Galería:Animalacionario

De Bestiario del Hypogripho
Animalacionario.jpg
Logo escatológico.png
Este artículo contiene descripciones que pueden resultar hirientes o desagradables para algunos lectores.
El lector procede bajo su propia discreción.

Animalacionario es un excepcional collage de John Johann Johannson Saxe-Coburg-Gotha, artista plástico y príncipe de Bretogermania. En él demostró su verdadera pasión por el arte al coser trozos de pieles de perros y caballos, en la mayoría de los casos cuando estos estaban aún vivos. Cuenta la leyenda que el autor se recluyó por dos meses en su villa privada cerca de los Andes Suizos para realizar una impecable obra con la ayuda del honorable veterinario Dr. Venguele.

El lienzo es sorprendentemente grande, un cuadrado de más de metro y medio de diámetro, donde las partes animaes fueron cosidas cuidadosamente, en ocasiones mientras aún se hallaban en movimiento por sus reflejos nerviosos. Luego de que la sangre fuera apropiadamente curada y el contenido convertido en cuero, Animalacionario es una tranquila pieza que evoca la apacible y costumbrista vida rural. Los tonos terrosos y la natural dinámica de la composición generan una gran paz en aquellos que la presencian. Esta paz se ve interrumpida cuando el expositor del Museo de Ciencias Exactas de la facultad de Berlin Norte explica la -según algunos incultos- "tortuosa" historia de la obra. Sin embargo, esto solo resalta el genio de John Johann al suscitar una gran gama de emociones que van desde el aplauso y la maravilla hasta el vómito en tan corto período de tiempo. Aunque su autor haya hace mucho perecido en un desafortunado incidente con doncellas hemofílicas y una bañera, su sutileza en los exquisitos trazos y puntadas nos acompaña aún hoy.

Animalacionario fue declarada de interés cultural y social por la comisión de artes del reino de Bretogermania y es costumbre que los monarcas la visiten y realicen su segunda coronación en una sala contigua, donde se encuentran otras reliquias de la familia real como el sable del rebelde capturado Rodin Neighbor o la ballesta del Emperador Armuro que -según se dice- tuvo que extraer del interior de un pozo. El hecho de que el Animalacionario esté guardado junto a recuerdos tan invaluables no hace más que confirmar su estatus como un clásico de todos los tiempos.