Sueños:Doraemon, luna de Caronte

De Bestiario del Hypogripho
Logo Sueños Mirror Strict.png Notificación: Este artículo forma parte del espacio de nombres de Sueños.
Pretende registrar, de manera generalmente fideligna, un acontecimiento tal y como se presentó en el ámbito onírico. No conforma por sí mismo canon en los Omniversos del Bestiario.
Logo Sueños Mirror Strict.png Notificación: Este artículo forma parte del espacio de nombres de Sueños.
Pretende registrar, de manera generalmente fideligna, un acontecimiento tal y como se presentó en el ámbito onírico. No conforma por sí mismo canon en los Omniversos del Bestiario.
Logo escatológico.png
Este artículo contiene descripciones o imágenes que pueden resultar hirientes y desagradables para algunos lectores.
El lector procede bajo su propia discreción.

   Este artículo se compone de contenidos creados por Imontegav.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo es de dificultad intraficcional moderada (magnitud 2). Algunos conocimientos sobre las ficciones mencionadas pueden ser necesarios para entender mejor, o del todo, el tópico. 

Buenísimos días. 
Hoy he tenido una noche bastante pesada pero, cuando al fin he logrado dormirme, he tenido uno de mis más memorables y mejores sueños en meses.

El sueño lo llamaré "Doraemon: Luna de Caronte".

Parte 1[editar]

El inicio del sueño es un tanto borroso y ambiguo, pero creo recordar que yo estaba viendo el televisor o algo así. Es la única escena del sueño en donde salgo.


Posteriormente, hay una secuencia que narra así:

Existen infinitos universos e infinitos Doraemones. En muchos universos Doraemon es el mejor amigo de Nobita y su Ángel guardián. En otros, es una criatura indescriptible e inenarrable.

Entre la narración saltaban distintos escenarios. Doraemon y Nobita... Don Ramón y Perchita... Los actores de VengaMonjas vestidos de los personajes de Doraemon... Un narco con máscara de Doraemon y su amigo Nobita en yonki... Etcétera.

Y tan pronto como se mencionaron los "Doreamones oscuros", comenzaron a aparecer imágenes de distintos Doraemones monstruosos que parecieran estar basados en Gorefield, con cuerpos arácnidos, caras distorsionadas, múltiples bocas dentadas, tentáculos, etcétera.


La narración continuó:

Pero este no es el caso de este Doraemon. Su Nobita está a salvo... por ahora, pues está a punto de conocer un horror mucho más indescriptible e inenarrable.

Parte 2[editar]

En una escena posterior aparece una noticia del canal 24h.

Han descubierto una extraña estatuilla que pudiera proceder de una tribu muy antigua, de hace millones de años. Los científicos están asombrados.

En la noticia se mostraba una pequeña estatuilla o ídolo de un material negro y opaco como la osidiana pero con partes reflectantes en colores verdes y azules, con un falso volumen interno dentro de sus reflejos que lo hacía parecer más grande por dentro que por fuera. La estatuilla tenía rasgos extraños. Una criatura bípeda sentada sobre un trono monolítico. La criatura tenía una cabeza tentaculada como de pulpo, y alas de dragón.

Al parecer quién estaba viendo esta noticia era la madre de Doraemon, la cual tras decir "vaya, que curioso" aparta la vista del televisor y mira el reloj "¿dónde estarán estos dos a esta hora?" dice enfadada.


La escena se traslada ahora a Doraemon y Nobita, quienes están navegando el hiperespacio montados en la alfombra mágica del tiempo. En una pequeña discusión, cuyo diálogo no recuerdo, Nobita se levanta y, accidentalmente por su torpeza, se cae fuera de la alfombra y se sumerge en el hiperespacio.

Doraemon, alarmado, saca un invento, una caña de pescar con una mano, para rescatarlo. Tras rescatarlo le dice algo que podría ser:

Menos mal que he conseguido salvarte a tiempo. No sé que hubiera hecho si te hubieras salido de la realidad.

A lo que Nobita responde:

¿Qué quieres decir?

