Relatos:La paradoja de Satán

De Bestiario del Hypogripho
Light glory 1.png

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo está ilustrado con imágenes de NimoStar, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más. 

Sucedió que Dios y el Diablo tenían una apuesta, que es el tipo de cosas que dioses y demonios suelen tener cuando las historias las cuenta una sociedad apostadora compulsiva.

Las reglas de la apuesta eran simples: Dios tenía que lograr en la humanidad el mayor bien posible. El Demonio, por su parte, tenía que lograr la máxima maldad. A cada uno se le permitía darle a la humanidad los mandatos que quisieran; luego de un tiempo, bajarían a la Tierra a ver si había más bien o mayor mal en el mundo.

Dios comenzó diciéndoles a todos que se amasen los unos a los otros, que dieran la otra mejilla, que fueran caritativos con los pobres, y toda la bola. Les instruyó además sobre que el amor al dinero y al oro eran la raíz de todos los males. Pero a medida que hacía todo esto, temía más y más por la debilidad de los piadosos; temiendo que el demonio hiciera trampa y que fácilmente venciera a sus acólitos... pidió entonces a sus elegidos que ajusticiaran a los vanidosos y los codiciosos. Agregó a la lista a los fornicadores y quienes violasen la santidad de la familia y las buenas costumbres. Pero eso no le parecía suficiente. Ordenó entonces a la gente entonces que se cuidara de la adivinación, que persiguiera a las brujas, que quemara a los herejes y a los adoradores de Lucifer, que repudiaran a todos los demás ídolos y dioses, que quemaran sus ciudades y que conquistaran sus territorios, que destruyeran sus imágenes y que borraran sus textos de la faz de la Tierra, que buscaran países lejanos y que le trajeran la luz de la verdadera fe por la letra o por la espada. Añadió por las dudas cláusulas contra la homosexualidad, contra la poligamia, contra las prácticas sexuales desviadas... las vidas privadas de las personas debían ser monitoreadas para asegurar que fueran limpias y perfectas; ningún cuarto, callejón ni habitación debía estar fuera de la vista de sus ojos ni los de sus seguidores. No contento con eso, sintió que faltaba un sistema de recompensas y castigos, así que agregó que los exitosos y piadosos en su senda serían recompensados con todo lo que desearan, y que los que eligieran seguir cualquier otro camino serían condenados a una eternidad de fuego y de tortura.

"Está hecho" -Se decía Dios a sí mismo, cómo suelen hacer los dioses y los egomaníacos narcisistas... no que tenga nada que ver una cosa con la otra, ¿No? - "Ahora no hay forma de que el Demonio gane. Con estas reglas seguramente los piadosos prevalecerán dominando toda la superficie del Mundo y la Tierra será el paraíso."

Dos mil años después de esto, que es como un suspiro para los inmortales, se había cumplido el plazo de la apuesta. Dios y Satán bajaron de vuelta al ámbito tangible, a la espera de ver los resultados. Dios, horrorizado, vio como, a pesar de sus mejores esfuerzos, Satán había logrado que la muerte, la intolerancia, la pobreza y el hambre reinaban en todas partes. Sus seguidores eran crueles, egoístas e hipócritas. A pesar de toda la santiguación y el guardar las apariencias, a pesar de tener las más poderosas iglesias adorándolo, el pecado reinaba; la codicia y la vanidad eran soberanas en todas las naciones. Lo que era peor para su orgullo, por más que la vasta mayoría alegara creer en Él, al mismo tiempo consultaban horóscopos y nada les importaba más que el sexo. La intolerancia era dirigida hacia los inocentes y siempre beneficiaba a los poderosos.

- Muy bien. -Admitió Dios.- Lo hiciste, Lucifer. Ganaste la apuesta, pues claramente el mal brilla más fuerte que la primera estrella y la bondad ni siquiera le puede hacer sombra. Pero, luego de que obtuviste una victoria tan absoluta, debo preguntarte, ¿Cómo lo hiciste? ...
- Ya que tanto deseas saberlo, entonces te lo revelaré. -Sonrió Satán sutilmente.
- ¿Les ordenaste que realizasen todos tus caprichos? ¿Les dijiste que tu lado siempre triunfaba? ¿Les alentaste a cuidar sólo de lo superficial? ¿Atizaste sus más bajos instintos de violencia, dominación y salvajismo con palabras depravadas? ¿Aseguraste que nada podía cuestionar su superioridad frente a los otros? ¿Comandaste que se obsesionaran por el sexo y lo carnal? ¿Les ofreciste terribles riquezas y poder a los que te seguían?
- Nada de eso. -Replicó casualmente Satán, mirándose las uñas de los dedos.- Esas fueron todas TUS ideas. Yo simplemente escuché con mucha atención lo que les decías, y decidí que no me hacía falta agregar nada más.

Hasta hoy en día Satán pasa sus horas encerrado en el fondo del infierno, porque sucede que ninguna cantidad de astucia puede salvarte del hecho de que Dios, aparte de un mal jugador, es también un pésimo perdedor.

⚜️[editar]

0
 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png 

15/08/2017 Hta. 16:12 hs