios recursos, evitando la importación y prohibiendo la exportación de los productos producidos.

Sectores económicos[editar]

La agricultura fue, en los inicios del Fundato, el principal sustento económico y social, pero actualmente, y gracias a los pesticidas y fertilizantes alquímicos, emplea el 15% de la población activa y genera el 10% del PIB. Los principales cultivos son el trigo, el frijol, la cebada, la soja, el arroz, el maíz, la patata, la remolacha azucarera, la lenteja de agua, la col y el tomate. El país tiene también extensos huertos frutales, cultivos acuáticos, y sistemas de invernaderos.

La industria de Terra Eterna está bien desarrollada, presentando plantas alquímicas, siderúrgicas, cementeras y cristaleras altamente automatizadas cerca de las regiones de extracción minera, y líneas de ferrocarril para tanto el transporte de pasajeros como de mercancías y residuos.

Terra Eterna también está bien equipada en términos de una red de Infraestructura Mágica, Técnica y Científica (IMTC), habiendo proliferado en los últimos siglos las academias mágicas y los parques tecnológicos en las principales áreas industriales, así como en torno a las universidades y centros de investigación y desarrollo (I+D). Las investigaciones más importantes se realizan en torno al cultivo de tejidos, el estudio del alma, la transmutación y la nigromancia.

Organización territorial[editar]

Terra Eterna se divide en 5 Comunidades Autonómicas, de las cuales una central y cuatro en cada una de las direcciones cardinales. Cada Comunidad Autonómica, a su vez, presenta 5 provincias, a excepción de la Comunidad Autonómica central de mayor tamaño, la cual presenta 7 provincias.

Magia y religión[editar]

Geografía y demografía[editar]

Infraestructura y servicios[editar]

Cultura[editar]

Véase también[editar]

⚜️[editar]

0
 Logo Imontegav.png  Artículo original de Imontegav
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png