Eternos (Zzsh)

De Bestiario del Hypogripho

Nalkimia El Último Rol.png Este artículo tiene contenido basado en Alkimia: El Último Rol y sus proyectos asociados. Sus autores originales mantienen los derechos correspondientes a sus creaciones personales.
Spoilers 2.png ADVERTENCIA DE SPOILERS: Este artículo puede contener detalles de la trama y/o finales. El lector procede bajo su discreción.

Este artículo tiene elementos que forman parte del Omniverso de Umaggar, lo Semifinito.   Este artículo tiene elementos que forman parte del multiverso de la Metásfera Zzsh.   Este artículo tiene elementos creados por NimoStar.   Este artículo está ilustrado con imágenes de NimoStar, ninguna otra persona. ningún autor adicional y nadie más.  

Los Eternos (nombre secreto Muššàtùr, 𒈶𒊮𒌉 [1]) son pseudo-espíritus (generalmente antiespectros no-personales) que se alimentan de la antiesencia, la energía negativa del abandono. Se manifiestan exclusivamente en sub-versos y metaespacios de la Metásfera Zzsh. En Sub-versos, particularmente pueden encontrarse en aquellos que una vez tenían un gran involucramiento de los Antiguos (An'umun) pero desde entonces fueron desatendidos.

Características[editar]

Por estar hechos de Antiesencia, los Eternos casi nunca son capaces de mantener identidades individuales, presentándose como un enjambre gris y humeante de espíritu ausente. Sin embargo, se cree que es posible que fugaces especialmente notables y sólo parcialmente "olvidados" (u completamente olvidados y luego solo parcialmente recordados) tomen la forma de un Eterno para reclamarle a sus dioses el abandono, aunque no se conoce ningún caso explícito de estos individuos.

Debido a la distorsión e indefinición que implica la Antiesencia (asimilable a ver algo a través de un recuerdo distante y nebuloso, o un sueño perdido y mayormente olvidado), difícilmente los Eternos puedan mantener formas sólidas, delimitadas o estables. Incluso sus palabras se transmiten de manera inmediata como ofuscadas por la bruma de la duda y el olvido, siendo poco más que aproximaciones al concepto de si mismas.

En vista de estas características, hay quienes debaten que hay un solo Eterno (o el equivalente a "ninguno", "indefinido", lo que va con la segunda interpretación de su Nombre Secreto), el prototipo universal del abandono.

Aparición[editar]

La aparición de los Eternos depende del tiempo subjetivo del abandono. Los lugares que han pasado más tiempo abandonados tienden a descender a ruinas y estadíos de profundo desreparo, su gente misteriosamente faltante. Algunos habitarán otros lugares, otros se fundiran con la antiescencia de los Eternos y conformarán un enjambre de identidades faltantes y despersonalizadas.

Enfrentamiento[editar]

Aunque los Eternos ocupan teóricamente muchos espacios (y a la vez ninguno, ya que son un ser de naturaleza paradójica), sólo pueden ser descubiertos y enfrentados cuando el abandono consciente de algo es revertido. Es decir, es necesario comenzar una dinámica opuesta a la presencia de Eternos como para que estos pueden ser revelados y combatidos.

Poder y combate[editar]

Los Eternos acumulan tanto la ausencia de creación que absorben la creación misma. De la primera se sostienen, a la segunda la combaten como su antítesis, y es requerido que se resistan contra la creatividad para mantener el status quo. Sólo un Antiguo puede combatir a los Eternos, ya que el "abandono de los dioses" vuelve a las criaturas y fugaces inútiles contra ellos. Los Ur-Demonios (Utuk-gal’lû) al ser seres completamente intelectuales, carecen de potencial creativo propio, por lo que tampoco combaten a los Eternos, ni tienen interés en hacerlo.

No sólo es necesario un Antiguo para que los Eternos puedan ser ahuyentados o anulados, sino que este debe ser Manifiesto. Es decir, que un avatar inconsciente no bastará, sino que resulta preciso que ese Antiguo esté consciente de su Escencia Creadora.

Los Eternos como antiespíritu no tienen almas, por lo que son inmunes incluso al corte de LA LLAVE. Su indefinición les permite tomar cualquier forma relativa a su entorno o a las memorias de los Antiguos. Una de sus formas documentadas es la de enormes aves, descritas como águilas pero también similares a palomas, que les permiten alzarse en sus característicos tornados y torbellinos sin número.

