Sarquaia

De Bestiario del Hypogripho
Sarquaia en un momento cerca de su máxima extensión (amarillo claro) dentro del supercontinente pseudoamericano, en el año 1813; poco después de una guerra victoriosa de reconquista.

Este artículo tiene elementos que forman parte del multiverso de la Metásfera Zzsh.   Este artículo tiene elementos que forman parte de los múltiples sub-versos de los Fragmentos de Terra.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo está ilustrado con imágenes de NimoStar, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo no posee aún fuentes ficticias, pero se beneficiaría de ellas.  Este artículo es de dificultad intraficcional moderada (magnitud 2). Algunos conocimientos sobre las ficciones mencionadas pueden ser necesarios para entender mejor, o del todo, el tópico. 

Sarquaia fue un Estado en el Fragmento de Terra EU-71021.

Existió en la Era del Descubrimiento del mundo terrícola en este Sub-verso. En el mundo EU-71021 las américas "normales" resultaban sustituidas por tres continentes de notorio tamaño, discontinuos entre sí. El continente de Sarquaia estaba al noroeste, llamado Nusset.

Características previas[editar]

Sarquaia se desarrolló a un nivel similar a China o las potencias Europeas durante fines de la era medieval. Las armas de obsidiana y oro laminado sarquaianas tenían el tipo de tecnología conocida como Alta Americana.

La religión dominante en Sarquaia siempre fue el totemismo, eligiendo totems patrones para los gobernantes, que duraban hasta su deposición o su muerte. Los distintos totems alteraban ligeramente la administración del Estado, de acuerdo a sus rituales.

En el resto de Nusset habían muchos otros Estados, pero ninguno de ellos tan grande y desarrollado como Sarquaia. De hecho, el nivel tecnológico de los demás Estados era por lo común, en comparación, bastante patético. La religión más común entre ellos era el Animismo.

Historia[editar]

No hay registros escritos de Sarquaia anteriores al año 1444. Se cree que en este fatídico momento, el gobierno monárquico autoritario destruyó todos los documentos previos. Es bastante posible que intentaran destruir las evidencias de formas previas de gobierno; por ejemplo, de una república. Sin embargo, cualquier cosa anterior a esta fecha es mayormente especulativa.

La falta de mapas detallados de esta época demuestra que se tomó bastante tiempo, incluso décadas, en recuperar un conocimiento práctico incluso de su propio continente. La destrucción de documentos puede haber sido devastadora para la cartografía, dificultando los esfuerzos de expansión. Aún con este conocimiento disminuido, las naciones de Hatoeg y Uquanac estuvieron entre las primeras en caer a manos del rey Chishekoa I.

A través de la conquista, las culturas Sarquaianas resultaron muy variadas, pero probablemente la principal entre ellas (entre las cuales se contaban las de muchos ministros gubernamentales) era la Quechua. Así y todo, por la gran cantidad de matrimonios reales, la dinastía reinante era inconstante.

En algún momento entre fines del siglo XV y comienzos del XVI, la monarquía se clericalizó y adoptó títulos semidivinos de mediadores con los totems patrones y sus deidades extraterrenas. La sucesión continuó siendo por sangre, pero ya no importaba la legitimidad del poder sino la devoción del Estado. La devoción inicialmente era puramente apariencial, pero a través de los siglos de religiosidad constante y reformas pro-clericales, alcanzó dimensiones notables, volviendo al reino uno de los más devotos del planeta.

Ideales[editar]

Los ideales de Sarquaia se desarrollaron de manera acorde a su gobierno monarco-teocrático. De hecho, existe debate académico sobre qué fue primero: Si la orientación clerical de la cultura Sarquaiana, o su transición a un gobierno que adoraba al soberano como una figura divina. Anteriormente en la academia se hacía énfasis en lo segundo; sin embargo, actualmente existe una mayor orientación hacia explicar la transición del gobierno sólo como una "transición lógica" en una decisión cultural ya tomada hacia un foco eminentemente religioso.

Sea cual sea el caso, la casta clerical tomó parte activa del "destino manifiesto" de Sarquaia, deseando mayores tierras que convertir y que pagaran sus impuestos a los reyes y emperadores del reino (y a sus sirvientes y representantes, claro está).

Expansión y esplendor[editar]

Serquaia logró dominar, a través de la colonización como de la agresión, vastos sectores -sectores no sólo de su continente pseudoamericano sino de las otras dos megaislas donde poseyó decenas de provincias. Desde el comienzo de su historia registrada y durante siglos, logró mantenerse como uno de las ocho grandes potencias del planeta (incluso cuando no era conocida ni conocía a las demás). Para mantener estas provincias de ultramar, construyó grandes flotas, con las cuales tenía una doctrina comerciante en los momentos que no estaba en guerra.

Las ciudades fueron laminadas con tintes dorados y resultaron el orígen de las leyendas de El Dorado en esta continuidad.

Decadencia y caída[editar]

Durante fines del siglo XVIII y principios del XIX la nación dio señales de inestabilidad.

Aunque todavía potente, desarrollada y rica, Serquaia falló en dos aspectos clave: La falta de desarrollo de una doctrina colonial que le permitiera separarse en sectores semi-independientes (como hacían los europeos con sus colonias, estableciendo protectorados y virreinatos), en parte por considerar todo el supercontinente como su "área nativa de influencia"; y por otra parte, la falta de aliados fuertes y el exotismo de su religión. Sarquaia se vio aislada mientras potencias tanto asiáticas como europeas se alternaban en atacarla y asediarla. Un enemigo particularmente persistente eran los Neo-Niponeses, que buscaban en las pseudoaméricas lo que no podían conseguir en Asia (y con gran éxito). Los costos de estas guerras por un tiempo parecían manejables, y por cada derrota había también una victoria o reconquista.

Sin embargo, con el transcurso de las décadas y siglos, las otras potencias notaron que con un esfuerzo coordinado podrían volver de esta nación su presa; así es que de manera oportunista unas y otras potestades de oriente y occidente codiciaron sus tierras, declarando guerras imperialistas en rápida sucesión. La defensa Seraquaiana fue valiente pero futil, enviando sus ejércitos de cientos de miles a matar y ser matados. Simultáneamente la nación era ocupada por todos los frentes. El Estado no podía recibir impuestos ni producción, y perdía el control también del comercio. Las provisiones y sueldos de los soldados no podían dejarse de lado, así que se incurrieron enormes deudas con acreedores extranjeros para poder pagarlas y continuar la resistencia.

Destino[editar]

Los últimos registros Serquaianos son de Enero del 1821. La nación está mayormente ocupada y en ruinas, la paz no fue firmada, y la bancarrota es inminente. Sin embargo, extrañamente, el orgullo de su pueblo por ser uno de los jugadores más potentes y longevos en la geopolítica mundial se mantiene intacto. ¿Arrogancia?

Luego de esto, se especula que la mayoría del país fue repartido entre distintos enemigos. Una parte nucléica, mayormente en el continente central, debe haberse preservado para pagar las deudas; un ex-imperio decadente y en bancarrota, que puede que no sobreviviera de manera independiente por más de una o dos generaciones. Pero como dicen, "el resto es Historia".

Comentarios[editar]

No debe relacionarse con Serqua, personalidad que existe en un Fragmento de Terra completamente separado. Las Hipótesis del Complot que pretenden relacionarlos son espurias.

⚜️[editar]

0
 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png