Relatos:El Despertar del Dracocornio Esmeralda, parte 2

De Bestiario del Hypogripho

Ver El Despertar del Dracocornio Esmeralda, parte 1.

Este artículo tiene elementos que forman parte del Omniverso de Umaggar, lo Semifinito.   Este artículo tiene elementos estrechamente relacionados con la Biblioteca de Um.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo es de dificultad intraficcional moderada (magnitud 2). Algunos conocimientos sobre las ficciones mencionadas pueden ser necesarios para entender mejor, o del todo, el tópico. 

Desde que el Dracocornio Esmeralda encontró fue encontrado por comenzó su travesía con el Hiperbestiario, sabía que estaba destinado a ser grande. ¿Pero cuán grande?
¿Grande como una casa? ¿Grande como un planeta? ¿Grande como un Plano entero de la existencia? ¿Más grande que Jesús?
Mhm. No, no exactamente. Pero en algún sentido quizás más. Mucho, mucho más.

Tras caminar por mucho tiempo en el sendero que salía de su casa, el Dracocornio Esmeralda cuestionó al Hiperbestiario.

- Este sendero no va a ningún lado. No termina nunca. ¿Podemos volver?
- Al contrario. -Le contradijo el Hiperbestiario.- Si no termina nunca, pero tampoco se repite, este sendero va a todas partes.
- ...
- Por lo tanto, si continuamos por él, llegaremos a la Biblioteca. ¡Mira! ¡Ahí está!
- ¿Dónde? -Preguntó ilusionándose el Dracocornio, observando hacia todas partes.
- Jaja, aún no. Pero como notaste que lo puedes creer, verás que podemos llegar.
- ... [1]

El Hiperbestiario era muy bromista para ser solo un libro en blanco.

Una cantidad indeterminada e indeterminable de espaciotiempo después, llegaron a la Biblioteca de Um.
Ni siquiera entraron. No había un exterior ni una puerta. Simplemente antes de darse cuenta estaban ya dentro.
- ¿Pero... cómo? -Murmuró el Dracocornio, perplejo sin medida.
- Cómo no. -Contestó el Hiperbestiario.

Pronto Libá Sivere le dio la bienvenida al Dracocornio Esmeralda a la Biblioteca de Um. Él manifestó no saber leer o escribir, pero según le explicaron, eso de hecho no era inconveniente. Aunque le ofrecieron participar de Divisiones dedicadas a dibujitos y otros temas no-escritos, él afirmó su compromiso con aprender a leer y escribir.

La misma Libá decidió ser su profesora, conmovida por su deseo de auto-perfeccionarse. Eso sí, nadie más podía oir nada del Hiperbestiario. Aún cuando fuese incorporado a la División de Infinidades, el Dracocornio Esmeralda seguía siendo "ese tipo raro que lleva su libro en blanco a todas partes". Pero eso no duraría mucho.

Una vez el Dracocornio Esmeralda aprendiera a leer, sintió algo de la consciencia del Omniverso despertando dentro de sí.
"¡Siento algo de la consciencia del Omniverso despertando dentro de mí!" exclamó exaltado, aparentemente sin hablarle a nadie (al menos desde la perspectiva de los otros Bibliothekarios que lo miraron como un loco).

En tan solo medio mes, leyó todos los contenidos de la Biblioteca entera[2], no hablando con nadie excepto con su Hiperbestiario.
Entonces, estaba listo para escribir.

- Es hora, mi querido amigo. -Le dijo el Inartefacto.
- Una vez te empiece a escribir, ya no podremos hablar. Te daré definición y sentido. Tu propósito y significado cambiará para siempre. -Reflexionó el Dracocornio Esmeralda.
- Un pequeño precio que pagar. -Respondió el Hiperbestiario.- Hablaremos en los infinitos mundos que habitarán dentro de mí. Tendremos conversaciones imposibles en esta realidad. Haremos de trillones de universos un grano de arena...
- ...reescribiremos esta existencia en infinidad de vibrantes variantes y viviremos todas ellas, cada una tan auténtica como la que ahora transcurrimos.[3] -Continuó el Dracocornio.
- Ya lo entiendes. -Confirmó el libro orgulloso.- Ahora, camina el camino.

Así fue como el Hiperbestiario del Dracocornio Esmeralda fue reescrito. No por vanidad, no por inclinación, no por obligación ni por instrucción, sino que simplemente, ese era el destino; un Destino que no termina nunca (¡?)[4].

⚜️[editar]

0
 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png 
  1. Existe debate acerca de si estos son silencios originalmente, o si se trata de una retahila de insultos censurados por ediciones anteriores. (N. de E.)
  2. Esto sería imposible por diversos motivos:
      • Primero, los contenidos de la Biblioteca de Um son prácticamente infinitos.
      • Segundo, no existen los meses en la Biblioteca (aunque algunas Divisiones instituyen semanas de longitud arbitraria para organizar sus actividades).
      • Tercero, no hay un aprender a leer de una única manera. Hay decenas de miles de idiomas registrados en Umaggar, lo Semifinito. No se conoce de nadie que los domine a todos; algunos se consideran muertos e indescifrables, como el utilizado en Kurunn. (N. de E.)
  3. Según algunas interpretaciones, esto significaría que el relato en realidad no transcurre en nuestra instancia de la existencia, sino acaso en una anterior y de algún modo previa, superior u originadora. Eso por un lado podría resolver algunas de las aparentes inconsistencias de esta historia con datos conocidos, así como asumir esto sería un paso para reconciliar las extrañas notas autoriales. Por otra parte, es posible que el relato no se suponga literal sino alegórico. (N. de E.)
  4. Paradójicamente la intertextualidad de este pasaje vincula e insinúa el fin del Omniverso, aunque esto puede aludir a ahora ser una de las supuestamente infinitas realidades, por lo que ni siquiera su fin sería el Fin.