Guion teatral "La tregua"

De Bestiario del Hypogripho

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos redactados por Little Drunck Baby (y creados por terceras personas).  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo carece de bibliografía real que sustente su contenido; se beneficiaría de su adición.  Este artículo es de dificultad intraficcional negligible o nula (0). Debería ser apto para todo público. 

La tregua (Mario Benedetti)[editar]

La tregua es una novela del escritor uruguayo Mario Benedetti, publicada en 1940; su historia -escrita estilo diario- se desarrolla en la ciudad de Montevideo en Uruguay. Nos cuenta cómo el personaje principal Martín Santomé, -de 49 años- se enamora de una joven llamada Laura Avellaneda -de 29 años-. Su amorío lleva a Martín a proponerle matrimonio, pero se ve frustrado, Laura cae enferma y fallece. Destrozado, Martín concluye que su amorío con Laura fue solo una última tregua que le fue concedida.

Personajes[editar]

Principales:


Secundarios:

Guión[editar]

-Narrador -Solo faltan seis meses y veintiocho días para que nuestro protagonista, Martín Santomé, esté en condiciones de jubilarse, el siempre fue un hombre tranquilo, incluso algo melancólico después de la muerte de su esposa, Isabel, mantuvo una tenue relación con sus tres hijos, Jaime, Esteban y Blanca. El, Martín, es un hombre que se refugia en el trabajo y su monotonía, detesta los imprevistos en el laburo, le resultan irritantes, y como no podría serlo, "un veterano en su trabajo" (ironía) con años de experiencia a sus espaldas, eficiente en extremo; adaptado a este "hábitat", pese a esto, ve su mundo con melancolía, recordando pesadillas como dulces sueños, todo se volvía polvo cuando se aferraba a un recuerdo pasado que aunque en su momento fue algo terrible, hoy solo era un recuerdo;

  • -Pesadilla convertida en sueño.
  • -Desentraña al pasado.
  • -Arrebata su velo.
  • -Observa lo anhelado.
  • -Un mal recuerdo.
  • -Una sombra en el cielo.
  • -Una mente agotada.
  • -Aun así acepta.
  • -Un presente fatídico.
  • -Entre ideas una revuelta.
  • -El presente se presta.

(por sonoridad, dejar un tiempo entre los dos)

  • -Para una última tregua.


-Martín -Es bueno tener una empleada que sea inteligente, -con un suspiro dijo para sí mismo Martín -nada mal, solo algunas dudas, incluso si Méndez tuvo que trabajar cuatro años para disiparlas, ella no lo hace mal. -de vez en cuando le echaba un vistazo a Laura Avellaneda, que estaba trabajando al lado suyo, le había explicado todo lo referente a Contralor y la joven lo tomó bastante bien.

-Narrador -El día de trabajo estuvo bien, sin inconvenientes para Martín, estaba feliz con el desempeño de esta nueva empleada, Laura. Pero en casa no podría mantener este humor.

-Jaime -¿Qué pasa con ellos? (agresivo) -Esteban -¿Ellos?, ¡te refieres a los podridos de tus amigos!... (carcajadas) (todo el diálogo con gritos y de forma agresiva)(respetar los puntos suspensivos)

-Narrador -Martín caminaba tranquilamente a la cocina, pero se vio perturbado por los gritos, los cuales se detuvieron apenas se acercó. Ellos le escucharon; Martín entra a la cocina.

-Jaime -¿Y como te fue hoy Esteban? -Esteban -Bien...

-Narrador -Intentaron hablar de manera natural, pero estaban muy tensos, se notaba en su mirada; Martín no lo dejo pasar y los miró a ambos.

-Martín -¿Qué pasa?, -preguntó a sus hijos, dejando un silencio durante unos segundos.

-Jaime -Nada que te importe (golpeado, agresivo).

-Narrador: Martín deseaba abofetear a su hijo, más se calma.

-Martín -camino lentamente a la heladera, mientras reverberaba el pensamiento de reprensión contra su hijo, se sirvió un vaso de leche y tomo un par de sorbos. De repente me voltee y lo tome del brazo. -A Jaime- -¡Mas respeto con tu padre ¿entiendes?, mas respeto!. (autoridad).

-Narrador -Jaime arrebata el agarre de su padre de forma agresiva; Martín lo confronta mirando a los ojos a Jaime, este en un tono burlón habla.

-Jaime -¿Cuándo crecerás?, -miró a su padre hacia abajo ya que era más pequeño que el, con un brusco movimiento se alejó, al irse de la habitación lo hizo dando un portazo.

-Esteban -!Qué mala sangre, viejo, que mala sangre¡ -Martín -Pero también tu hermano -Herví en rabia pensando en Jaime, -Esteban -A estas alturas ninguno de nosotros tiene remedio.

