Relatos:Y se hizo la cruz

De Bestiario del Hypogripho

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor. 

Dios dijo "que se haga la cruz". Y la cruz fue construida, y Dios vio que no era buena. La cruz era tan alta que los brazos de Cristo atravesaban las nubes y atrapaban los ángeles del cielo con sus manos. Dios entonces, disgustado por su creación, envió el Diluvio. El diluvio quemó la cruz pecadora y la convirtió en anti-cristo, confundiendo así las lenguas. Los hombres no conocieron más que el onanismo, y Dios los perdonó por no conocer el mal. Entonces de los restos y astillas fertilizados de la madera-cruz surgió el primer árbol y la primera serpiente-mujer. La serpiente-mujer convenció a Noé de desafiar a Dios a un duelo: Si el árbol concebía la injusticia Noé ganaba la apuesta; más si el árbol se mantenía impoluto ante todos los embates, Dios vencería. El Todopoderoso aceptó, y Noé empezó contándole al árbol todos los cuentos de las prostitutas de Babilonia. Nada. La serpiente-mujer emborrachó al árbol que entonces fue conocido como "palo borracho", e hizo el Baile del Tronco a su alrededor, pero éste aún así la rechazó por pecadora y meretriz. Entonces Noé marchitó los frutos del árbol con estacas, y aún así la voluntad de éste no se resquebrajo, aunque lloraba con lágrimas de vino. Finalmente su cuerpo fue atravesado con la lanza de Longino. Entonces el árbol de la Vida dijo "comed de mi sangre y bebed de mi carne, y así, el que crea en mí, aunque esté vivo, morirá". La mujer-serpiente se arrepintió de ser culpable y bebió la carne y comió la sangre. Así falleció y de su vientre surgió la nueva humanidad y el nuevo mundo. El primero de estos fue Caín, a quien Dios dijo "sacrificarás a tus hermanos por mi bendición" y así fue. Entonces los descendientes de Caín fueron multiplicados como la arena del mar y las estrellas en el suelo y las hogazas de pan hechas de pez y las escrituras divergentes sobre el comienzo de los tiempos.

Un señor (no EL SEÑOR, un señor cualquiera) los maldijo por olvidar sus orígenes. Inventó tantas palabras, mandatos y géneros literarios en esta maldición, que por eso se la conoce como "el Pecado Más Original".

Todos fueron infelices y mordieron perdices. De un polvo vinimos y a un polvo vamos.

Finiquitado.

⚜️[editar]

1
   Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.