A pesar de la alta especialización requerida para enfrentar a un enjambre de Eternos, estos no poseen gran variedad de poderes; sus asaltos además de los ataques físicos básicos suelen limitarse a reclamos y a envolver a sus víctimas como un torbellino de humo gris blancuzco, asfixiándolos en un vórtice de creación negativa. Es difícil que un Antiguo pueda ser derrotado de forma definitiva de esta manera, pero ciertamente el asalto puede forzarlos a retirarse o dejarlos fuera de combate; e inclusive forzarlos a otro avatar, que puede no ser consciente de su escencia creadora y por lo tanto impotente contra los Eternos. De esta manera habrán logrado su objetivo de "vengar su olvido" y al mismo tiempo, paradójicamente de su reclamo, mantener el abandono.

Generación[editar]

Como fue mencionado, hay multitud de espacios que los Eternos "podrían" ocupar, pero sólamente al revisitarlos los Antiguos esta ocupación puede ser revelada o no. Se podría decir que los lugares una vez concurridos por An'umun, pero luego completamente abandonados de presencia y consideración de Antiguos durante largos períodos (en el metatiempo del Nadir) ...se encuentran en un estado de "superposición cuántica" - como el teórico "Gato de Schrödinger"[2]- antes de que los Antiguos los vuelvan a visitar; y sólo entonces se "determinará" si los Eternos los han ocupado o no.

Al depender de la explicitación del principio de Creatividad Subjetiva Restringida, los Eternos son incapaces de existir por fuera de mundos que no utilicen esta mecánica de forma aparente. Esto confina a los Eternos a la Metásfera Zzsh, el único multiverso conocido que se rige por esta ley de forma al menos parcialmente conocida o reconocida.

Lugares y hechos conocidos[editar]

Una confrontación notable entre Antiguos y Eternos se dió en las ruinas de la abandonada Ciudad Dorada, una vez una vibrante metrópolis cultural y comercial, pero convertida en ruinas desiertas en el momento que fue revisitada. La Odisea contra la Inactividad fue una confrontación a gran escala que enfrentó a Antiguos y Eternos por el destino del multiverso, en un intento An'umita consciente de revertir la decadencia de Zzsh.

Funcionamiento de Zzsh[editar]

Se considera que la generación de Eternos es una parte inherente de la cosmología de la metásfera Zzsh. Así como los Pseudemonios (Hul-Lemnutū) son la contraparte negativa de los Ur-Demonios al carecer de intelectualidad, del mismo modo los Eternos son la contraparte negativa de los Antiguos - al carecer de capacidad creativa. Si los Ur-Demonios habitan en el Zahir junto con sus contrapartes pseudemonios en el "otro lado" del Zahir, eso significa, de forma tal vez alarmante, que la esencia de los Eternos o el principio de su generación también se encuentra en el propio otro lado del Nadir que habitan los Antiguos, y que su existencia es indisoluble a la de estos. Por lo tanto, ambos se encuentran inextricablemente ligados, como las dos caras de una moneda. En otras palabras, puede no existir una victoria definitiva contra los Eternos, aunque ex investigadores herejes del Instituto propusieron ciertas teorías que postulaban tal cosa.

Ver también[editar]

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".

  1. MUŠ.ŠÀ3.TUR3 es la transliteración de los signos cuneiformes sumerios que en acadio se leen como Bašmu. Literalmente significa "serpiente venenosa" (muš es serpiente). Por otro lado, mussātur es latín para "aquel que es susurrado/murmurado" y coincide con la forma de hablar y en la que se habla de los Eternos.
  2. Los Eternos también estan relacionados al menos conocido y más esotérico Gato de Heidegger, un experimento de pensamiento filosófico en el cual un ente se encuentra entre el Ser y la Nada, suspendiendo a su Dasein en un estado superpuesto.
  • El concepto de los Eternos no es enteramente disimilar al de la "Nada" de La Historia Sin Fin. Sin embargo, ambos conceptos son incompatibles, ya que mientras los Eternos habitan los lugares abandonados por la creatividad, la Nada hace desaparecer espacios de Fantasía debido a que la gente del mundo real es carcomida por la desesperación:

— ¿Por qué se está muriendo Fantasía entonces?

— Porque los hombres han empezado a perder sus esperanzas, y a olvidar sus sueños. Por eso la Nada avanza cada día más.

— ¿Qué es la Nada?

— El vacío que queda, como una ciega desesperación que destruye este mundo.

⚜️[editar]

Agregar un comentario...

¿Tienes un comentario sobre esta página? Agrégalo aquí o edita la página directamente.


Nombre: (Consejo: si accedes a tu cuenta no tendrás que escribir tu nombre manualmente)