Leucrota (mitología)

De Bestiario del Hypogripho

Ícono de desambiguaciónVer Leucrota (desambiguación).

Leucrota, folio 47v, del manuscrito Morgan Library MS M.81 (Bestiario de Worsop).

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo está ilustrado con imágenes de dominio público, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Las Leucrotas (normalmente en singular Leucrota, también conocidas como leucrocottas, crocottas, corocottas o crocutas[r 1] con sus correspondientes singulares; en griego κοροκόττας), son criaturas mitológicas similares a las hienas encontradas en fuentes grecorromanas. El hábitat de estas criaturas se situaba en India o Etiopía (teniendo en cuenta que ambos territorios no corresponden con los países así llamados en la actualidad y que muchas veces ambos términos eran intercambiables) y se la describía como una combinación perro-lobo o hiena-león. Su origen y desarrollo exacto se desconoce.

La Leucrota generalmente se ilustraba para mostrar su característica más inusual: la boca que se abría de oreja a oreja. Otro detalle enigmático es la formación de un tridente al final de su cola. Se le atribuía una velocidad extraordinaria.

Esta criatura no sólo quedó confinada a olvidados y añosos anaqueles bibliotecarios, sino que destaca por aparecer descrita en libros referenciales que describen la flora y fauna de ciertas regiones como:

  • "Índica" de Ctesias (resumido por Focio).
  • "Geografía" de Estrabón (Libro XVI).
  • "Historia Natural" de Plinio el Viejo (Libro VIII, capítulo XXX (XXI en la traducción).
  • "Sobre las Características de los Animales" de Claudio Eliano (Libro VII).
  • "Sobre la Abstinencia de la Comida Animal" de Porfirio (Libro III).
  • "Historia Augusta" (Pío, X.9).

Fuentes[editar]

Ctesias[editar]

Focio escribe resumiendo a Ctesias:

En Aithiopia (Etiopía) hay un animal llamado Krokottas (Crocotta), vulgarmente conocido como Kynolykos (kinólicos, perro-lobo), de sorprendente fuerza. Se dice que imita la voz humana, para llamar a los hombres por la noche y devora a aquellos que se le acercan. Es bravo como un león, rápido como un caballo y tan fuerte como un toro. No se le puede vencer con ninguna arma de acero[b 1].

Estrabón[editar]

Estrabón escribe:

Las crocuttas son una descendencia mixta de lobo y perro, como dice Artemidoro. Pero lo que dice Metrodoro de Escepsis en su libro "Hábitos" es como un mito y debe ser ignorado"[b 2].

Plinio el Viejo[editar]

Plinio el Viejo escribe:

XXX. "Etiopía produce (...) muchos otros animales monstruosos, (..) crocottes, que parecen nacer del perro y del lobo, rompiendo todo con sus dientes e inmediatamente digiriendo lo que han devorado (...). El leucrocote, un animal extremadamente rápido, del tamaño del burro, las patas de venado, el cuello, la cola y el pecho del león, la cabeza de tejón, el pie bifurcado, la boca cortada hasta los oídos, y en lugar de dientes, un hueso continuo: se afirma que este animal imita la voz humana[r 2]. En el mismo país se encuentra a un animal llamado Eale. (...)

XLV. "Al aparearse con hienas, la leona de Etiopía engendra la crocuta, que imita tanto las voces de los hombres como las del ganado. Nunca parpadea; las dos mandíbulas, sin encías, están provistas de dentición continua; estos dos dientes encajan entre sí, de modo que la reunión no los opaca. Juba informa que las Mantícoras (VII, 30) también imitan el habla humana en Etiopía"[b 3].

