Motarius Strange

De Bestiario del Hypogripho
Retrato del profesor Motarius Strange durante su época delictiva.

Este artículo tiene elementos tentativos o especulativos que formarían parte del Omniverso del Imontegaverso, pero que no fueron necesariamente confirmados como canon en él.   Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.   Este artículo tiene elementos que forman parte de la subrealidad del Motaverso. No deben confundirse como parte del mundo real.   Este artículo tiene elementos provenientes de la Motasfera.   Este artículo tiene elementos relacionados con Syntho.   Este artículo tiene elementos que forman parte del universo del Trotamundos.   Este artículo tiene elementos creados para los multiversos de Dungeons & Dragons, pero que no son canónicos según fuentes oficiales.     Este artículo se compone de contenidos creados por Imontegav.  Este artículo está ilustrado con imágenes de Imontegav, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo es de dificultad intraficcional potencialmente elevada (magnitud 3). La comprensión puede resultar difícil si no se poseen conocimientos previos sobre las ficciones referidas. 

Motarius Strange (nacido en Mariandor, 42 de triciembre de 16.345.340.456 dP - Cepilia, Cogolión), conocido como el Profesor Motarius Strange (también como SCP-420), fue un poderoso y temible motamago metamótico, y posteriormente crackermago, mariandoriense. Su tiempo de actividad criminal abarca los eones 16.345.341.012 dP a 16.345.373.496, y 16.346.501.353 hasta 16.346.507.420. Dicha actividad criminal alcanzó la notoriedad durante la era de la 9ª Guerra de los Formatos, en Syntho, como el coincentivador de dicha guerra en su búsqueda por dominar la hackermagia. Como identidad IP falsa, su tarjeta de visita decía que era un vendedor de tarjetas RAM y jamones.

Documento de SCP-420[editar]

Número de artículo: SCP-420

Clase de objeto: Keter

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-420 debe ser destruido lo antes posible. Se debe evitar que SCP-420 vuelva a estar completo nuevamente. En este momento, ningún medio disponible para los equipos SCP es capaz de destruir, obstaculizar o contener a SCP-420. El personal tiene prohibido hablar con SCP-420. Todo el personal no autorizado que intente comunicarse con SCP-420 será inmovilizado y expulsado por la fuerza. Debido a sus frecuentes intentos exitosos de violación de la contención, la dificultad de contención e incapacitación y la alta amenaza de exposición de la Fundación, SCP-420 debe estar contenido en el sitio CENSURADO. La Fundación utilizará lo mejor de sus recursos para mantener el SCP-420 fuera del universo.

Descripción: SCP-420 es un humanoide vestido con esmoquin morado, sombrero de copa morado y gafas de sol circulares, con piel blanca y pelo de color cambiante, de origen desconocido y con poderes extremos de alteración de la realidad. Parece ser muy inteligente y alegre, y se observó que puede entablar una comunicación compleja con otros SCP durante su tiempo limitado de exposición. SCP-420 parece actuar por impulso y aburrimiento, disfrutando de propagar el absurdo. Siempre se ha observado que SCP-420 tiene una fuerza, velocidad y reflejos extremadamente altos, aunque los niveles exactos varían según su estado de ánimo. El cuerpo físico de SCP-420 se deforma y cambia muy rápidamente, creciendo o disminuyendo de tamaño a medida sin consumir ni arrojar material. SCP-420 obtiene magia de la nada. La obtención de consumo parece favorecida mediante el consumo de SCP-420-A, la mota mágica. En caso de una intrusión a este universo, SCP-420 debe ser rastreado y expulsado empleando todos los medios de la clase Thaumiel disponibles, y ningún equipo está autorizado a atacarlo. Hasta la fecha (██-██-████), los intentos de infracción han sido dos (2), mientras que los incumplimientos exitosos han sido tres (3).

Biografía temprana[editar]

El Profesor Motarius Strange fue antaño un temible y despiadado motamago metamótico, destructor de universos y creador de realidades. Pero sus orígenes fueron humildes.

Los orígenes de Motarius Strange[editar]

Fotografía del planeta Mariandor.

Hijo de padres inmigrantes hachianos, Motarius consumió la piedra filosofal, y creó muchas variedades de mota mágica, además de desarrollar nuevos métodos eficientes de extracción de hachís mágico y wax mágico, convirtiéndose en un afamado profesor. Siglos después, comenzó su carrera como delincuente en Varidia. Se unió a la Five OG Smoke y se convirtió en portero en locales del crimen organizado, como burdeles. Cuando tenía poco más de dos milenios, Motarius se mudó a Chinilla y se convirtió en supervillano y hombre de confianza de Cogolio Torrati, jefe de un sindicato criminal que suministraba tulpasencia ilegalmente y estaba protegido políticamente a través de la Unione Cepiliana. Un conflicto con North Express, organización de Nicolai Noelius Claus, fue fundamental en el ascenso y la caída de Motarius. Torrati se retiró después de que los duendes de North Express casi lo mataran, y le entregó el control a Motarius en 16.345.342.3XX. Motarius amplió el negocio del contrabando a través de medios cada vez más violentos.

Motarius aparentemente se deleitaba con la atención, como los aplausos de los espectadores cuando aparecía en los fumatorios. Hizo donaciones a varias organizaciones benéficas y muchos lo vieron como un "Robin Hood moderno". Sin embargo, la matanza de Piedrita, en la que siete motamagos rivales fueron desintegrados a plena luz del día, dañó la imagen pública de Motarius, lo que llevó a ciudadanos influyentes a exigir la acción del gobierno y a los periódicos a llamar a Motarius "Enemigo público número 1".

Hacia finales del siglo 16.345.343.7XX, Motarius era la figura del crimen más importante de Mariandor y ya estaba en la lista de los «más buscados». Mas si su caída parecía estar cerca, en esta época su verdadero ascenso ocurrió. En el año 16.345.343.742, Motarius fue el descubridor de la metamota, y la consumió, siendo dotado de un poder temible.

