Lírica:7000 Espejos

De Bestiario del Hypogripho

Este artículo tiene elementos que forman parte del "Mundo Interior" de NimoStar.   Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo contiene elementos inspirados por un sueño o experiencia onírica. 

Miro al futuro; siete mil espejos, colgados de la pared, me responden: yo no soy el amo de los Sueños. Estos se me presentan casi al azar, como una serie de gratuidades. ¿Puede el procesamiento mantenerse a la par con mis dedos? Todo parece rápido para ser lento. La cuestión es que duermo, me duermo. Dormiría a otros si diera cátedra en esos salones blancos donde esqueletos buscan conseguir crédito y amenidades. Acaso yo también sería un muerto; el ojo que todo lo ve lo delata. Es de día, es de noche; camino y la brisa besa mis pasos (lo siento como una persecución); El río está ahí. El río siempre está ahí. Es un límite. Un mundo que se cae. Yo lo siento, yo siento al río y ese río es un mar; no hay otro lado. La ciudad es acechada por este río, por este viento del Este, ¡Y la gente no lo nota! ¡La gente lo ignora! ¡La gente lo evita! Millones viven del río, toman el río, beben sus hijos en el río y se envuelven por sus vendavales... ¡Y no lo saben! Muchos no han visto ese origen en sus vidas ni cómo baja eterno de tierras desconocidas para nosotros los citadinos. Encuentro una tumba, un memorial arrancado de la vereda. Otros lo rodeaban impunes e incalumnes. ¿Y si llevara mi nombre? ¿Y si llevara otro nombre que conozco? ¿Y si llevara todos los nombres, y esa fuera su herejía? Terror, error, perplejidad. Tumbas de soldados desconocidos lloviendo desde la inconsciencia. ¡Refúgienme, paredes! Pero las paredes huyen en todas las direcciones. La tormenta arrecia y los parques de diversiones permanecen cerrados. Los trenes dejan de pasar de noche. ¡Cuánto frío hace, y ninguna de esas es mi casa!
Estoy caminando por el río, por el fondo in-sentible del musgo. No hay patos. No hay peces y ese río marrón es frío y agradable. Pero no podría ahogarme en ese río, lo respiro. Lo he respirado desde antes que los rudimentos de mi identidad fueran grabados en el lado más seco de las playas. El río es dulce, los barcos de la pobreza lo recorren. ¿Se puede atravesar el río después de todo? Creo ver a Caronte entre los nubarrones y sin embargo la tormenta no demuestra truenos. El espejo me devuelve la mirada y lo meto en el agua, y el agua entra y entra en ese hoyo a dimensiones paralelas. Del otro lado el rostro se desconcierta y trata de escapar; lo piso y se pierde entre los sedimentos. Me dio algo de satisfacción ganar esa batalla; me pensé libre al fin de los alter-ego; solo, finalmente solo ante la inmensidad de la existencia. Capaz de contemplarla y de negarla mediante mi propia anulación. Pero no sería tan fácil. Aún había que buscar seis mil novescientos noventa y nueve espejos.

Serie de los Espejos[editar]

⚜️[editar]

   Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
 

09/10/2014 hta 00:42 hs