Æliano[editar]

Æliano escribe:

(...) Las Hyenas y también las Corocottas[r 3], como las llaman, son seres maliciosos. Las Hienas merodean por los corrales e imitan a hombres vomitando. (...) Con el sonido, los perros aparecen, pensando que es un hombre; se apoderan de ellos y los devoran. Tengo ahora que relatar la malicia de las Corocottas, de la cual he oído realmente. Se oculta a sí misma en la espesura y después escucha a los leñadores llamándose unos a otros por su nombre y todo lo que dicen. Y entonces imita el sonido de sus voces y habla (aunque la historia pueda ser fantasiosa) con una voz que suena humana en todos los sentidos, llamando por el nombre que oyó. Y el hombre que fue llamado se aproxima: el animal se aleja y llama de nuevo: el hombre sigue la voz aún más. Pero cuando le ha apartado de sus compañeros de trabajo y lo tiene solo, se apodera de él y lo mata y entonces convierte en su alimento al que había atrapado con su llamada"[r 4][b 4].

Porfirio[editar]

Porfirio escribe:

(...) Pero la hyena de la India, que los nativos llaman crocotta, habla de una manera tan humana, y esto sin maestro, que va a las casas y llama a la persona que sabe que puede derrotar fácilmente. También imita la voz de quien es más querido, y prestaría fácilmente más atención a la persona a la que llama; de modo que, aunque los indios lo saben, siendo engañados a través de la similitud y obedeciendo la llamada, salen y son destruidos"[r 5][r 6][r 7][b 5].

Historia Augusta[editar]

El autor o autores de la Historia Augusta escriben, sobre la vida de Antonino Pío:

(...) Celebró juegos en los cuales mostraba elefantes y los animales llamados "corocottas" y tigres y rinocerontes, incluso cocodrilos e hipopótamos, en resumen, todos los animales de la tierra entera; y presentó en una sola actuación hasta cien leones junto con tigres[r 8][b 6].

Bestiarios medievales[editar]

También ostenta una extensa presencia en recopilaciones de criaturas y bestias, en los que su descripción varía muchísimo, como se puede apreciar en las ilustraciones de estos bestiarios medievales. Algunos de ellos.

Los bestiarios de la Edad Media confundieron y mezclaron diversos relatos y fuentes de la variación más común basada en la forma de hiena-león. Así, la criatura se consideró en gran medida mítica, teniendo distintos nombres y diversas características, algunas más ajustadas a la realidad y otras meramente imaginarias. Entre las cualidades que no se encuentran en las fuentes antiguas está la idea de que los ojos de leucrota eran gemas con rayados extraños que podían brindar poderes oraculares cuando el poseedor se los colocaba debajo de la lengua.

Se estima que la leucrota debe aparecer en algunos bestiarios más, de los que sólo se tienen noticias a través de notas al pie escritas en otros bestiarios[r 9].

Galería[editar]