La era del Profesor Motarius Strange[editar]

Durante milenios, Motarius Strange atormentó a los seres de Mariandor. Destruyó reinos y propagó epidemias de calvicie masiva. Convirtió mares en pelos, nubes en pedos y alteró regiones enteras con sus poderes de alteración de la realidad. Su era de terror llegó a su fin cuando, en una ocasión en la que consumió metamota, fue transportado al Somo, donde durmió por un millón de años.

El regreso de Motarius Strange[editar]

Superficie de Syntho vista en órbita desde el espacio.

Tras despertar del Soma, Motarius Strange despertó con una revelación. Durante su largo sueño en el Somo, descubrió la existencia de la Hackermagia y se propuso a dominarla. Para ello, accedió a Syntho donde propagó el caos y la destrucción como hizo antaño hace eras en Mariandor. Su actividad fue al inicio poco notoria. Los hackermagos habitantes de Syntho, incluso los de menor rango, eran muchísimo más poderosos de lo que jamás Motarius había sido. Pero poco a poco, mientras dominaba la complejidad de los códigos y algoritmos de la hackermagia, fue ganando poder e influencia sobre Syntho.

Motarius se afilió en 16.346.501.452 al Partido de Crackerman, predecesor del NCAP, asumiendo su liderazgo definitivo en 16.346.501.463. En 16.346.501.464, tras el pronunciamiento en el Coffee Shop Sturmsmary del Sector 43K, Motarius intentó tomar el poder mediante un golpe de Estado fallido, por el que fue condenado a 5 milenios al Cuboctaedro.​ Durante su estancia en el espacio adimensional del Cuboctaedro, redactó la primera parte de su libro Mi mota, en el que expone su ideología junto con elementos autobiográficos. Liberado 5 milenios después, en 16.346.506.465, Motarius obtuvo creciente apoyo popular mediante la exaltación del panhackermaguismo o nacionalismo hackermágico, el anticasualismo y el antinoobismo, sirviéndose de su talento oratorio apoyado por la eficiente propaganda API y las concentraciones de masas cargadas de criptografía.

La Novena Guerra de los Formatos[editar]

Motarius fue nombrado hacker imperial (Reichshacker) en cuantero de 16.346.506.502 y, un año después se autoproclamó líder y hacker imperial (Führer und Reichshacker), asumiendo así el mando supremo de Syntho. Transformó la República anónima de Syntho en el Tercer Frente DDOS y gobernó con un partido único basado en el totalitarismo y la autocracia de la ideología NCAP. El objetivo de Motarius era establecer un Nuevo Orden Metaversal basado en la absoluta hegemonía de la Syntho NCAP, comenzando por el dominio absoluto sobre el Imontegaverso. Promovió el regreso de los antiguos formatos de almacenamiento hackermágico y, tras la invasión del Núcleo Tensorial por la Cracksmart el 1 de zetayo de 16.346.506.489, se iniciaría la Novena Guerra de los Formatos. Con estos actos, Motarius violó el Tratado de StoneDisc de 16.346.300.821, que establecía las condiciones de la paz tras la Octava Guerra de los Formatos.​

Bajo la dirección de Motarius, las fuerzas crackermágicas y sus aliados ocuparon en 16.346.506.621 la mayor parte del Synthoplano, y parte de la Motasfera. Esas conquistas territoriales decrecieron paulatinamente después de la batalla de Flashgradia, hasta 16.346.506.933, cuando los ejércitos hackermágicos aliados con los agentes derrotaron al ejército crackermágico. En los últimos días de la guerra, Motarius, desgastado por las derrotas y en condiciones físicas y psíquicas cada vez más precarias, se negó a entregar las armas y siguió resistiendo obstinadamente. Finalmente los agentes rodearon Syntho, y Motarius consumió de nuevo metamota en un intento desesperado por alterar la realidad con su voluntad como hizo hace eras en Mariandor, pero no tuvo suerte y sufrió un amarillo que lo condujo a las weedrooms.

Destierro a la Tierra[editar]

Durante las décadas siguientes, Motarius fue perseguido a través de las weedrooms tanto por hackermagos como por agentes, e incluso por los mismísimos esbirros del rey de Amarillo. Finalmente, fue capturado por la orden 6R2 de los hackermagos de nueva Syntho. Los poderes y el alma de Motarius Strange fueron bloqueados bajo un criptohechizo de nivel de operador 5, imposibilitando que este pudiera emplear la hackermagia de nuevo. Y su esencia y consciencia fueron desterrados del plano de Syntho hacia nuestro universo, en forma de un cometa catalizador verde que vagó por este durante varias decenas de millones de años.

Vida en la Tierra[editar]

El cometa catalizador que contenía la esencia de Motarius Strange, impactó contra la Tierra en el milenio 3 antes de Cristo.

1ª Reencarnación: Moisés[editar]

Moisés fue el primer motamago de la Tierra, y primera reencarnación y ávatar de Motarius Strange.

Moisés (en hebreo: מֹשֶׁה‎, pron. estándar: Moshé, pron. tiberiana: Mōšeh; en griego antiguo: Mωϋσῆς, Mōüsēs; en latín: Moyses; en árabe: موسىٰ‎‎, Mūsa), llamado en la tradición judía Moshe Rabbenu (מֹשֶׁה רַבֵּנוּ, Moisés nuestro maestro), es el profeta más importante para el judaísmo, liberador del pueblo hebreo de la esclavitud de Egipto y encargado por Dios de entregar la ley escrita y, según los rabinos, la ley oral, codificada más tarde en la Mishná. Este profeta fue en realidad el primer ávatar y reencarnación de Motarius Strange. Su nacimiento se dio en Egipto, hijo de Amram y de Jocabed, ambos de la tribu de Leví. En aquel tiempo, el Faraón (se desconoce el nombre) para controlar la población hebrea, emite que todo hijo varón sea echado al Nilo, la madre de Moisés lo colocó en una cesta al río.

