Relatos:Caballero errante

De Bestiario del Hypogripho

Este artículo forma parte de un ámbito ficcional propio que no es necesariamente compartido con otros contenidos del Bestiario.     Este artículo se compone de contenidos creados por Richard Llamas.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

En el remoto desierto de Cidonia, lugar que podemos encontrar entre las llanuras de Acidalia Planitia y las tierras altas de Arabia Terra, se encontraba aquel vaquero. Tenía un rostro curtido ya por las vicisitudes del maldito clima cálido, una mirada que caracterizaba a los habitantes del planeta rojo.

Se encontraba galopando a toda velocidad a contra viento en su corcel andaluz, iba en dirección al pueblo de Arandas, cuyo nombre provenía del cráter del mismo nombre. Mientras iba avanzando se percató que había un hombre aún con vida a medio devorar por los cuervos y le da un disparo con revolver de plasma para acabar con el sufrimiento del pobre mendigo.

Ya podía ver a lo lejos el poblado. Raych Donsel sonrió con satisfacción ante el escenario, estaba listo para el duelo de honor al que había sido citado. Ahora que hacía memoria, ya habían pasado 20 años de la caída del imperio de Terra.

Terra era el planeta más próximo a Marte, era la cuna de la humanidad y el planeta más bélico en todo el sistema Solaris Primus. En el siglo 42 fue cuando la colonización del llamado planeta rojo comenzó. Ya existían ciudades para ese entonces, pero fue cuando Terra mandó una cantidad ingente de colonos a establecer asentamientos permanentes, ya que los esfuerzos de trasformación habían dado frutos después de 2 milenios.

Mientras tanto, otros planetas habían empezado ser terraformados. Io, Europa, Ganimedes y otras tantas lunas comenzaron a ser conquistadas poco a poco desde las bases establecidas en Vesta por el imperio de Terra.

Pero fue entonces cuando… Raych deja de pensar en los libros de historia que leyó en su juventud. No es como si el legado de su padre fuera tan importante, solo era descendiente de un historiador que guardaba quizá los últimos libros de historia en todo marte.

Ya había llegado al pueblo, así que decidió desmontar y dejar a su fiel compañero Renato en el establo. Ahora que lo creía seriamente, era quizá su único amigo en su vida de soledad autoimpuesta. Comenzó a caminar en dirección a la plaza principal, dónde Daneel Bismont ya lo estaba esperando.

Pasó lo que tenía que pasar. Se dieron la mano, entonces dieron media vuelta y dieron 5 pasos, para después dar media vuelta y quedar frente a frente con arma en mano.

Todo fue muy rápido, en un momento el cadáver del Daneel ya estaba sobre la arena y Raych había salido victorioso. Esto había casionado por un problema de agua, una cuestión de honor entre los hombres que habitaban el planeta rojo. El agua era lo más importante, y ahora había saldado una deuda de agua.

Antes de que pasaran siquiera 10 minutos, dos hombres ya habían recogido el cadáver para llevarlo a la máquina de extracción de agua. Molian su carne y filtraban todo el líquido, entonces le darían un 75% a Raych y el resto sería un impuesto del gobierno. Incluso la carne se aprovechaba cómo abono.

Raych volvió a con Renato, monto sobre su lomo y se fue. Galopó, esta vez con el viento a favor, y fue en dirección a un mejor futuro, un mejor mañana. Un mañana.

⚜️[editar]

0
 Avatar Richard Llamas.png  Artículo original de Richard Llamas
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png