Egoformación

De Bestiario del Hypogripho
Assets newatlas.jpg Este artículo contiene información explicativa, desambiguando un tema incluso con la ayuda de conceptos y ejemplos pertenecientes a la vida real ().
Estas referencias a ℝ no deben confundirse con Omniversos ficticios. Las Ficciones del Bestiario son consideradas teóricamente independientes de nuestra realidad desde el Meta-verso.
Ego, un individuo planetario.
"Lo llamo la Expansión. Es mi propósito, y ahora también es el tuyo. Durante miles de años he implantado miles de extensiones de mí mismo en miles de mundos. Necesito cumplir el único y verdadero propósito de la vida: crecer y extenderme, cubriendo todo cuanto existe hasta que todo sea... ¡yo!"
— "Ego", Guardianes de la Galaxia, Vol. 2 [b 1]

Este artículo tiene contenido abordado desde la perspectiva de la "vida real".   Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.   Este artículo tiene elementos que no poseen contexto intraficcional. Puede servir como plantilla o referencia para incluir el tema en diversas ambientaciones.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo está ilustrado con imágenes de Jack Kirby, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte. 

La Egoformación (terminología acuñada por analogía con la terraformación o geoformación) es el proceso mediante el cual un individuo, grupo o especie tendería a transformar a imagen y semejanza de sí mismo el mundo, Universo o realidad en la que vive.

Causas[editar]

Las causas del proceso egoformativo (por lo menos en lo que respecta a nuestro mundo) yacen en el simple principio de selección natural. Existe una tendencia a que las estructuras complejas se vuelvan simples, tendencia ascribible a la entropía. Una forma de contrarrestar este proceso es convertir más cosas en uno mismo. Comer es una forma de contrarrestar localmente la entropía a través de reutilizar energía del medio ambiente, usándola para el crecimiento y la autosustentación. La reproducción crea más "copias" (aunque inexactas) de uno mismo, de tal manera que si la "original" expira o es destruida, otras puedan continuar su forma. No es casualidad, entonces, que la continuidad de la vida así como la evolución se basen parcialmente en la egoformación.

Contraparte[editar]

Sin embargo, este basamento no es absoluto - la diversificación y mutación de la vida también es un principio esencial para su continuidad. Podríamos llamar esto también "polimorfación", una dinámica mediante la cual un patrón original muta y se bifurca en múltiples y cambiantes variantes. Del mismo modo que el ser vivo (u otra clase de máquina autorreplicante, sea esta biomolecular o de otra naturaleza) convierte a otras cosas a su imagen y semejanza, también los distintos ambientes, entornos y nichos ecológicos convierten a estos seres a formas e incluso colores sobredeterminados. Ver, para un ejemplo, la carcinización (esw); una tendencia a que distintos linajes bioevolutivos adopten independientemente una forma y función similares a un cangrejo.

Tipos de egoformación[editar]

Por proceso[editar]

Egoformación biológica[editar]

Los seres vivos "nacen, crecen, se reproducen, y mueren". El nacer, crecer y reproducirse pueden considerarse todos procesos egoformativos, en los cuales enegía y materia del entorno se convierten en réplicas celulares de un patrón original.

Sin embargo, la egoformación biológica no es absoluta. En ella se producen mutaciones y por lo tanto una medida no trivial de diversidad. Todos los seres vivos conocidos del planeta Tierra poseen el mismo linaje, por lo que genéticamente comparten materiales y mecanismos de un ancestro procarionte común. Podemos considerar que el conjunto de la vida terrestre ha sido un proceso egoformativo de esta bacteria. Incluso podemos extender esto a la bioquímica ambiental del planeta, mediante la llamada "Hipótesis de Gaia" (WP).

Egoformación tecnológica[editar]

La construcción de una máquina auto-replicante ha sido uno de los tantos "santos griales" de la técnica humana.

A pesar de esta todavía frustrada aspiración, existen iguales miedos entre las expectativas. Se ha postulado que un enjambre gris (también llamado plaga gris o grey goo) compuesto de pequeñas máquinas autoreplicantes (como nanobots) podría consumir la Tierra o incluso el Universo entero. Estos pronósticos catastrofistas, sin embargo, requerirían mucho más que una mera máquina autoreplicante. Existen muchos materiales y condiciones que no parecen conducentes a convertir absolutamente todo en copias (y ni siquiera en variaciones) de una máquina original. Con miles de millones de años, la vida terrestre todavía no ha hallado forma de utilizar la mayoría de la materia de nuestro planeta. Esto se debe a sin sinnúmero de factores, claves entre ellos el diferencial de energia de distintos procesos químicos, y las distintas propiedades de los elementos atómicos y sus combinaciones moleculares/iónicas químicas.

Los enjambres grises han tenido prominencia en varias obras de ficción.

Por dinámica[editar]

Egoformación egomaníaca[editar]

Esta modalidad se diferencia únicamente en que la persona egoformadora hace un esfuerzo consciente para autoreplicarse a expensas de otros, considerando subjetivamente que su existencia es superior a la de los demás.

Se reportó que el (controversialmente) fallecido depredador sexual y multimillonario socialita Jeffrey Epstein quería una isla con un harén de mujeres para "sembrar la raza humana con su ADN"[b 2].

No se sabe cuánto de esto sea su propia intencionalidad individual y cuánto una extensión lógica de la cultura tribal egoformativa (que promueve un gran número de esposas y de hijos, como también puede verse en el antiguo testamento), pero se considera que cerca de veinte millones de personas vivas hoy que descienden directamente de Genghis Khan según análisis genéticos[b 3].

Egoformación divina[editar]

En la mitología humana existen varios seres divinos que utilizan materiales básicos (como el barro, la arcilla o los metales) para hacer seres vivos (u otros seres divinos) a su imagen y semejanza. Jehová creando al hombre mediante este proceso es un ejemplo.

Para el caso de seres creadores omnipotentes, hay formas de considerar "la Creación" (el Universo) como reflejo de la mente o sustentado mediante la acción divina. En este caso el mismo acto de creación del mundo podría considerarse egoformación de la realidad entera.

La egoformación divina como es presentada por la religión puede considerarse en varias ocasiones como inquietantemente similar a la egoformación egomaníaca.

Asimismo, podría considerarse desde un punto de vista antropológico que es el hombre el que crea a Dios (y a diversos dioses y divinidades) a su propia imagen y semejanza, constituyendo así otra forma de egoformación (una egoformación reflexiva, porque a su vez se considera que esos dioses los crean a ellos a su propia imagen).

En Umaggar[editar]

Este artículo tiene elementos que forman parte del Omniverso de Umaggar, lo Semifinito.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor. 

Los Amos Oscuros son un ejemplo de dominio egoformativo relativo biológico e individual (egomaníaco). Se consideran fanázicos de sí mismos.

La Colonia 01, relacionada originalmente con los Amos Oscuros, es un grupo robótico de ideología egoformativa extremista (ver Pensamiento de Hormiga).

Los IMBAsores resultan una clase de forma de vida egoformativa fractal de las postimetrías.

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".

⚜️[editar]

0
 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png