Tras surcar mares, ríos y lagos de tierras tormentosas, gélidas, tórridas y radioactivas, el ADN de Moisés cambió y mutó desarrollando nuevas capacidades sobrehumanas. Se había forjado el primer übermensch y este fue recogido por la hija del Faraón (el midrash la llama Bitia), quien lo crió como propio. En su juventud, mató a un egipcio haciendo que le explotara la cabeza en un combate de rap, pues este egipcio estaba maltratando a un hebreo. Tras ello, huyó al país de Madián en el desierto. Allí se casó y tuvo una revelación divina en el Monte Sinaí, donde una zarza ardiente en llamas rojas le habló de la palabra del todavía no nacido Karl Marx.​

Moisés regresó a Egipto por orden divina y, junto a su hermano Aarón, demandó al Faraón (se desconoce el nombre) la libertad de los hebreos; ante la negativa del soberano, invocó sobre Egipto las diez plagas bíblicas, y finalmente inició la revolución de las masas. A causa de ello, los hebreos fueron liberados y Moisés los condujo hacia el Sinaí. Allí, recibe la Ley, la entrega al pueblo de Israel y organiza sus instituciones y culto. Finalmente, después de pasar cuarenta años en el desierto, lleva al pueblo hasta la Tierra Prometida, pero desapareció en el monte Nebo (Transjordania) antes de poder ingresar en ella.

2ª Reencarnación: Hermes Trismegisto[editar]

Hermes Trismegisto fue un sabio mago y primer alquimista de la historia.

Hermes Trismegisto es el nombre griego de un personaje helenístico que se asoció a un sincretismo del dios egipcio Thot y el dios griego Hermes. ​Fue el primer alquimista de la historia, muy conocido por fumarse la piedra filosofal y por beberse el quintillo elemental. Y fue el descubridor, con ayuda de demonios, del papiro de aluminio, un artefacto que atrajo la atención de los jebis astronautas y con el que se hicieron papeles de plata para bocatas, y latas para cervezas. A Hermes se le atribuyen otros logros como fundar las bases del Hermetismo, inventar la pólvora, y construir la eolipila, la primera máquina de vapor de la historia.

3ª Reencarnación: Fray Carolus[editar]

La figura de Fray Carolus inspiró el look de los emos por siglos.

Fray Carolus era un monje benedictino que vivía en el monasterio de Podlažice, durante los siglos VIII a XIV. Le gustaba mucho fumar hierba, beber cerveza y leer libros prohibidos de magia y alquimia. No le interesaban los asuntos religiosos ni las normas de la orden. Sus compañeros lo veían como un hereje, un vago y un siervo del diablo. Un día, el abad del monasterio decidió castigarlo por sus pecados. Lo encerró en una torre y le ordenó que escribiera un libro que contuviera toda la Biblia y todo el conocimiento del mundo, en un sólo año. Si no lo hacía, sería emparedado vivo en su celda. Fray Carolus aceptó el reto, confiando en sus habilidades. Y mientras escribía en soledad y oscuridad, enloqueció y soñó. Soñó con un pasado que desconocía o había olvidado. Que él era la tercera reencarnación y ávatar de Motarius Strange, un poderoso motamago manipulador de realidades, que había vivido en diferentes épocas y lugares. Sin embargo, sus poderes habían sido arrebatados hace millones de años por sus crímenes.

Tras enloquecer, Fray Carolus hizo lo impensable: invocó al diablo para que lo ayudara. El diablo se le apareció en forma del poderoso metalero King Diamond y le propuso un trato: le terminaría el libro en una noche, a cambio de que le entregara su alma, pusiera su imagen en una de las páginas, y decorara la portada con fotos de gatitos y dibujos guarros. Fray Carolus aceptó el pacto, sin saber que el diablo era en realidad un famoso cantante de rock. El diablo poseyó el cuerpo de Fray Carolus y tomó el pergamino y lo llenó de letras, dibujos y símbolos. Algunos eran sagrados, otros profanos. Algunos eran verdaderos, otros falsos. Algunos eran útiles, otros peligrosos. El diablo se divirtió creando el libro más grande, extraño y misterioso de la historia: el Codex Gigas. En la página 290, dibujó su propio retrato, con una sonrisa maliciosa. Luego, le devolvió el cuerpo a Fray Carolus y le dijo que guardara bien el pergamino, pues era su obra maestra y su perdición.

Al amanecer del último día del año, el abad y los demás monjes entraron en la celda de Fray Carolus y se quedaron asombrados al ver el libro terminado. Era tan grande y pesado que apenas podían levantarlo. Lo abrieron y vieron las maravillas y los horrores que contenía. También vieron la imagen del diablo y se horrorizaron. Acusaron a Fray Carolus de haber hecho un pacto con el maligno y lo condenaron a la hoguera. Fray Carolus no se arrepintió ni se asustó. Al contrario, se rió y les dijo que él era Motarius Strange, el motamago más poderoso del metaverso, y que un día recuperaría sus poderes y se vengaría de todos ellos. Los monjes lo arrastraron hasta el patio del monasterio, donde habían preparado una gran pira. Lo ataron a un poste y le prendieron fuego. Fray Carolus gritó de dolor, pero también de alegría. Pues en ese momento, sintió que algo se despertaba en su interior. Era sus recuerdos de vidas pasadas y su magia, que había estado dormida durante siglos. El fuego no lo consumía, sino que lo purificaba. El diablo había sido engañado, pues el alma de Fray Carolus no le pertenecía, sino que era parte de la esencia de Motarius Strange y estaba bloqueada bajo un criptohechizo de nivel de operador 5. El pacto había sido una trampa para regresar su magia.

Fray Carolus rompió las cuerdas que lo ataban y se levantó de la pira. Estaba envuelto en llamas, pero no le hacían daño. Sus ojos brillaban con una luz magenta sobrenatural. Extendió sus manos y lanzó una ráfaga de energía que hizo explotar el monasterio y a todos los que estaban dentro. Luego, se dirigió al lugar donde estaba el Codex Gigas y lo tomó entre sus brazos. Era suyo, y nadie se lo quitaría. Con una palabra, abrió un portal a otra dimensión y desapareció durante siglos. Nadie supo qué fue de Fray Carolus, ni de Motarius Strange, ni del Codex Gigas. Algunos dicen que viajó por el multiverso, buscando más conocimiento y poder. Otros dicen que se convirtió en el rey de un mundo infernal, donde reinaba con crueldad y sabiduría. Otros dicen que se pasó los siglos jugando a la play con King Diamond mientras fumaba porros, y que formó una banda llamada Gigatron, con la que hacía canciones sobre su vida y sus aventuras. Lo único cierto es que su historia no había terminado.

