Dragones Negros (Krynn)

De Bestiario del Hypogripho
(Redirigido desde «Dragones Negros de Krynn»)
Hypogripho transcripción.png
Este artículo es una transcripción textual reformateada
de un artículo en el blog del Bestiario.
Puede encontrarse en:
Los Dragones Negros de Krynn
Logo Dragonlance.png
Este artículo presenta información canónica de acuerdo a fuentes oficiales de la saga siguiente:
Dragonlance

  Este artículo se compone de contenidos creados por Jakeukalane.   Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  

Los Dragones Negros de Krynn son los Dragones Cromáticos más poderosos por detrás de los Dragones Rojos de Krynn, también son los más viles y crueles. Estos malvados dragones que habitan en Krynn fijan sus guaridas en entornos cálidos y húmedos, preferentemente en pantanos o marjales oscuros y lóbregos, aunque también habitan en guaridas en el subsuelo, en ruinas subterráneas o en cuevas.

Se sabe de algunos Dragones Negros que, mediante hechicería, excavaron inmensas cavernas subterráneas para vivir allí y almacenar sus tesoros. Khisanth (la famosa dragona del Ala Negra) tenía un gran tesoro que incluía armas incrustadas de piedras preciosas con las que decoraba su cueva y calaveras de sus enemigos. Todos esos tesoros los llevaba consigo en un gargantilla que reducía mediante magia.

Usan hechizos de corromper el agua para formar sus propios pantanos, si no pueden encontrar ninguno que les guste.

Tienen la capacidad innata de respirar agua, por lo que aunque no vivan en un pantano suelen ir a cazar a charcas o lagos, a la espera de una buena emboscada.

La dieta de un Dragón Negro se compone de peces, moluscos, criaturas acuáticas y un poco de carne roja de animales terrestres.

Tienen escamas negras y brillantes, por eso les gusta salir a volar por la noche, cuando pasan desapercibidos, también debido a que tienen aversión hacia la luz. Sin embargo muchos argumentan que esa aversión a la luz no es tal, sino simplemente a luces extremadamente brillantes.

Su tamaño es menor que el de sus primos los Dragones Verdes, Azules o Rojos pero aun así pueden alcanzar tamaños superiores a los nueve metros y se ha oído hablar de algunos ejemplares monstruosos de tamaños superiores a los dieciséis metros. Su inteligencia es muy elevada y pueden alcanzar gran dominio de la hechicería, así como de distintas técnicas mágicas y no-mágicas (como la transformación qhen). Su hechizo favorito es el que crea oscuridad, con el que pasan inadvertidos. Los Dragones Negros que quiera atacar casi siempre lanzaran este conjuro primero para aterrorizar y confundir a sus enemigos, pues no se arriesgan innecesariamente y recurren a artimañas para salir airosos de cualquier situación.

También usan frecuentemente hechizos para controlar a reptiles, producir crecimiento en las plantas, bloquear los accesos a sus guardias mediante pantallas de energía.

Si las posibilidades se vuelven en su contra y parecen insuperables, el Dragón Negro huirá de la batalla, sumergiéndose profundamente en las aguas tenebrosas de su pantano o escondiéndose en la oscuridad de su guarida hasta que pase el peligro. Ningún Dragón Negro olvidará jamás tal humillación y cualquier enemigo que supere a un Dragón Negro hará bien en mantenerse atento ante las represalias.

En palabras de la propia Khisanth:

"La consolaba pensar que había dado muerte a casi todos aquellos que alguna vez la habían frustrado. Tenía grandes esperanzas de poder vengarse de aquellos que, en años recientes, habían conseguido eludir sus garras. La vida de un dragón era larga y estaba segura de que, algún día, conseguiría también salir de esta situación."

Cuando un Dragón Negro acepta tomar un Jinete se compenetra de manera imperfecta con él, pues ambos, el Jinete del dragón negro y el propio Dragón Negro son seres tremendamente individualistas. Normalmente los Jinetes que montan sobre este tipo de dragones son igual de irascibles, presuntuosos y engreídos que sus monturas.

Son voladores capaces y majestuosos, habiendo algunos ejemplares excepcionales en el vuelo, con la capacidad de ejecutar giros y maniobras en el aire casi imposibles.

Cuando un Dragón Negro vuela es un acontecimiento digno de verse. A pesar de ser unos seres terriblemente malignos, su vuelo es una enorme muestra de energía, majestuosidad. Cuando vuelan son seres hermosos, sublimes incluso.

