Sueños:Perro no ladra

De Bestiario del Hypogripho
Logo Sueños Mirror Strict.png Notificación: Este artículo forma parte del espacio de nombres de Sueños.
Pretende registrar, de manera generalmente fideligna, un acontecimiento tal y como se presentó en el ámbito onírico. No conforma por sí mismo canon en los Omniversos del Bestiario.
Logo escatológico.png
Este artículo contiene descripciones o imágenes que pueden resultar hirientes y desagradables para algunos lectores.
El lector procede bajo su propia discreción.

   Este artículo se compone de contenidos creados por Imontegav.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo es de dificultad intraficcional negligible o nula (0). Debería ser apto para todo público. 

Eran las nueve de la tarde y el sol ya se había ocultado tras los edificios de apartamentos de la ciudad. Me situaba en el salón de mi piso, exhausto tras grabar un comunicado presidencial en la casa blanca. Estaba peleándome en el salón a puño limpio con un pastor de cabras alemán, con mi pelo despeinado, mi traje negro rasguñado, las gafas de sol torcidas y la corbata arrugada. La pelea fue interrumpida, pues llamaron al timbre. Bajé a la calle y allí me esperaban dos guardaespaldas con el perro presidencial. Me acicalé el traje y coloqué correctamente mis gafas.

El perro presidencial era una criatura extraña. Una especie de perro de vidrio inmóvil que emitía sonidos de ladridos sin mover su boca, pero de repente paró de ladrar. Su superficie vidriosa adquirió una apariencia de carne viva con vetas que supuraban un extraño pus amarillento, como una especie de filete grasoso putrefacto, y sus patas se retorcieron. Seguidamente, su carne comenzó a tostarse y luego a quemarse. Este "perro" no tenía boca, fosas nasales, orejas ni cuencas oculares.

Al ver que tras su extraña transformación el perro permanecía inmóvil, los guardaespaldas y yo comenzamos a "jugar" con su compostura. Al presionar su superficie, esa superficie de carne pútrida quemada, el perro cambiaba de forma. Al presionar su espalda con la mano abierta, el perro cambiaba su forma completamente a la de un gato ocre y velludo sin cuencas oculares y, tras dejar de apretar este regresaba a su forma de perro quemado original emitiendo un sonido de pato de goma.

Tras repetir varias veces este "apretado" y "destensado", el perro cobró autonomía de nuevo, cambió a la forma de gato ocre y comenzó a saltar emitiendo chirridos de pato de goma. Intentamos capturarlo, pero nos esquivó y se introdujo dentro del edificio de apartamentos.

En la terraza del apartamento, bajo el cielo estrellado, el "gato" llamó la atención de una niña pequeña que estaba por el lugar. Ella lo perseguía, pero el "gato" la evitaba y se introdujo en un paellero hecho de ladrillos. La niña intentó sacarlo de ahí, pero en el proceso el "gato" cambió a su forma previa de perro quemado y retorcido, y emergió abruptamente del paellero.

La pobre niña, traumatizada y horrorizada, gritó. Y su grito reverberó bajo la oscuridad nocturna.

⚜️[editar]

 Logo Imontegav.png  Artículo original de Imontegav
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png