Relatos:Seguro de Sueños

De Bestiario del Hypogripho
Sueños.

Este artículo tiene elementos que forman parte del Omniverso del Milegu.     Este artículo se compone de contenidos creados por Avengium (Ángel Montero Lamas).  Este artículo está ilustrado con imágenes de Avengium, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

A se despertó de su sesión diaria de sueño con un regusto de vainilla en la boca. Siempre le pasaba cuando se quedaba más tiempo del estipulado en el sueño.

Esta vez había conocido a una muchacha y se había quedado conversando con ella. Habían ido a lugares remotos e imposibles, habían visto estrellas quemar su combustible y estallar, habían visto la vida nacer por primera vez en un planeta y lo mejor de todo es que no habían corrido ningún peligro.

Aunque habían chillado de emoción varias veces. Porque cuando estás en el sueño, en el verdadero sueño, no puedes distinguir la realidad. Todo pasa a ser absolutamente real. De hecho no sabía si ella era real o era parte de su subconsciente. Esto hacía que el regusto de su boca fuera a la vez amargo. Se incorporó y se dispuso a pagarle lo acordado a B.

A conocía a B desde hace muchos años y sabía que aún podía confiar en él en estos tiempos difíciles.

B se quedó satisfecho con el pago. Al irse A se podía ver en su cara una expresión de pena. A solo tenía el sueño (al menos eso era lo que pensaba B) mientras que él tenía a su familia. En su casa le esperaban su mujer y su hija.

Aún quedaban varios clientes en sus puestos, pero B tenía ganas de irse a su casa. Fue recogiendo los productos químicos que tenía salpicados por los puestos. Los concentrados de plantas, los hongos y champiñones, los productos sintéticos. Todos estos eran necesarios para que sus clientes pudieran experimentar el sueño.

C estaba en el bar.

—Dame otra copa—pidió.
—Llevas más de una—dijo R con sarcasmo.
—Me da igual. total, hoy tampoco voy a dormir.
—No eres el único, C. Aquí nadie va a dormir, excepto que tenga contratado un seguro de Sueño. Ya lo sabes, nadie duerme desde aquella infección, desde aquella peste que nos asoló hace años.
—No me hables de peste, yo era policía en aquella época y perdí mi trabajo y mi vida. Esa peste casi me hace enloquecer.

A se encontraba soñando plácidamente. Soñaba con B y con R y, aunque no lo conocía, también soñaba con C.

FIN

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".

  • Inspiración secundaria. El libro “Este sueño está patrocinado" (portada de Pedro Pablo Picazo).
  • Palabras clave: Sueño, champiñón, copa, peste.
  • Enero de 2016.

⚜️[editar]

0
 DarenGa by nosoyridley dbhf432.png  Artículo original de Avengium
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png