Doraemon prosigue con lo que puede ser la frase introductoria sobre los Backrooms:

Si no tienes cuidado y sales de la realidad en las áreas equivocadas, terminarás en los Cuartos Traseros, donde no existe nada más allá del hedor de la moqueta húmeda, la locura del papel pintado amarillo, el interminable ruido estático de fondo de las luces fluorescentes al máximo zumbido y, aproximadamente, seiscientos millones de kilómetros cuadrados de habitaciones vacías segmentadas al azar en las que quedarás atrapado. Dios te salve si escuchas algo deambulando cerca, porque seguro que eso ya te ha escuchado a ti…

Nobita reacciona:

¿¡Queeé!? ¿Y cómo puede existir un lugar así?

Doraemon explica:

Verás, todo comenzó en los testeos de la primera puerta mágica de la historia.

Mientras Doraemon explica los orígenes de los Backrooms, surge una escena que parece grabada en VHS en la cual aparecen científicos e ingenieros del siglo 22 poniendo a prueba una gigantesca puerta, la primera puerta mágica. Sin embargo, tras precisar un destino y abrirla, hay una explosión. La cámara comienza a encenderse y muestra la puerta mágica abierta e inclinada, monstrando en su interior el nivel 0 de los Backrooms.

Doraemon y Nobita logran llegar a casa a salvo y reciben una regañina de la madre.

Parte 3[editar]

Por la noche, mientras Nobita duerme, Doraemon mira un extraño reportaje del siglo 22 en la televisión mágica:
Aparece una noticia explicando que han ocurrido sucesos extraños en la línea temporal pues los mares del mundo han comenzado a arremolinarse, los fallecidos dentro de las tumbas de los cementerios gritan horrorosamente, y las estrellas han comenzado a convulsionar en el cielo nocturno y a arder en extraños colores imposibles.

Doraemon no se cree el reportaje, y opina que se puede tratar de alguna maniobra publicitaria.


Al día siguiente Nobita regresa enfadado e indignado del colegio. Al parecer ha llegado un nuevo niño que está cayendo muy bien e invitando a todos a comidas y cine mientras ignora a Nobita. En la escena del recuerdo se muestra al nuevo niño, el cual tiene rasgos bastante perturbadores, con un único ojo hundido en su cara, sin nariz. El niño sufre de ciclopeísmo, pero esto no parece impactar a los personajes dentro del sueño.

Doraemon intenta consolar a Nobita y se van de paseo por el pueblo, acabando en la plaza donde hay mucha gente reunida y un gigantesco holograma en el cielo anunciando vacaciones gratuitas a la "Luna de Caronte". Doraemon ve extraño que haya un anuncio de tal estilo en pleno inicio del siglo 21, pero de todos modos prueban a hacer un viaje digital de demostración a dicho resorte de vacaciones en Luna de Caronte más tarde en casa.

En Luna de Caronte, Nobita y Doraemon, acompañados por delfines rosas, esquían sobre las montañas de metano congelado contemplando maravillados los criovolcanes de nitrógeno líquido y los lagos de helio superfluído. Tras llegar al complejo vacacional, Doraemon se alarma por la ausencia de habitaciones mágicas de adaptación al entorno de este astro helado. Finalmente, horrorizado, llega a la conclusión de que eso es en realidad una trampa mortal para turistas incautos, pero antes de poder llegar a donde está Nobita para avisarle, es expulsado de la simulación virtual.


Nobita está explorando una sala de comida enlatada, llenas de latas con botones. De la esquina de la habitación crece una figura oscura y retorcida que poco a poco va formando un cuerpo antropoide grisáceo, con una cabeza sin rostro arremolinada y repleta de miles de ojos. La criatura susurra como un coro de voces ahogadas:

Apriétalo, apriétalo.

Nobita se gira y reacciona:

¡Guaa! ¿Qué eres tú?

La criatura abre su barriga y de ella salen innumerables tentáculos y una cabeza de cabra desollada entre goteos y chorreos de una substancia magenta resplandeciente.

La cabeza habla con su horrible voz distorsionada:

Yo soy el guía de este complejo vacacional, y te invito a que aprietes el botón. Al apretarlo, la comida aparecerá en tu boca y podrás saborearla e ingerirla.


Nobita aprieta el botón. Su boca se infla y después traga.

