Sueños:Los Ocho Lados del Misterio

De Bestiario del Hypogripho
Logo Sueños Mirror Strict.png Notificación: Este artículo forma parte del espacio de nombres de Sueños.
Pretende registrar, de manera generalmente fideligna, un acontecimiento tal y como se presentó en el ámbito onírico. No conforma por sí mismo canon en los Omniversos del Bestiario.
Un film con muchas maravillas...

Este artículo tiene elementos que forman parte del poliplano de Illoria.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo está ilustrado con imágenes de NimoStar, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más. 

Una realidad que guarda sus incógnitas...

Un misterio que se desarrolla por demasiado tiempo corre el riesgo de perder el interés de parte de quien lo investiga. Así sucedió con el detective Rootön y el misterio de los ocho lados de la pirámide. En algún momento pensó que esto se refería a la segmentación en la construcción de la Gran Pirámide de Giza[r 1][r 2][r 3], pero esta pista no lo llevó a nada en última instancia. Desalentado tras años de falsas pistas, hoy día prefería dejar la egiptología para las películas de ficción -a las que aún era aficionado- y dedicarse a criar a su hija e hijo.

Pero una película fue distinta. El cine estaba vacío salvo por él y sus dos hijos; nadie más quería ir a la función de algo tan niche. Pero esta película no resultó normal. Su hija de cerca de 8 años comenzó a quedar hipnotizada al verla, al mirar las imágenes que se repetían y las frames de un sólo instante.

- ¡Oh no, el film tiene mensajes hipnóticos subliminales! ¡Hijo, no mires! -Advirtió Rootön. Mientras, intentó con gritos despertar a su hija, que se había levantado en trance con una expresión vacante y ahora miraba al muro lateral.- ¡Hija! ¡Hija, escúchame!

- No, papá. -Dijo el niño.- Hay que mirar la película, ¿no lo entiendes? Ella ya ha llegado. Mirando comprenderemos la verdad. Todos los secretos están ahí...

Rootön no podía o no quería creerlo. Pero por la curiosidad de tantos años, no pudo evitar mirar un instante la pantalla. Y luego quedarse mirando, y absorbiendo cada fotograma... y sí, su hijo tenía razón. Ahora los tres se hallaban en una especie de trance, y mirando el muro blanco del lado era como si las imágenes de antes se les reconstruyeran, reordenaran, revelaran como si se tratara de un nuevo film perfectamente claro, reproyectado frente a sus ojos...

Los ocho lados eran las Ocho clases de Magias. La Gran Pirámide no era enteramente una pirámide... era en realidad un octaedro. Debajo de ella -de su parte visible- otra pirámide invertida continuaba la construcción, enterrada en la arena. Esta figura tenía ocho caras correspondiendo con ocho guardianes, ocho colores y ocho materiales ocultos en el interior de la piedra. Las cartas de los guardianes habían salido, una a una, en el juego MagiOh a través de muchos años, sin que casi nadie notara su significancia. El superciclo estaba ahora completo. Los guardianes eran gólems geométrico-poliédricos, y cada uno ordenaba los ocho tipos de magia de una manera distinta. Juntándolos, se obtenía la clave secuencial...

Rootön, todavía, casi no podía o no quería creerlo. Pero luego de esas visiones y esa confirmación, no le quedaba más que creerlo.
Tomó con sus hijos el primer vuelo a Giza y decidió que irían a la zona arqueológica al atardecer. Esperaba ver si podía pasar sin escolta y sin tarifa. Pero al acercarse a las sorprendentemente oscuras ruinas enterradas en la lúrida y saturada arena, una figura humana lo observaba sentado. "¿Un vigía?", Rootön razonó. Pero al mirarlo detenidamente notó que no era nada así. Habían egipcios y egipcias sobre cada una de las ruinas, cercanas al Valle de los Reyes. Seres humanos que habían reemplazado a los dioses en sus altares. Actores y performers callejeros, que por un precio, interpretaban desde sus antiguos puestos ira, psicosis, tristeza, dramatismo. Quizás nunca se había visto que personas pagaran por emociones de manera tan cruda, pero así era allí y entonces. A pesar del caos y el desorden, Rootön tuvo una idea: Tal vez pagando a estas personas, podría obtener más pistas y más información... incluyendo, quizás, cómo ingresar secretamente a la pirámide-octaedro a través de trampas y pasadizos. Bueno, ya estaba ahí, y los niños también pedían entretenimiento y acercarse a la gente. Después de todo, el niño dentro de él también estaba emocionado. Miró en sus manos a los Guardianes Gólem en cartas MagiOh, y se sonrió...

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".

⚜️[editar]

 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png 

03/12/2021 DC