Diladsia

De Bestiario del Hypogripho

Este artículo tiene elementos tentativos o especulativos que formarían parte del mundo de Arvizek, pero que no fueron necesariamente confirmados como canon en él.      Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo está ilustrado con imágenes de Azotconcept, modificadas por NimoStar, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo no posee aún fuentes ficticias, pero se beneficiaría de ellas.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Cultista diladsiano, con una característica máscara.

Diladsia es el nombre del dominio de una secta soberana, secta que controla una serie de pequeñas islas al sudeste del mundo de Arvizek. Se caracteriza por sus extrañas bibliotecas y la adoración al océano de parte de su culto gobernante.

Gobierno[editar]

El territorio de Diladsia es governada por Cultistas. Su forma de gobierno es muy poco transparente pero se cree que el máximo órgano es el Círculo. El Círculo estaría compuesto entre diez y quince personas; no se sabe si los miembros son rotativos, temporales o permanentes, ni cómo se seleccionan. La composición del Círculo es desconocida porque todos los cultistas son anónimos, al menos para un observador externo.

Los cultistas pueden ser hombres o mujeres. Sólo los cultistas, una pequeña minoría de la población, pueden participar en el gobierno.

Clima[editar]

El clima de las islas Diladsianas tiende a ser subtropical, aunque el Culto está dispuesto a mudarse de islas si fuera necesario. Lo más dificultoso es trasladar las bibliotecas, para lo cual existen protocolos especiales, así como para ocultarlas y dejarlas inactivas, si fuera necesario.

En las islas hay palmeras y otros árboles, loros y cacatúas, y playas de arenas tanto amarillas como blancas. Los mares suelen ser tibios excepto alrededor de la isla de Azuubimán, que es más fría y remota. Curiosamente en la inhóspita Azuubimán es donde los Cultistas realizan sus actividades más secretas, tal vez por la simple razón de que pocos otros quisieran vivir o siquiera transitar por allí.

Especies[editar]

La máscara del Culto impide reconocer la especie exacta a la cual pertenecen sus miembros. Algunos piensan, quizás debido a la máscara, que el Culto es gobernado por misteriosos pulphombres. Esto no ha sido corroborado y otros creen que sólamente son humanos enmascarados.

Diladsia no discrimina a sus habitantes según su especie, aunque menos de uno de cada cincuenta de ellos pertenezcan plenamente al Culto. Ciertas especies antropoides perseguidas en otros imperios (algunos de los cuales son supremacistas humanos) van a refugiarse a las islas diladsianas.

Actividades[editar]

La economía de Diladsia se basa en el comercio y la piratería. La explotación directa de los océanos está prohibida a miembros del Culto pues este se considera sagrado, pero esta regla no aplica a los habitantes comunes que no hayan tomado los Votos Profundos. Para ser perfectamente claros, por supuesto que hay pescadores en Diladsia, pero no pueden formar parte de la élite gobernante ya que se considera una actividad desequilibrante. Sin embargo, no existen estas reservas respecto a la explotación de recursos terrestres (como árboles para papel y papiro).

Libros[editar]

Aunque pueda parecer extraño, la principal industria de Diladsia es la imprenta. Poseen de las pocas imprentas activas en todo el mundo y se dedican a la reproducción de libros. Los libros se consideran el botín más noble de la piratería Diladsiana, y está prohibido vender manuscritos originales. Estos deben entregarse a las Bibliotecas Oscuras, llamadas así porque se mantienen en oscuridad para que la luz del Sol no arruine la tinta. Estas bibliotecas solamente son accesibles para miembros del Culto, que leen los libros y los transcriben para impresión. Hacen esto con la ayuda de la luz de animales enfrascados biolumniscentes. En las Bibliotecas Oscuras no se permite utilizar velas porque se considera que causan riesgo de incendio. Muchas bibliotecas oscuras se encuentran en cuevas, otras son subterráneos secos especialmente excavados, y otras han sido talladas directo sobre la roca.

Acusaciones de apocrifia[editar]

Varias naciones compran los libros Diladsianos sea directa o indirectamente. Ciertos académicos se han quejado de subversión diladsiana en los libros impresos del mundo, alegando que el Culto altera sutilmente los contenidos de los libros que imprimen como forma de llevar su ideología y cumplir sus oscuros propósitos. Las alegaciones no se consideran probadas; algunos libros que supuestamente mostraban estas alteraciones habían sido adulterados y modificados, pero no por Diladsianos sino por sus enemigos intentando inculparlos. La posición oficial del Culto es que para ellos los contenidos textuales son sagrados, aunque existe ambigüedad (quizás deliberada) acerca de qué quiere decir esto exactamente.

