Siempreesperantes Desenterrados

De Bestiario del Hypogripho

Los Siempreesperantes Desenterrados son una categoría de siempreesperantes nativos (si es que se puede usar esa palabra) al los Planos Imperecedientes, dentro de las postimetrías de Umaggar.

Orígenes[editar]

En los Planos Imperecedientes hay diversas mecánicas por las que aquello que estuvo una vez vivo o fue sintiente no puede dejar de estar animado o consciente del todo.

Los Siempreesperantes Desenterrados acumulan Energía Subjetemporal durante años, décadas, milenos o eones luego de morir. Eventualmente, cuando sus huesos son desenterrados, recobran la "vida", aunque ninguna función es visible. Permanecen como huesos aunque su comportamiento es equivalente al que tuvieran en vida, así como su consciencia.

Comportamientos[editar]

Se ha observado que esqueletos animales Siempreesperantes Desenterrados tienen impulsos de instinto tales como comer, dormir, e incluso aparearse, aunque nada de esto es funcional excepto para satisfacer su necesidad psicológica. Los humanos de civilizaciones extintas mantienen sus costumbres, aunque no pueden hablar por la falta de organos vocalizadores. De hecho, un interesante contraste con las criaturas vivas es que los Siempreesperantes Desenterrados son curiosamente mudos. "Curiosamente" porque sí son capaces de percibir su entorno a pesar de no poseer organos sensores, algo relacionado a la sensibilidad de su subjetividad espiritual preternatural a las vibraciones.

Autoconsciencias[editar]

Aunque los animales comunes no poseen el intelecto para interpretar correctamente su situación, ni comprender del todo qué significa ser "huesos vivientes"... por otro lado ciertas criaturas inteligentes incluyendo las antropoides pueden comprender lo que les pasa. La mayoría por un tiempo no logra darse cuenta de que murieron hace mucho, permaneciendo en un "sueño lúcido" donde nada de lo que ocurre les sorprende o sobresalta, y actuando como si todo fuera normal.

Con el tiempo, sin embargo, algunos "despiertan del trance". De estos Desterrados, muchos no pueden hacer las paces ni asumir su actual condición. Entre ellos estan los que desarrollan una o más compulsiones patológicas.

Por un lado esta puede ser por regresar a tener carne, llevando a la creación de vivicárnicos desenterrados, horrendas imitaciones de la vida que se cubren de la piel de desafortunadas víctimas, y que son perseguidos por escuadrones especiales de Mortificadores en Esteba-Epsilon. Existe un gris legal que permite ejecutarlos como criminales, aunque técnicamente en este mundo ningún Desenterrado es considerado persona para empezar.

Por otro lado existen aquellos que sólo desean volver a su estado durmiente antes de ser descubiertos. Buscan lograr esto cubriéndose de tierra, arrojándose al fondo de los océanos (donde normalmente se hunden por tener mayor densidad que el agua), o perdiéndose en las minas. Estos intentos suelen ser infructuosos, ya que la energía acumulada, una vez activada, debe disiparse, sea en pensamiento o en actividad física, antes de que los desafortunados huesos puedan volver a descansar... y el ciclo comience de nuevo.

Aclaraciones[editar]

No deben ser confundidos con los Siempreesperantes Desterrados, de dudosos orígenes y existencia.

Agregar un comentario...

¿Tienes un comentario sobre esta página? Agrégalo aquí o edita la página directamente.


Nombre: (Consejo: si accedes a tu cuenta no tendrás que escribir tu nombre manualmente)