4ª Reencarnación: Cannabius Strain[editar]

La aparición de Cannabius Strain fue algo así como cuando un muerto se levanta de su tumba y causa el terror entre los aldeanos de un pueblo.

Fray Carolus reapareció en el mundo en el año 1769, en Londres, la capital de la revolución industrial. Había viajado por el multiverso durante siglos, buscando más conocimiento y poder, pero también diversión y aventura. Se había hecho amigo de muchos seres extraños y maravillosos, y había aprendido muchos secretos y trucos. Pero pronto su vida llegaría a su fin. El día 15 de enero de 1771, Fray Carolus reencarnó en la vía pública de Londres, con un poderoso estallido de luz, dando lugar a Cannabius Strain. Cannabius Strain se interesó por el cánnabis, una planta que había conocido en todas sus vidas y viajes pasados. Su instinto sin recuerdos lo empujaron a su antigua afición por fumar hierba. Decidió introducirlo en el mercado inglés, aprovechando la creciente demanda de productos exóticos y medicinales. Con su magia, logró cultivar las mejores variedades de cánnabis, y con su carisma, logró venderlas a los clientes más selectos. Pronto se hizo famoso y rico, y se convirtió en el magnate del cánnabis, y el hombre más rico del mundo.

Cannabius Strain no solo se dedicaba al negocio del cánnabis, sino que también se involucraba en otros asuntos. Se relacionaba con la alta sociedad, los políticos, los científicos, los artistas y los rebeldes. Apoyaba las causas que favorecían sus intereses. Usaba su magia para ayudar a los necesitados, para sabotear a su competencia, y para burlarse de los poderosos. También usaba su magia para divertirse, y para seducir a las mujeres y a los hombres que le atraían. Era un hombre libre, que vivía según sus propias reglas. Por décadas, y dada su enorme longevidad y su poder mágico, Cannabius Strain sobrevivió a las dos guerras mundiales y la la guerra fría, sin envejecer ni un sólo ápice. En cada conflicto, tomó partido por el bando que le pareció más razonable y favorable, y usó su magia para influir en el curso de los acontecimientos. A veces, salvó vidas, y otras veces, las quitó. A veces, evitó catástrofes, y otras veces, las provocó. A veces, actuó por altruismo, y otras veces, por egoísmo. Era un hombre complejo y extraño.

La Guerra Nuclear[editar]

Cannabius Strain ya no era solo un comerciante y un explorador, sino también un activista y un líder. Se había dado cuenta de que el mundo estaba al borde del colapso, por culpa de la ambición, la codicia y la violencia de los humanos. Había visto cómo se destruían el medio ambiente, los recursos naturales y la vida de las personas. Había presenciado cómo se desataban conflictos armados, guerras civiles y revoluciones. Había anticipado cómo se desencadenaría una guerra nuclear, que acabaría con la mayor parte de la humanidad y de la vida en el planeta, poniendo en riesgo su capital, su bienestar y su prosperidad. Cannabius Strain decidió hacer algo al respecto. Usando su magia, su dinero y su influencia, creó una organización secreta llamada Green Strain, que tenía como objetivo proteger el cánnabis, la naturaleza y la paz. Reclutó a personas de todo el mundo, que compartían su visión y su pasión. Les enseñó a cultivar, a usar y a amar el cánnabis, como una forma de conectar con la tierra, con los demás y con uno mismo. Les mostró los beneficios del cánnabis, tanto medicinales como recreativos, como una forma de curar, de relajar y de disfrutar. Les inculcó los valores del cánnabis, como la tolerancia, la solidaridad y la libertad, como una forma de vivir, de convivir y de resistir.

Green Strain se dedicó a realizar acciones pacíficas y ecológicas, para concienciar, para ayudar y para protestar. Plantaron cánnabis en lugares públicos, para embellecer, para sanar y para reclamar. Distribuyeron cánnabis entre la gente, para aliviar, para alegrar y para compartir. Organizaron manifestaciones, festivales y rituales con cánnabis, para expresar, para celebrar y para unir. Green Strain se convirtió en un movimiento global, que inspiró a millones de personas, que desafió a los poderes establecidos, y que trató de evitar la guerra nuclear. Pero no lo consiguieron. La lucha entre los tres bloques había llegado a su clímax y guerra nuclear estalló, y el mundo se sumió en el caos, el horror y la muerte. Miles de bombas atómicas cayeron sobre las ciudades, los campos y los océanos, provocando explosiones, incendios y tsunamis. Millones de personas murieron en cuestión de minutos, y millones más sufrieron las consecuencias de la radiación, la enfermedad y el hambre. La civilización se derrumbó, y la vida se extinguió. El planeta quedó devastado, y el cielo se oscureció durante décadas.

Cannabius Strain sobrevivió a la guerra nuclear, porque se había preparado para ello. Había construido un búnker arca subterráneo, donde guardaba semillas, alimentos, agua, medicinas y armas. Tenía diseñado un complejo de laboratorios, bibliotecas y estudios, donde él y sus elegidos podían investigar, leer y crear. Había seleccionado a un grupo de personas, que eran sus amigos, sus colaboradores y sus amantes. Había creado un refugio, donde podía vivir, trabajar y amar. Cannabius Strain no se resignó a la guerra nuclear, sino que trató de revertirla. Usando su magia, su conocimiento y su ingenio, buscó una forma de restaurar el equilibrio, la armonía y la vida en el mundo. Experimentó con el cánnabis, con otras plantas y con otros organismos, para crear nuevas especies, más resistentes, más adaptables y más beneficiosas. Exploró el mundo, con su vehículo blindado y con su equipo de exploración, para encontrar supervivientes, recursos y esperanza. Luchó contra el mundo, con sus armas, con su magia y con su valor, para enfrentarse a nuevos enemigos, a los peligros y a los monstruos creados por la radiación. Y, finalmente, recreó la mota mágica, una hierba asombrosa con propiedades extraordinarias.