Los Dragones Negros conocen y dominan varias decenas de idiomas, entre los cuales se encuentra el idioma secreto de los dragones, y el dialecto propio de los Dragones Negros y el idioma Común, aunque también puede aprender prácticamente cualquier idioma que se propongan. Son capaces tanto de hablar como de escribir (sic)[n 1] esos idiomas. Para escribir emplean la magia, realizando los trazos mentalmente. Hablan de manera hipercorrecta y no tienen ningún tipo de problema a la hora de vocalizar o pronunciar palabras. Como desprecian a todos los seres (pues se creen superiores a cualquier otro ser), incluso a los de su propia especie, los Dragones Negros desconfían de todo el mundo (incluso de sus propias parejas). Siempre tienen la sensación de que alguien trama contra ellos y por eso aprenden otros idiomas, aunque sólo sea para escuchar a escondidas.

Incluso aunque hagan "pactos de sangre" (los realizan hiriéndose en alguna extremidad y mezclando las sangres de las heridas), y por ello compartan lazos mentales, son capaces de traicionarse los unos a los otros (o, cuando menos, de no decirse toda la verdad).

Al igual que su contrapartida en los Dragones Metálicos (los Dragones de Cobre), los Dragones Negros también utilizan como método de ataque el escupir ácido, éste es extremadamente corrosivo y letal para cualquier ser o material que no sea un Dragón Negro o de Cobre, pues son totalmente inmunes a él.

Extremadamente independientes, sólo acatan órdenes si redundan en su beneficio. Al igual que el resto de los Dragones Cromáticos, su naturaleza hace que desdeñen a todo ser inferior a ellos o que actúen de manera impulsiva e irreflexiva. Esto, en los Dragones Negros, está llevado al máximo, pues su egocentrismo, narcisismo, arrogancia, irritabilidad y afán de dominarlo todo; normalmente les hacen cometer errores en las misiones o mandatos que les hayan sido encomendados. Comúnmente sólo están interesados en sus propios planes y complots, y si no hallan una motivación interna para realizar una tarea lo más probable es que fracasen.

La mayoría de las veces sirvieron a Takhisis por miedo y odio, no debido a ningún tipo de lealtad o ella o a su causa, y ni siquiera la Reina confió en ellos completamente. Aunque algunos de ellos, en circunstancias especiales, sí que llegaron a creer que eran totalmente leales a la Reina Oscura, lo cierto es que no lo fueron de manera total y absoluta. Los Dragones Negros detestan y desdeñan toda la humanidad, y por eso no son aptos para trabajar junto a ella ni junto a ninguna otra raza de Krynn. A aquellos Dragones Negros que aceptaron a regañadientes trabajar con los Señores de los Dragones durante la Cuarta Era, se les dieron misiones en las que no tenían que relacionarse con la gente, como proteger artefactos valiosos o servir como informadores. El Ala Negra, la división de Jinetes que tenían a Dragones Negros por monturas, fracasó estrepitosamente debido a las traiciones internas, que provocaron que un pequeño ejército de Caballeros de Solamnia procedente de Lamesh sitiase y destruyese la torre de Shalimsha, el cuartel general para el Ala Negra.

El dragón más conocido es, Khisanth u Onix, guardaba los Discos de Mishakal, un dragón que destacó en inteligencia, talento y habilidades por encima de lo normal en la especie. Gracias a las enseñanzas del nífido Kadagan en el qhen, Khisanth fue mucho más inteligente, "equilibrada" y reflexiva que cualquier dragón común. Como le decía Kadagan "El dragón enfadado se derrotará a sí mismo". Sin embargo, a pesar de su autocontrol, ello no impidió que su individualismo y su rechazo a tomar un jinete provocasen que otros Dragones Negros menos leales a Takhisis consiguieran mayor rango simplemente por el hecho de tener un jinete y tuvieran poder sobre ella, esto, en última instancia, es lo que provocó el ataque a Shalimsha.

La técnica qhen que aprendió de los nífidos le sirvió para transformarse en humano, ratón, águila, cualquier ser que se encontrase cerca de su pantano, erizo, mirlo, bulette, etc.

Los Dragones Negros también están presentes en otros mundos como Toril, dónde son conocidos como Dragones Negros o Dragones-Cráneo (debido a lo característico de éste).

Notas[editar]

Las notas son tan ficticias como los contenidos.
  1. Sic es una expresión latina que significa ¡Es cierto!; Es realmente gracioso ver escribir por primera vez a un dragón negro, pues no tienen control alguno sobre la técnica mágica que les sirve para escribir y pueden armar verdaderos estropicios.

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".

  • Mary Kirchoff, El Ala Negra.

⚜️[editar]

Dussiano por asralore.png
El contenido de este artículo fue redactado por la persona siguiente:
Jakeukalane
Consúltale y revisa las fuentes antes de cambiar el artículo.

Agregar un comentario...

¿Tienes un comentario sobre esta página? Agrégalo aquí o edita la página directamente.


Nombre: (Consejo: si accedes a tu cuenta no tendrás que escribir tu nombre manualmente)