-Narrador -Día siguiente. Mario Vignale fue a ver a Martín a la oficina, le propuso encontrarse para ver algunas fotografías antiguas.

-Martín -Claro espero poder encontrarnos. -Miraba a Mario fijamente, algo ofendido por su jugarreta para conseguir mi atención, pero no podría simplemente ignorar el pasado.

-Mario -Estaré encantado de recibirte, es una grata sorpresa que encontrará estas fotografías.

-Martín -Si eso es. -corte la conversación, esperando que Mario se fuera pronto, me fije en Laura que trabajaba en su escritorio.

-Mario -Che, ya me tengo que ir, ¿entonces quedamos? -Martín -Si, nos vemos (despedida). -Mi atención volvió en Laura, ya que tenía algunas complicaciones, decidí ayudarle. Me agache y le ayude.

-Martín -Trabajamos el resto del día en corrección, nos turnábamos para dictar los números. En determinado momento empecé a contar los lunares en su mano (de Laura). Cinco lunares chicos, tres lunares grandes, de los cuales uno abultado; cuando terminamos las cuentas de noviembre le dije -Hágase quemar ese lunar, no suele pasar nada pero uno de cada cien casos puede ser peligroso.

-Laura -!Gracias señor¡ (nerviosa) -se mantuvo incómoda el resto del dictado, tal vez algo pensativa. -Martín -Ahora dicto yo. -Laura -Okey -Mientras escribía el dictado y buscaba discrepancias se empezó a fijar en la mano de Martín, buscando algo en la mano de Martín. -Martín -Sonreí al verla buscando en mi mano. Laura está apenada.


-Narrador -Pasan los días, martín tuvo que quedarse horas extras en un par de ocasiones, claro está junto a una parte de su equipo de trabajo, en esta parte siempre estuvo Laura, esta es un poco penosa pero Martín intenta entrar en confianza con ella.

-Martín -Por fin terminamos, y Laura, ¿te acompaño a casa?. -Laura -No señor Santomé, de ningún modo. -Esta bien -acepto Martín-

-Narrador -Caminaron juntos hasta la plaza para tomar el transporte. En el camino hablaron un poco.

Martín -¿Donde vives Laura?, ¿con quien?; ¿padre, madre novio?. -Laura -Afirma con la cabeza a esta última opción. -Martín -¿Y cuando haremos una colecta? -Laura -¡Oh!, solo hablando desde hace un año.

-Narrador -Laura tomó algo de confianza y por cortesía reunió fuerzas y le preguntó a Martín sobre su vida.

-Laura -¿Tienes hijos?, ¿estás casado?. -Martín -Tengo tres hijos, pero mi esposa falleció hace muchos años. -Lo dije con la mayor tranquilidad, pero ella parecía estar perturbada al enterarse que soy viudo.

-Laura -Mira ahí viene mi colectivo, adiós señor Santomé. -Laura aprovechó para cambiar de tema y se despidió con una cálida sonrisa. -Martín -Adiós Laura.

-Narrador -Pasan los días y Martín piensa reiteradamente "Laura tiene algo que me atrae, ¿pero que es?"

-Narrador -De nuevo. "Sigo sin saber que me atrae de Laura, se mueve bien, se recoge el pelo armoniosamente, pero me pasa, me eh estado preguntando que hace el novio con ella.

-Martín -Estaba recibiendo unos socios y terminando un trabajo, pero ya que tenía tiempo libre me acerque a Laura, se le ve algo deprimida. -Laura ¿pasa algo?, -le pregunte, perdido en su tristeza que la hacía lucir tan bien. -Laura -Usted es muy bueno señor Santomé. -Martín -¿El novio? -Laura -Lo siento -entre sollozos corrió hacia el baño. -Martín -¿Que debería hacer?. -Espere que ella saliera del baño, en un tiempo volvió, ya sin lágrimas, estaba conmovido por su tristeza, pero no volví a tocar el tema.

-Martín -Ya no quiero hablar con Laura, soy un hombre mayor, cómo podría esta chica solo aparecer y volverse mi centro de atención, me hace sentir como si todavía fuera un adolescente, nervioso, y indeciso; tan confuso.

(Tomando Mate/café actor)

-Martín -Cómo podría decirle a Laura, y que le digo; bueno qué quiere ella, y yo que quiero, ¿que quiero con ella?, ¿es como Isabel? o acaso el lado sexual deja de importar tanto a los 49, y volvemos, ¿como abordo esto?.

-Narrador -Martín, obsesionado con Laura, hace todo lo posible para encontrarse con ella de forma casual, esto lo lleva a pasar horas en las plazas, ferias, y por último en un café, aunque estúpido se ilusionaba al ver cada mujer que daba vuelta a la esquina, hasta que el universo conspiró; en un golpe de suerte, Laura, debido a unas diligencias pasaba por esa calle.