La Primera Era Oscura[editar]

La radiación de la guerra nuclear atrajo la atención de un dios éldrico, un falso dragón colosal y retorcido caído del espacio, llamado Yogfmushussu'l, una criatura que se alimentaba de radiación y que contribuyó a arrasar con las últimas civilizaciones supervivientes del planeta. Pero todo confluyó. Un día, una civilización de dragones accedieron a nuestro mundo a través de una brecha, en busca de un nuevo mundo que habitar, y encontrándose con el dios falso caído del espacio.

Cannabius Strain se alió con ellos. Él fue un gran aliado de los dragones... Les había hablado de su misión, y les había convencido. Les había pedido su ayuda, y se la habían prestado. Los dragones se unieron a Green Strain, y lucharon junto a Cannabius Strain contra Yogfmushussu'l, el dios falso que amenazaba con destruir el mundo. Con su fuerza, su sabiduría y su fuego. Pero la guerra que iniciaron fue inútil y terminó cobrándose millones de vidas de dragones, hasta que Yogfmushussu'l sencillamente se durmió satisfecho en unas ruinas radioactivas tras siglos de caos y destrucción, y fue sellado mágicamente por la orden de los 15 dragones ancianos.

Un día, Cannabius Strain sencillamente desapareció, y pasaron los milenios.

5ª reencarnación: Fuman't, el Bárbaro[editar]

Fuman't, el bárbaro.
Esta sección presenta gramática y ortografía que busca emular el castellano antiguo del medievo. Aunque parezca inusual y/o mal escrito, no lo cambies.


Fuman't el bárbaro era un varón de gran valor e fortaleza, que anduviera por el mundo buscando aventuras e tesoros. Fizo muchas gestas famosas, como la de la farmacia del abuelo hechicero, do robó una pócima de vida eterna, e la de la mazmorra de los zombis nueros, do mató a cientos de muertos vivientes con su espada e su hacha. Era un bárbaro generoso, que non guardava su oro para sí, mas lo gastava en pilinguis e camellos, que le davan placer e drogas. Era un pirata temido, que navegava por la barra de los siete bares, e saqueava las tabernas e las posadas, e se bebía todo el vino e el aguardiente. E llegó a ser el rey de Chironia, una terra rica e hermosa, do derrocó a la aristocracia corrupta, e bailó zapateado con sus sandalias en los tronos enxoiados de los nobles.

Mas un día, durante la segunda era oscura, Fuman't se enfrentó al mayor desafío de su vida. Zalazar, un poderoso e temible nigromante, que avía levantado un exército de esqueletos vivientes, quería conquistar el mundo e despertar un antiguo horror durmiente llamado Yogfmushussu'l, quien deciase sere una bestia de mil cabezas e mil colas, que podía destruir el cielo e la tierra con su aliento de fuego e azufre. Zalazar avía encontrado el lugar do dormía Yogfmushussu'l, en lo más profundo de la montaña del destino, en las ruinas olvidadas de una civiliçacion antedilubiana, e avía preparado un ritual para romper el sello que lo mantenía cautivo.

Fuman't, que era el único que podía detenerlo, se puso su armadura de cuero e su yelmo de cuernos, e cogió su espada e su hacha, e se dirigió a la montaña del destino, acompañado de sus fieles companneros: Bubu, el enano borracho, que era su escudero e su amigo; Lila, la elfa guerrera, que era su amante e su consejera; e Toto, el dragón parlanchín, que era su mascota e su transporte. Juntos, se abrieron paso entre las hordas de esqueletos, que les atacavan con lanzas e flechas, e llegaron a la entrada de la cueva do se hallava Zalazar.

Allí, se encontraron con el nigromante, que estaba vestido con una túnica negra e una capucha, e tenía en su mano un bastón de hueso, do colgavan calaveras e colmillos. Zalazar los miró con desprecio, e les dijo:

- ¡Qué osadía la vuesa, de venir a interrumpire mi obra! ¿Non sabéis quién soy yo, ni qué poder tengo? Yo soy Zalazar, el señor de los muertos, el amo de los esqueletos, el que va a despertar a Yogfmushussu'l, e a dominar el mundo con su alluda. Vosotros non sois nada, sino unos miserables gusanos, que vais a morir aquí e ahora, e a servirme como esclavos en la otra vida.

Fuman't, que non se amedrentava ante nada, le respondió con bravura, e le dijo:

- ¡Calla, gilipollas, que non sabes lo que dices! Tú non eres más que un loco e un gilipollas, que juega con fuerzas que non comprende, e que va a desatar un mal que non podrá controlar. Tú non vas a despertar a Yogfmushussu'l, ni a dominar el mundo, sino que vas a morir aquí e ahora, e a servirme a mí como abono en esta vida. Yo soy Fuman't, el bárbaro, el ladrón, el pirata, el rey, el que ha hecho gestas que son inmortales, e que va a hacer la mayor de todas: acabar contigo, so mamón, e con tu ejército de huesos capullos.

Dicho esto, Fuman't se lanzó contra Zalazar, con su espada e su hacha en alto, e gritó su grito de guerra:

- ¡Fuman't! ¡Fuman't! ¡Fuman't!

Zalazar, que non se dejó impresionar, levantó su bastón, e invocó su magia negra, e dijo su conjuro:

- ¡Agua! ¡Agua! ¡Agua!

Así comenzó la batalla final entre Fuman't e Zalazar, una batalla que duró horas, e que fue tan épica e tan sangrienta, que las crónicas non alcanzan a describirla. Solo se sabe que Fuman't luchó como un león, e que Zalazar resistió como una roca, e que ninguno de los dos cedía ni un palmo de terreno. E se sabe también que Bubu, Lila e Toto ayudaron a Fuman't, e que los esqueletos ayudaron a Zalazar, e que hubo muchas bajas e muchos heridos en ambos bandos.

Al fin, cuando el sol se ponía en el horizonte, Fuman't logró asestar el golpe decisivo a Zalazar, e le cortó la cabeza con su espada, e le partió el bastón con su hacha. Zalazar cayó al suelo, e sus esqueletos se desplomaron con él convertidos en polvo, e su magia se disipó con su aliento. Fuman't, que estaba cansado e herido, pero victorioso e feliz, levantó la cabeza de Zalazar, e la mostró a sus compañeros, e les dijo:

- ¡Lo hemos conseguido, amigos! ¡Hemos vencido al nigromante, e hemos salvado el mundo! ¡Hemos hecho la mayor gesta de todas, e seremos recordados por siempre!