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".
  1. De hecho las crocutas harían referencia a una variante diferente pero cuando llegaron a los bestiarios medievales ambas se habían mezclado aunque en la mayor parte sí se diferenciaban de las Hyenas.
  2. En latín:
    leucrocotam pernicissimam feram asini fere magnitudine, clunibus cervinis, collo, cauda, pectore leonis, capite melium, bisulca ungula, ore ad aures usque rescisso, dentium locis osse perpetuo — hanc feram humanas voces tradunt imitari.
  3. Κοροκόττας: "Quizás hyena" (L-S⁹); O. Keller (Antike Tiewelt 1. 152) dice que la palabra es de origen libio y denota la hiena libia manchada, Hyaena crocuta, como un forma diferenciada a la común especie rayada.
  4. En griego:
    κακόηθες δὲ ἄρα καὶ ὕαινα ἦν καὶ ὅν φασι κοροκότταν. ἡ γοῦν ὕαινα πρὸς τὰ αὔλια νύκτωρ φοιτᾷ, καὶ μιμεῖται τοὺς ἐμοῦντας. ἀκούοντες δὲ οἱ κύνες προσίασιν ὡς ἐπ᾽ ἄνθρωπον: ἣ δὲ αὐτοὺς συλλαμβάνει καὶ ἐσθίει. πανουργίαν δὲ κοροκόττα, ἣν ἤκουσα καὶ αὐτήν, ἔοικα λέξειν νῦν. ἐς τοὺς δρυμοὺς ἑαυτὸν ἐγκρύψας εἶτα μέντοι τῶν ὑλουργούντων ἀκούει καλούντων ἀλλήλους ἐξ ὀνόματος καὶ μέντοι καὶ λαλούντων ἄττα. εἶτα μέντοι μιμεῖται τὰς φωνάς, καὶ φθέγγεται, εἰ καὶ μυθῶδες τὸ εἰρημένον, ἀνθρωπίνῃ γοῦν φωνῇ, καὶ καλεῖ τὸ ὄνομα ὃ ἤκουσε. καὶ ὁ κληθεὶς πρόσεισιν, ὃ δὲ ἀναχωρεῖ καὶ πάλιν καλεῖ: ὃ δὲ καὶ μᾶλλον κατὰ τὴν φωνὴν ἔρχεται. ὅταν δὲ αὐτὸν τῶν συμπονούντων ἀπαγάγῃ καὶ ἔρημον ἀποφήνῃ, συλλαβὼν ἀπέκτεινε καὶ ποιεῖται τροφὴν τὸ ἐντεῦθεν φωνῇ δελεάσας.
  5. En latín:
    Indica uero hyena, quam corocottam indigenae appellant etiam sine ullo praeceptore ita humanum in morem loquitur, ut uentitare ad domos soleat, & euocare, quemcunque a se facile expugnari posse cognouit. carissismi enim, & eius cui omnino obsequeretur uocatus, loquutione imitatu: ita ut Indi licet id sciant, ex similitudine decepti, ac uoci obsequentes, atque egredientes abfumantur, & pereant.
  6. En griego:
    ἠ δ’ Ἰνδικὴ ὕαινα, ἣν Κροκότταν οἱ ἑπιχώριοι καλοῦσι, καὶ ἄνευ διδασκάλου οὕτω φθέγγεται ἀνθρωπικῶς, ὡς καὶ ἑπιφοιτᾷν ταῖς οἱκίαις, καὶ καλεῖν δ’ν ἴδῃ εὐχείρωτον αὐτῇ, καὶ μιμεῖταί γε τοῦ φιλτάτου, καὶ ᾧ ἂν πάντως ὑπακούσειεν ὁ κληθεὶς τὸ φθέγμα· ὼς καίπερ εἱδότας τοὺς Ἰνδοὺς διὰ τῆς ὁμοιότητος ἑξαπατᾶσθαι, καὶ ἀναλίσκεσθαι ἐξίονταστε καὶ πρὸς τὸ φθέγμα ὺπακούοντας.
  7. En inglés:
    "But the Indian hyaena, which the natives call crocotta, speaks in a manner so human, and this without a teacher, as to go to houses, and call that person whom he knows he can easily vanquish. He also imitates the voice of him who is most dear, and would most readily attend to the person whom he calls; so that, though the Indians know this, yet being deceived through the similitude, and obeying the call, they come forth, and are destroyed".
  8. En latín:
    "edita munera, in quibus elephantos et corocottas et tigrides et rhinocerotes, crocodillos etiam atque hippopotamos et omnia ex toto orbe terrarum exhibuit. centum etiam leones cum tigridibus una missione edidit.
  9. Originariamente ponía "menos nueve bestiarios más". No está muy claro a que se refiere la fuente aquí puesto que si contamos los ocho mencionados antes más nueve nos da diecisiete bestiarios en total. Sin embargo, según bestiary.ca contamos con pleno conocimiento de al menos dieciséis, la mayoría de ellos ilustrados (St John´s College Library, A.15 es uno de los que no está ilustrado). Si añadimos el manuscrito MS Ii.4.26, el Q.v.V. 1 y MS Sloane 3544 (también ilustrados), ya tendríamos diecinueve. En resumen, considero que esa frase está anticuada.
  10. En lo que seguramente sea un error del copista, se menciona la primera vez como "Leucroca".

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".

Enlaces externos[editar]

Los enlaces externos no están avalados por esta wiki. No nos hacemos responsables de la caída o redirección de los enlaces.

⚜️[editar]

0
Hypogripho transcripción.png
Este artículo es una copia textual reformateada
de un artículo en el blog del Bestiario.
Puede encontrarse en:
La Leucrocotta
 Avatar Jakeukalane.png  Artículo redactado por Jakeukalane
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los redactores.
Icon bolígrafo azul 1.png