Fuerzas[editar]

Embarcación bélica Diladsiana de tamaño inusual, posiblemente la nave nodriza el navío insignia.
Temor de los enemigos de Diladsia.

Si bien puede que Diladsia sea estrictamente militarmente inferior a casi cualquier otra potencia, el estudio preciso de la navegación y la cartografía permite que sus naves atraviesen aguas traicioneras, arrecifes bajos, campos marinos llenos de piedras, y otras calamidades, sin dañar sus medios de transporte debido a una muy cuidadosa forma de manejar. Esto les permite huir a lugares que otros no se atreven a cruzar por el peligro a sus embarcaciones, las cuales además suelen ser más grandes y torpes. Diladsia favorece las naves ligeras y ágiles, que navegan sin bandera hasta el momento preciso. Generalmente hay de uno a cinco Cultistas por nave, que dirigen al resto de la tripulación. El capitán de navío lleva una máscara con un logotipo de color dorado.

Además, existen rumores de que el Culto tiene alianzas con, o por lo menos sabe controlar a, ciertos monstruos marinos.

Religión[editar]

El Culto es la religión de Diladsia, pero no es oficial en el sentido de ser obligatoria: Quizás por eso es que Diladsia no podría ser llamada una teocracia. Los habitantes que no formen parte de la Secta pueden tener cualquier religión que les plazca, siempre y cuando no desafíen al poder del Culto. Las creencias del Culto mismo son crípticas y se mantienen deliberadamente secretas, pero se sabe que consideran que adorar abstracciones, fantasías e irrealidades es un desperdicio de tiempo. Se deduce que el objeto del Culto es material, o quizás servir a una divinidad física que exista en el mundo según su perspectiva.

Si bien todas las creencias son aceptadas de modo abstracto, los sacerdotes de ciertas otras religiones, en especial los que exigen tributo a sus fieles, pueden ser expulsados o en ocasiones, asesinados. En especial esto ocurre con los sacerdotes de religiones afiliadas con Estados antagónicos.

Membresía[editar]

La membresía en el Culto es voluntaria pero no se acepta a nadie que pida unirse; una invitación debe ser extendida. Ciertos miembros del Culto pueden tener vidas diurnas fuera de él, donde actúan como infiltrados, evaluadores y reclutadores sin tener la máscara y sin que el resto de las personas sepa su afiliación.

Dominio y expansión[editar]

Ubicación geográfica de Diladsia en parte de su contexto de Arvizek (se representa aprox. 1/9 de la superficie total del planeta; mapa posiblemente obsoleto).

La mayoría de las ciudades y pueblos de Diladsia se desarrollaron desde ser establecidas como puertos comerciales, refugios de piratas o asentamientos de pescadores. El Culto no suele establecerlas, pero hace sentir su presencia efectivamente y desplaza o subvierte otros poderes locales hasta que queda en control del lugar. Pueden haber golpes o pequeñas invasiones, pero se prefiere la actividad endógena.

Ya que el Culto es bastante económicamente liberal y socialmente tolerante, las personas de a pie son o bien indiferentes a su administración, o activamente la prefieren a las alternativas.

Administración[editar]

Diladsia es notable en no cobrar impuestos. El Culto se autofinancia a través de la impresión y la piratería, ambas actividades dirigidas ad honorem por sus propios miembros, por lo que su dependencia de la población es menor comparada con otros constructos estatales. Asimismo los administradores Cultistas son ascetas y no reciben sueldos abultados ni viven vidas de lujo, lo cual permite minimizar los gastos y por lo tanto la recolección de dinero.

El Culto sin embargo se reserva el derecho de confiscar cualquier cosa, incluso a las personas mismas para servicio en navíos de combate. Derecho que, por otra parte, ejercen muy esporádicamente y con mesura. La vasta mayoría de los navegantes son voluntarios ya que hay una buena repartición de las ganancias del contrabando y el comercio, y del botín si lo hubiese.

Si se encuentra que un prefecto del Culto confisca algo por enriquecimiento personal, es arrojado a ser devorado por los animales marinos. Sin embargo, los motivos de la confiscación de variados objetos (con frecuencia aparentemente inofensivos, y muchas veces sin gran valor comercial) permanecen un misterio. Al no ser estas confiscaciones ni muy masivas ni demasiado frecuentes, la población generalmente tolera su arbitrariedad - la cantidad bruta es mucho menor a los impuestos que suelen cobrar los Estados.

Algo que se confisca sin falta, inclusive -y especialmente- a los mismos Cultistas, es la posesión de cualquier manuscrito original (con la excepción de que sea de su propia autoría y para fines prácticos, como diarios de navegación o libros contables). Todos los manuscritos originales deben indefectiblemente ser llevados y permanecer en las Bibliotecas Oscuras.

⚜️[editar]

1
 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png