Bubu, Lila e Toto se acercaron a Fuman't, e le abrazaron, e le felicitaron, e le dijeron:

- ¡Bien hecho, Fuman't! ¡Eres el mejor, el más valiente, el más grande! ¡Te queremos, te admiramos, te seguimos!

Fuman't, que se sentía orgulloso e agradecido, les devolvió el abrazo, e les dijo:

- ¡Gracias, amigos! ¡Vuesos sois los mejores, los más valientes, los más grandes! ¡Vuesos sois la puta ostia! ¡Os quiero, os admiro, os sigo! ¡Esnifemos juntos todo este polvo magico de huesos!

E así termina el relato de Fuman't el bárbaro, el héroe que derrotó a Zalazar, el nigromante que quería despertar a Yogfmushussu'l, el horror durmiente.

San Fumás (6ª reencarnación)[editar]

San Fumán... el druida, el sabio... el fumeta.

San Fumás es un druida anciano físicamente caracterizado por llevar una túnica verde, un sombrero puntiagudo de mago verde, gafas de sol redondas, y cuya barba y pelo están constituidos por hojas de cánnabis.

La personalidad de este personaje es calmada, directa, autopreservativa, territorial (en el ámbito comercial) y resolutiva. Su principal profesión es la venta de cánnabis, de hecho, él mismo se autoproclama "magnate de los cogollos", si bien rara vez es visto teniendo interacciones comerciales. Este personaje consume cánnabis de forma frecuente.

Apariciones en campañas de D&D[editar]

Este personaje aparece en diversas obras y campañas de Dragones y Mazmorras creadas por Imontegav, así como en un oneshot de otro autor.

Veron'Dan[editar]

San Fumás hizo su primera aparición en la campaña de Veron'Dan, donde prometió llevar a los personajes jugadores en su globo a cambio de que les ayudara a rescatar a su novia.

La sesión del rescate tenía una intención humorística. Inicialmente se les hizo creer a los jugadores que debían rescatar a una princesa encerrada en un castillo por un dragón, pero en realidad ocurría lo contrario. La verdadera misión trataba sobre el rescate de una dragona roja encerrada en un castillo por la cruel princesa. Ello implica que la dragona era la novia de San Fumás.

La Xusta de Zarathustra[editar]

El arquetipo de San Fumás le gustó tanto a Imontegav, que él decidió crear una campaña enteramente dedicada a sus aventuras. La Xusta de Zarathustra consistía en la búsqueda de un porro mítico que otorgaría a San Fumás enormes poderes con un propósito desconocido. Esta aventura sucedería a través de diversos mundos y dimensiones, y San Fumás sería el principal guía, y el contratista de los personajes jugadores.

La aventura terminó de forma brusca a causa de problemas varios. Para poder dar un final a la campaña, se concluyó que el Agente Smith atrapó a los personajes de los jugadores en las Backrooms, varias sesiones después de ser invocado al mundo de la campaña, frustrando la búsqueda iniciada por San Fumás.

ULEP[editar]

San Fumás hizo pequeñas apariciones menores en la actual campaña de ULEP, creada por Imontegav. San Fumás apareció como huevo de Pascua en la primera visita a la Tienda de Hierbas Lola. Este huevo de Pascua consistía en lo siguiente: Un personaje jugador inspeccionó una estantería llena de barcos embotellados mágicos, que podían ser liberados para obtener el mismo barco en tamaño real. Una de las botellas, dispuesta verticalmente, habían contenía un globo volando a través de nubes. En ese globo se mostraban a los personajes de la Xusta de Zarathustra, viajando felices junto a San Fumás. Zugarramurdi, dueña de Hierbas Lola, retiró rápidamente la botella de la estantería al darse cuenta de eso.

La Espada Sombría[editar]

San Fumás fue empleado como personaje jugable por Imontegav en un Oneshot realizado por uno de sus amigos y jugadores de ULEP. En el oneshot, los personajes jugadores, incluyendo a San Fumás, fueron contratados por la capitana catfolk Kitsuki para buscar una espada maldita.

La Xusta de Zarathustra II[editar]

La Xusta de Zarathustra II es una continuación de la primera campaña de la Xusta de Zarathustra. Esta campaña se ambienta 1000 años tras la primera, y tiene el mismo objetivo, si bien un planteamiento distinto, más extraño y humorístico, sin viajes entre mundos.

La Xusta de Zarathustra II se encuentra actualmente pausada por problemas de horarios y presenta un futuro incierto.

El Trotamundos[editar]

Se espera que San Fumás aparezca en una futura campaña basada en el Trotamundos. En esta campaña, San Fumás sería el líder de la facción Luz Verde.

Las gestas de la Xusta de Zarathustra[editar]

San Fumás lleva buscando la Xusta de Zarathustra desde hace milenios. Este es un objeto legendario que promete cumplir todo deseo de quien la fuma, sin ningún límite... y el deseo de San Fumás es desbloquear su alma y su hackermagia, para volver a ser tan grande y poderoso como lo fue antaño.

Primera búsqueda[editar]

La primera gesta de San Fumás fue hace unos 2.500 años. En esta, reclutó a un grupo de aventureros formado por una elfa arquera llamada Lila, que era muy hábil con el arco y la flecha, pero también muy vanidosa y presumida; un enano guerrero llamado Rudo, que era muy fuerte y valiente, pero también muy terco y cabezota; un humano mago llamado Leo, que era muy inteligente y sabio, pero también muy despistado y torpe; y una sirena cantante llamada Nila, que era muy bella y encantadora, pero también muy caprichosa y celosa.