-Martín -¿Laura que tal? ¿que anda haciendo?. (Fingiendo naturalidad) -Laura -Ah señor Santomé, me dio un susto. -Martín -¿Un café? -un gesto con la mano indicando la invitación. -Laura -Lo siento no puedo, ¡que lastima! (triste); me espera mi padre en el banco para hacer un trámite. -Martín -Silencio incomodo mirarse a los ojos. -Laura -¿Usted siempre está aquí a esta hora?; -Martín -!Claro¡ (nervioso), -Laura -¿Entonces?, ¿postergamos la invitación para otro día?. -Martín -Está bien, no se olvide. -Laura -No lo olvidaré, -Martín -esta bien, adiós.

-Narrador -Al día siguiente Martín esperaba en la cafetería, murmurando cuentas, ahí, como una aparición estaba Laura, Martin espero que se acercara.

-Laura -Vengo a reclamar el café del otro día -Martín -me puse de pie, esperando a saludarla, pero la cucharita del café se resbaló de la mesa. -Laura -Me senté, -Martín -recogí la cucharita -Laura -Parece que le asuste -mientras reía.

-Martín -Bueno, un poco si. (nerviosidad, apenado). -Laura -¿Y como estas? -Martín -Bien. -relajados. -Laura -¿Te enteraste de lo que paso con la esposa de David? -Martín -No, ¿que paso? -Escuche a Maria decir que la esposa de David fue diagnosticada con cáncer. -Martín -Oh ¿enserió? que mal, ¿es muy avanzado?, -Laura -No se, -cambiando de tema -¿oye y te enteraste del jefe?.

-Narrador -Se la pasaron horas asi, donde Laura y Martín intercambian anécdotas.

-Martín -¿Sabe usted que es culpable de una de las mayores crisis de toda mi vida? -Laura -¿Económicas?, -pregunto con curiosidad. -Martín -No, sentimental. (serio, mirada a los ojos). -Laura -Caramba -Martín -Mira Laura, es muy posible que veas lo que voy a decir como una locura. Si es asi me lo dices nomas; pero no quiero andar con rodeos, creo que estoy enamorado de usted.

(silencio incomo)

-Martín -Yo a mi edad, usted a la suya, te entiendo si en algún momento me dices basta, ahi quedara... ¿Y? -Laura -no deja de mirar hacia abajo nerviosa. -Martín -¿Algo que declarar?

-Laura -Levantó la mirada y dijo -ya lo sabia, por eso viene a tomar cafe. Dame un tiempo. -Martín -¿Te parece que cenemos juntos? -Laura -Me parece bien, ¿mañana?. -Martín -Nos encontramos en río blanco.

-Narrador -Llegó el momento de la reunión, Martín la espero en Río blanco y ahora estaban en el restaurante, ella, Laura, sacó un espejo para ver su maquillaje, al parecer algo nerviosa.

-Laura -Por favor no me acribille con esa mirada de expectativa. -Con la mirada baja. -Martín -No tengo otra -mirando a Laura como un idiota.

-Laura -¿Usted quiere saber mi respuesta? y mi respuesta es otra pregunta, ¿qué quiere decir que usted está enamorado de mi?. -Martín -Por favor Laura, ¿quieres que te especifique como adolescente que es estar enamorado?. De ningún modo... ¿y entonces? -Laura -Usted no quiere parecer estúpido pero no tiene problemas con que yo lo aparente. Usted sabe. Estar enamorado puede significar muchas cosas, sobre todo en la jerga masculina. -Martín -Tiene razón, piense en los mejores significados. A eso me refería ayer cuando se lo dije. Fíjese, esta lo que se llama la realidad y a su vez las apariencias. -Laura -Aja -Martín -Yo la quiero a usted en la realidad aunque pueda ocasionar problemas en las apariencias.

-Laura -¿A que se refiere? (intrigada). -No me haga decir que bien, podría ser su padre o que usted tiene la edad de alguno de mis hijos... ¿comprende?.

-Narrador -Siguieron charlando, Martín con cada palabra se comprometía más con Laura, el una ves terminaron el postre estaba expectante a su respuesta.

-Martín -¿Entonces? -Laura -se limpia la boca con una servilleta y con una sutil sonrisa dice -Usted me gusta.

⚜️[editar]

0
 Avatar Little Drunck Baby.png  Artículo redactado por Little Drunck Baby
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los redactores.
Icon bolígrafo azul 1.png 
 Avatar creador genérico.png  Artículo redactado por Bimbimbis
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los redactores.
Icon bolígrafo azul 1.png