Krimenitas

De Bestiario del Hypogripho

Este artículo tiene elementos que forman parte del Omniverso de Umaggar, lo Semifinito.   Este artículo tiene elementos que forman parte del multiverso de la Metásfera Sibhn.   Este artículo tiene elementos que forman parte del Planoeta helado de Lidin-Kalei.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo está ilustrado con imágenes de NimoStar, de Agite, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo no posee aún fuentes ficticias, pero se beneficiaría de ellas.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Los Krimenitas son una de dos culturas principales contemporáneas de los Enderlings, pequeños seres sapientes antropoides adaptados a la vida en el frío clima del planoeta de Lidin-Kalei.

Los Krimenitas viven en un hemisferio con menos recursos que sus hermanos del Sur, por lo que se desarrollaron de forma adaptada a la escasez y en base a la filosofía de compartir. Quien no comparte se enfrenta a un exilio deshonroso con trabajos forzados.

Hasta donde se conocen las últimas informaciones, son enemigos de los Usurmanes en las Guerras Interpolares.

Historia y desarrollo[editar]

Orígenes[editar]

Las tribus norteñas, como todos los Enderlings, provienen de cazadores-recolectores cuya mayor hazaña era realizar elaborados juguetes para los niños, creados de forma artesanal.

Los juguetes de los Enderlings norteños incluían las Mamasiras, una clase de espiral de muñecas de pieles que vivían una dentro de la otra.

Con la llegada de los Gifteros, los Krimenitas se vieron empujados cada vez más al norte, fuera del clima ligeramente más templado del ecuador de Liden-Kalei. Así fueron separados también de sus hermanos del sur.

El norte del Planoeta resultó ser inesperadamente inhóspito con una serie de pantanos helados, saigas y tundras. Los Enderlings del norte tuvieron que confederarse en los Krimenitas y compartir y distribuir centralmente todos los recursos para sobrevivir. Para esto adoptaron estilos de jerarquía de los Gifteros pero en contraste a la abundancia que estos vivían, requerían de la autoridad centralizada para evitar la escasez.

Las aglomeraciones de tribus Krimenitas llegaron a nombrar a un líder de por vida llamado el "Papácercano", basado en el patriarcado ancestral de algunas tribus. Algunos líderes a su vez tenían su esposa y "Mamácercana" para asistirles, pero esto no era una necesidad.

A medida que la agresión de los Gifteros se expandía al norte en su búsqueda de recursos carbónicos para mantener el calor de sus absurdamente amplias metrópolis y alimentar sus trenes y automóviles, los Krimenitas sin embargo se enfrentaban a la extinción.

Unión[editar]

Esto es hasta que todas las tribus fueron forzadas a encontrarse en el Polo Norte, donde su densidad los alentó a construir fortalezas y muros para resistir la agresión giftera. Como aquel lugar era demasiado remoto para sus invasores, el avance era lento; y a pesar de que algunos Gifteros pedían la aniquilación completa de los Krimenitas para explotar las enormes reservas carboníferas y minerales del Polo Norte, el avance era lento y doloroso. Los Krimenitas dieron vuelta las tablas cuando su civilización ahora sedentaria (ver granjas de Filthines) por necesidad comenzó no sólo a operar artillería enemiga capturada de ejércitos masacrados popr las emboscadas y el frío, sino también a construir sus propias armas de guerra - alimentadas por su propia minería de metales y carbón.

Las fortalezas Krimenitas se volvieron inexpugnables y sus talleres vastos. La filosofía colectivista y el siglo de privaciones les había dado una cultura del trabajo implacable; todas las aglomeraciones se confederaron y ahora los Papáscercanos eligieron a un Papásupremo para liderarlos. Este sería el comienzo del Krimenismo en sí, forjado a sangre y fuego en las remotas tierras inhóspitas del Polo Norte.

Contraataque[editar]

La primera fortaleza del Polo fue sólamente el comienzo y pronto empezaron a constrruirse fortalezas de segunda y tercera generación que la rodeaban, con cimientos profundos y una red subterránea de transporte mecanizado. Los Krimenitas no sólo defendían su territorio sino que lo ganaban, hasta que las mismas naciones Gifteras cesaron en su ataque y declararon una retirada unilateral. Sus problemas no eran sólo de combate sino también económicos y pronto los Krimenitas verían con sus propios ojos la sociedad Giftera entrar en decadencia.

El cuarto Papásupremo estaba determinado a la venganza y ensaambló un enorme ejército Krimenita, los cuales no conocían el lujo ni el descanso. Pero al llegar a las estaciones Gifteras intermedias las encontró abandonadas y desiertas. Lo mismo ocurrió con sus pueblos septentrionales. Las primeras ciudades ya se encontraban en un estado de pobre subsistencia, semi deshabitadas y en la pobreza y desesperación; el ejército Krimenita entró a ellas casi sin oposición.

Los Krimenitas hicieron lo que para los Gifteros había resultado imposible: Empatizar con sus enemigos. La cultura Giftera había sido derrochadora y expansionista; habían talado muchos bosques, gastado demasiada madera, minado demasiado carbón, consumido demasiada agua... y ahora sentían las consecuencias. Los Enderlings del norte se vieron a sí mismos en esas situaciones tan horribles y no les desearon a aquellos el mismo destino, aunque fueran de otra especie extranjplanar (una que los llevó al borde de la extinción). Aceptaron, entonces, en la medida de lo posible, salvarlos de su miseria. Pero eso no significa que el precio de los Krimenitas fuera barato: Dejaron un par de "asesores de sustentabilidad" para que controlen a los nuevos gobernantes Gifteros de la ciudad, ejecutaron a los antiguos por incompetencia, y demandaron la completa cooperación y re-educación de la población. Tres, cuatro, cinco ciudades Gifteras del norte sufrieron el mismo destino.

Esto, que en principio parecía un acto de "compasión", repentinamente adquiriría implicaciones más prácticas...

Contacto[editar]

Los Krimenitas deseaban saber qué había pasado con los Enderlings del Sur y reencontrarse con sus hermanos perdidos. Pero el encuentro no fue lo que imaginaban. Los Gifteros que sabían del sur les habían pintado una muestra extraña de disonancia: Los Enderlings sureños eran los Usurmanes y no se parecían en nada a ellos en la cultura. Eran egoístas, individualistas y valoraban la desigualdad entre ricos y pobres.

Los Krimenitas no querían saber nada de esto y en inicio trataron a los Gifteros que reletaban esto como mentirosos. Pero de los gifteros obtuvieron el Telégrafo y en una serie de maniobras diplomáticas pudieron contactar con los aliado gifteros de los Usurmanes en el Sur, confirmando los peores temores.

Queriendo enviar un emisario para estar seguros presencialmente, los Krimenitas arreglaron para que una caravana pasara por una nación Giftera neutral en el ecuador y se asomara a alguno de los palacios Usurmanes en el sur. La reacción del Padéspota Usurmán local fue decisiva: Consideró a la ideología Krimenita una aberración "contra la abundancia y los dones naturales" e hizo que toda la comitiva fuera masacrada por "aberrantes" que iban en contra de su concepción de "la naturaleza especie". Esto, en retrospectiva, fue el comienzo de las Guerras Interpolares.

Galería[editar]

Representación de la Defensa del Polo Norte contra los enemigos Gifteros. Se puede ver al Papásupremo y sus hordas dificultosamente armadas. Ya que esta es una obra Giftera muy posterior, pueden haber varios detalles incongruentes con la realidad.

⚜️[editar]

0
 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png