San Fumás les prometió riquezas y poder, y les entregó un mapa mágico que había comprado a un mercader. Sin embargo, el mapa resultó ser falso, y los llevó a una trampa mortal. Al llegar a una pirámide, donde supuestamente yacía la Xusta, se encontraron con una puerta cerrada con un candado. San Fumás intentó abrirlo con su motamagia, pero solo consiguió hacer saltar la alarma. Entonces, aparecieron unos guardias armados con lanzas y flechas, dispuestos a defender el lugar. Los aventureros se pusieron en posición de combate, pero pronto se dieron cuenta de que estaban en desventaja. Lila disparó sus flechas, pero se le acabaron pronto y tuvo que usar su arco como arma contundente. Rudo se lanzó contra los guardias, pero se tropezó con una piedra y cayó al suelo, clavándose su espada en un ojo. Leo intentó lanzar un hechizo, pero se equivocó de palabras y se convirtió en una rana. Nila trató de seducir a los guardias con su canto, pero se le rompió la voz y solo consiguió hacerles reír.

San Fumás vio que la situación era desesperada, y decidió escapar. Fumó un porro y se teletransportó a otro lugar, dejando a sus compañeros a su suerte. Sin embargo, no se dio cuenta de que se había llevado el mapa falso con él. Así, perdió la oportunidad de encontrar la Xusta de Zarathustra.

Esta fue la primera gesta de San Fumás, y también la más trágica y ridícula.

Segunda búsqueda[editar]

La segunda gesta de San Fumás fue hace unos 1.700 años. Comenzó cuando el druida recibió una pista sobre la posible ubicación de la Xusta de Zarathustra. Según una antigua profecía, el artefacto se encontraba en el centro de un laberinto subterráneo, custodiado por un dragón de fuego. San Fumás decidió reclutar a tres aventureros que le ayudaran a superar los obstáculos y peligros del laberinto: Bambo, Canela Slayer y Diamante Negro.

Bambo era un ciervo mutante, fruto de un experimento fallido de una corporación militar. Tenía un cuerpo musculoso, una mirada feroz y un arsenal de armas de fuego. Era un experto en combate y supervivencia, pero también impulsivo, vengativo y rebelde. Canela Slayer era una perrita adorable, que había sido entrenada por una secta de cazadores de demonios. Tenía una melena rubia, un vestido rosa y ametralladoras gigantes. Era una experta en exterminar a las criaturas infernales, pero también ingenua y dulce. Diamante Negro era una reina dominatrix, que había fundado un imperio de placer y dolor. Tenía un cabello negro y un traje de cuero. Era una experta en manipular y someter a los demás, y tenía un ejército de esbirros masocas aficionados al bondage, pero también era arrogante y caprichosa.

Los cuatro se reunieron en la entrada del laberinto, donde San Fumás les explicó el plan. Tenían que avanzar por el laberinto, evitando las trampas y los enemigos, hasta llegar al centro, donde se enfrentarían al dragón y conseguirían la Xusta. San Fumás les advirtió que el laberinto era un lugar mágico, que podía cambiar su forma y su contenido según los deseos y los temores de los que entraban. Les recomendó que se mantuvieran unidos y alertas, y que confiaran en él y en su motamagia. La motamagia era el secreto de San Fumás, una forma de magia basada en el consumo de cánnabis. El druida llevaba consigo una pipa y una bolsa de cogollos, que usaba para fumar y crear efectos mágicos. La motamagia le permitía alterar la realidad, pero también tenía sus riesgos. Cuanto más fumaba, más poderoso se volvía, pero también más confuso y paranoico.

Los cuatro entraron en el laberinto, dispuestos a vivir una gran aventura. Lo que no sabían es que el laberinto les pondría a prueba, no solo física, sino también mental y emocionalmente. Cada uno de ellos tendría que enfrentarse a sus propios demonios, y también a los de los demás. Y solo si lograban superarlos, podrían alcanzar su objetivo. La segunda gesta de San Fumás fue larga e infructuosa, pero también intensa y memorable. Los cuatro vivieron momentos de acción, de terror, de humor, de drama, de romance y de amistad. Al final, los aventureros no consiguieron la Xusta y no quisieron seguir con ese trabajo, pero compartieron algo más valioso: una experiencia inolvidable y una conexión especial que todavía dura a día de hoy.

Conociendo a Diamante negro[editar]

San Fumás y Diamante Negro se conocieron en una fiesta de máscaras, organizada por un amigo en común. San Fumás fue invitado por curiosidad, y Diamante Negro por aburrimiento. Ambos llevaban máscaras que ocultaban sus rostros, pero revelaban sus personalidades. San Fumás llevaba una máscara de hoja de cánnabis, y Diamante Negro una máscara de diamante. Los dos se encontraron en la pista de baile, y se sintieron atraídos por sus contrastes. San Fumás era tranquilo y relajado, y Diamante Negro era dinámica y dominante. Comenzaron a bailar juntos, y pronto se dieron cuenta de que tenían mucho en común. Los dos eran líderes en sus respectivos campos, y tenían una visión propia del mundo. Los dos eran aventureros y buscaban emociones fuertes. Y los dos tenían un secreto que no podían revelar a nadie.

San Fumás y Diamante Negro pasaron toda la noche bailando, hablando y riendo. Se divirtieron como nunca, y se olvidaron de sus problemas. Al final de la fiesta, se quitaron las máscaras, y se sorprendieron al ver sus verdaderas caras. San Fumás era un druida anciano, y Diamante Negro era una reina dominatrix. Pero eso no les importó, porque ya se habían enamorado de sus almas.

San Fumás y Diamante Negro se besaron, y se prometieron volver a verse. Así comenzó su relación, una relación entre un viejo sabroso y una fiera indomable que duraría muchos años, y que les llevaría a vivir muchas aventuras juntos.

Tercera búsqueda[editar]

La tercera gesta coincide con la primera campaña de la Xusta de Zarathustra, y ocurrió hace mil años. En esta campaña, múltiples aventureros, entre los cuales destacaron una demonio azul barda llamada Nikoya, una kobold pícara llamada Sarka, y un fiero guerrero genasi de fuego llamado Umber, robaron un orbe de almas de la mansión de un noble y huyeron, buscando refugio en el Monasterio de la Mano Perdida.