¡Mmm! Delicioso.


Nobita sigue apretando más botones de distintas latas.

La criatura vuelve a hablar frotándose las manos con una voz cada vez más depravada y perturbadora:

¡Sí! ¡Sí! Apriétalos, apriétalos, apriétalos. Dame tu mente, dame tus huesos, dame tu carne...

Parte 4[editar]

Nobita despierta al lado de la escuela con la mochila en la espalda, sin saber que ha sucedido. Tras mirar el entorno, pronto mirá su reloj y se alarma, entra corriendo a la escuela.

Más tarde, en los baños, se encuentra al nuevo niño ciclópeo llorando al sólo ser querido por sus invitaciones, y siendo marginado. Al parecer, un detalle de este personaje es que está miope y no ve muy bien, por lo que choca constantemente con paredes y puertas. Nobita, al verlo, se apiada de él y le entrega sus gafas de repuesto.

Posteriormente, tras las clases, Nobita, Shisuka y el cíclope caminan por un centro comercial conversando entre ellos. Pero de pronto algo cambia en el niño ciclópeo y este sale corriendo hacia la plaza. Shisuka se da cuenta y avisa a Nobita y, este, se pone a perseguirlo sin saber porqué huye hacia la plaza.
En la plaza lo encuentra. Está observando el gran holograma con el anuncio vacacional que ha vuelto a aparecer en el cielo. Nobita interrumpe al niño ciclópeo y lo mira de frente, pero pronto ve que algo no anda bien, pues el ojo del niño comienza a girar y a ennegrecerse mostrando una imagen del cosmo y de colosales criaturas tentaculadas de tentáculos fractales, las cuales orbitan y danzan alrededor de una criatura todavía más inquietante y colosal, tocando retorcidas flautas orgánicas con sonidos penetrantes, estridentes y desarmonizados. Es Azatoth.

Nobita es absorbido por el ojo y transportado a "Luna de Caronte". Sea posible que tras esta escena Nobita haya muerto.

Parte 5[editar]

Se ve a Doraemon en la habitación de Nobita, ahora enmohecida. Doraemon, demacrado, delgado y con los ojos hundidos en una espantosa cara consumida, está viendo el canal 24h donde se muestra un reportaje en directo.

En el reportaje, diversos reporteros y periodistas están explorando una isla que acaba de emerger del punto Nemo del océano pacífico. La extraña isla, con costas llenas de repulsivo icor marino y pútrida fauna marina sésil, presenta infinitud de estructuras monolíticas extrañas y retorcidas de geometrías no-euclidianas, ángulos falsos y arquitectura ciclópea.
Los reporteros se acercan a una gran puerta monolítica que parece estar tumbada en el suelo pero, conforme se acercan, se va alzando en el espacio hasta volverse vertical.

De repente la puerta estalla y tras ella aparece una gran titánica criatura escamosa que puede ser descrita como con alas de dragón y cabeza de pulpo. Es Cthulhu, nuestro señor y nuestro destructor. Los reporteros huyen empavorecidos, pero ninguno logra escapar.
Uno de los reporteros es atrapado y aplastado por los kilométricos tentáculos de la criatura y consumido en el acto. Otro es absorbido por uno de los extraños ángulos antes agudos que, al acercarnos, se ensancha en un ángulo obtuso. Otro es empujado hacia las profundidades del volumen del espacio, aparentando empequeñecerse hasta la nada. Etcétera.

Cuando sólo queda un reportero, este se cae lateralmente en trayectoria espiral e ignorando la gravedad hacia una pared curva, y se pierde la conexión.

Doraemon no se alarma, y sigue buscando canales, lentamente y con movimientos carentes de vitalidad, zombificado mirando la pantalla sin parpadear. Ahora está buscando canales de la televisión del siglo 22, pero sólo hay estática. Tampoco ha podido regresar a su época usando la máquina del tiempo, pues no funciona desde hace años...

El pasado y el futuro ya no existen y el exterior de la casa, el pueblo, se retuerce en espirales imposibles lentamente. Fin del sueño.

⚜️[editar]

 Logo Imontegav.png  Artículo original de Imontegav
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png