Allá se encontraron que el lugar estaba gobernado por Diamante Negro. Y, en una sección del lugar, se hallaba San Fumás con su tienda de productos cannábicos y su fumatorio. Es aquí cuando San Fumás contrató a los aventureros, y emprendieron una misión en globo hacia tierras inciertas. Primero fueron atacados por piratas payasos voladores que robaron su orbe. Luego cayeron en un bosque maldito donde la niebla guarda criaturas mezcladas y amalgamadas. Repararon el globo y volaron hacia Terra Eterna, donde Walter Blanco se hallaba bajo el servicio hacia un dracolich benevolente y bondadoso.

En Terra Eterna, los aventureros encontraron una carpa donde los payasos piratas se asentaban y, tras un combate, lograron recuperar el orbe de almas. Una vez llegaron a la capital, visitaron al Dracolich y a Walter Blanco, quien les entregó la piedra filosofal. Pero durante la estancia en esta ciudad, los aventureros fueron atacados por el noble a quienes robaron el orbe en primer lugar, y este accidentalmente invocó a un agente... el Agente Smith, quien asesinó al noble y a todos sus guardaespaldas con un sólo movimiento.

Una vez ocurrido esto, que a San Fumás ni si quiera le importaba realmente, los aventureros comenzaron a viajar a otros mundos en busca de los fragmentos de una llave de un portal hacia el lugar donde se resguardaba la cachimba del tiempo. Pero en uno de esos viajes, fueron emboscados por el Agente Smith, y este hizo fallar el portal, haciendo que todos los aventureros acabasen en las Weedrooms. San Fumás fue el único que no cayó en las Weedrooms, pero se sumió bajo una larga depresión.

Cuarta búsqueda[editar]

La cuarta gesta coincide con la Xusta de Zarathustra II. En esta campaña, múltiples aventureros, entre los cuales originalmente una bruja cultista llamada Daphne, una súcubo llamada Lucy, y el guerrero Umber, que de alguna forma logró escapar de los Weedrooms sin recuerdos y apareció 1000 años después en este mundo, buscaban trabajo en la ciudad de Veron'Dan.

Tras realizar varios trabajos criminales y verse obligados a huir de la ciudad ayudados por el tabernero Moe, cayeron en un socavón donde encontraron a San Fumás, marchito tras 1000 años de ocultación. Este dudó de su mente al ver de nuevo a Umber, quien no le reconoció, y les contrató para enviarles a entregar una semilla mágica en el Monasterio de la Mano Perdida, antes de marchitarse en cenizas.

Una vez allí, en el Monasterio de la Mano Perdida, entregaron la semilla a la reina dominatrix Diamante Negro, y ella la plantó y una planta creció rápidamente. Y de la planta surgió San Fumás rejuvenecido y más poderoso que nunca antes. Aquí es donde inició una larga aventura que todavía no ha terminado. En el camino, se unieron nuevos aventureros como Erick, un clérigo beodo; Shallot, un turista supersayayin; Grid, un gnomo pirómano; y muchos otros.

7ª Reencarnación: Weed la Weed[editar]
Weed la Weed.

Tras viajar a la isla de King Kong, ser abandonados por Diamante Negro, ser abducidos por aliens, y provocar la destrucción de Veron'Dan, los aventureros viajaron a Murcia para pillar un tren hacia ULEP, la capital del Imperio Élfico, un imperio supremacista y genocida. Pero San Fumás fumó de un bong de vidrio de uranio, haciendo que su cuerpo mutara y se reencarnara prematuramente en Weed la Weed, una poderosa paladina.

Weed la Weed, a diferencia de muchas otras reencarnaciones de Motarius Strange, conserva todos sus recuerdos y personalidad de su vida pasada (San Fumás). Actualmente se haya en la dimensión infinita de OmegaMart, junto a los aventureros que tiene contratados.

Trivia[editar]

  • En sus inicios, San Fumás vivía en una cabaña oculta en el bosque, rodeada de plantas de cánnabis de diferentes variedades. Tenía un perro parlante llamado Churro, que también fumaba con él y le ayudaba a vigilar su negocio.
  • San Fumás es un experto en motamagia, una forma de magia que se basa en el uso de la mota mágica como fuente de poder. Puede crear ilusiones, curar heridas, controlar el tiempo y viajar a otras dimensiones con solo fumar un porro. Sin embargo, también tiene algunos efectos secundarios, como la pérdida de memoria, la paranoia y el hambre... y tiene el riesgo de atraer a los esbirros del Rey de Amarillo.
  • San Fumás tuvo una novia dragona roja llamada Esmeralda, que era una reina dragón. Se conocieron en una fiesta hace mil años y se enamoraron al instante. Sin embargo, su relación no duró mucho, ya que ella quería que él dejara el cánnabis y él no estaba dispuesto a hacerlo. Además, los dragones y los druidas eran enemigos naturales, y su amor estaba prohibido. Se dice que todavía guardan un recuerdo de su romance en sus corazones. Por si no fuera poco, la diferencia de tamaño entre ambos hicieron irreconciliables sus relaciones en la cama.
  • San Fumás tiene muchos amigos y enemigos en el mundo mágico.
  • Entre sus amigos están la reina dominatrix Diamante Negro, quien es su exnovia y le dió cobijo; el alquimista Walter Blanco, quien le ha fabricado extractos de hachís; el hada Flora, que le provee de semillas mágicas; el gnomo Goro, que le fabrica pipas y bongs; el capitán patapalo, quien en barco, se lo ha llevado; y el unicornio Arcoiris, que le ha llevado alguna vez a lugares lejanos.
  • Entre sus enemigos están el brujo Malo Malvado, que quiere robarle su cosecha; el ogro Rugido Gruñón, que le debe dinero el muy desgraciado; el vampiro Mosquito Drácula, que le tiene alergia al cánnabis; y el caballero loco Don Quijote, que quiere quitarle el negocio.
  • San Fumás tiene un sueño: abrir una tienda de mota mágica en la ciudad, donde pueda vender sus productos secretos a los magos. Cree que así podría hacerse rico y famoso, y quizás encontrar el amor de nuevo. Sin embargo, sabe que eso es muy peligroso, ya que los magos no comprenden la motamagia y podrían perseguirle o encerrarle. Por eso, se conforma con vender cánnabis mundano.

Información adicional[editar]

Véase también[editar]

⚜️[editar]

0
   Artículo original de Imontegav
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.