Pesadillas Abismales (Milegu)

De Bestiario del Hypogripho

Ícono de desambiguaciónVer Pesadillas (desambiguación).

Hypogripho Dorado 1.png
Este artículo está publicado en el blog del Bestiario.
El blog y la wiki pueden diferir en formatos y/o contenidos.
Puede encontrarse en:
Las Pesadillas Abismales (Pesadillas I)

Este artículo tiene elementos que forman parte del Omniverso del Milegu.   Este artículo tiene elementos que forman parte de la Tierra Neshl.   Este artículo tiene elementos que forman parte de los Planos Inferiores.     Este artículo se compone de contenidos creados por Jakeukalane.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo no posee aún fuentes ficticias, pero se beneficiaría de ellas.  Este artículo no tiene aún una dificultad intraficcional asignada. Debería asignársele una magnitud pronto. 

Las Pesadillas Abismales son seres creados por los Señores del Mal.

Aclaración sobre el nombre[editar]

Se llama también Pesadilla a muchos seres más. Como por ejemplo a muchas bestias hechizadas o que han sido poseídas por espíritus de todos los tipos y poderes, también se llama así a los propios espíritus e incluso a una variedad ingente de seres desde pequeños mamíferos con poderes grandiosos hasta vastas extensiones de Flujos Astrales, que tienen mente propia. A diversos Espíritus, Sombras, Susurros, Espectros, Fantasmas, etc., se les da ese nombre. Por consiguiente el término Pesadilla, aparte de denominar a una tipo concreto de sueño, sirve para nombrar a muchísimos seres.

Esto no cambiará nunca, y se seguirá llamando Pesadillas a secas a seres que no lo son. Sin embargo si junto con el nombre se añade unas cuantas palabras la cosa cambia. No hay en todo el Milegu muchas especies que se llamen Pesadillas Abismales (Hipoformes)[n 1]. Lo mismo pasa con los nombres de Pesadillas Espectrales, Pesadillas Fantasmales, Pesadillas de Sombra, etc.

Hábitat[editar]

Las Pesadillas Abismales viven en los Planos Inferiores, donde se originaron. Éstas son uno de los principales y más conocidos tipos entre las Pesadillas con forma de caballo o Hipoformes (Hipoformum), pero no la más poderosa. Aún así es uno de los tipos de Pesadilla más importantes.

Características[editar]

Son caballos con un tamaño bastante considerable. Su aspecto es muy atemorizante, y al igual que muchas otras criaturas malignas, tienen el poder de infundir miedo en los seres que le rodean. Sus ojos, de propiedades parecidas al cristal, son rojos y las fulgurantes pupilas despiden llamas. Esta parte del ojo es muy apreciada como recipiente para guardar Almas y Esencias. Sin embargo, existen pocas de estas piezas, aunque los tristemente muy mencionados Cazadores Interplanares andan tras estos objetos como si fuera su vida en ello.

Los potentes músculos que poseen las Pesadillas pueden hacerla saltar a esta criatura distancias enormes. Son muy rápidas y disfrutan mucho cuando el galope se vuelve enloquecido y todo a su alrededor se vuelve una mancha borrosa. Así, alcanzan velocidades increíbles.

Los penachos de fuego que brotan de los lugares donde deberían poseer las crines son tan potentes que funden los metales a su alrededor.

Este poder le es muy útil al luchar contra Caballeros del Bien y, aunque el calor no les afecta en absoluto a ellos, sus armaduras y espadas sufren terriblemente. Sin embargo, hace poco han descubierto metales con puntos de fusión increíblemente altos.

Estas llamaradas de fuego también muestran el estado anímico de la Pesadilla. No suelen enfrentarse a sus amos, por los que sienten un grandísimo respeto y temor, al contrario siempre intentan que todos sus deseos se satisfagan.

Su extraño pelaje, de una sustancia parecida a la obsidiana, es, en cambio, de una suavidad y flexibilidad excepcionales, aunque eso cambia cuando padecen temor ante un ser poderoso. Pues se vuelve tan duro y afilado que podría cortar mármol con ellas.

Combate[editar]

Y, aunque no existen muchos enemigos naturales de las pesadillas, éstas tampoco son muy naturales y su innaturaleza hace que sean capaces de servir como monturas a repugnantes seres No Muertos, algo que, sin duda alguna, no muchos cuadrúpedos aceptarían. Esto le ha causado que obtengan los enemigos de los No Muertos, de los Señores del Mal y de otros seres malignos, que no son pocos.

Si sienten que están ante un ser muy superior a ellas, las Pesadillas se plantan delante de una pared firme para tener la espalda cubierta y sí consideran que se puede destruir al enemigo, saltan contra él y le embisten con las pezuñas por delante. Si las heridas causadas por las pezuñas, los gases venenosos que salen de sus fosas nasales, el calor que genera el cuerpo de la Pesadilla y el poder psíquico de su mente no logran destruir o al menos aturdir a su enemigo, la Pesadilla emprende la retirada. Si se encuentra en los Planos Inferiores no le resultará difícil huir.

En cambio, si la bestia, monstruo o ser que combate contra ella es improbablemente vencible, la Pesadilla resoplará y pateará el suelo con sus pezuñas. También puede generar ondas de calor y distintas formas de fuego. La más espectacular de todas la emplea cuando no hay otra escapatoria.

Danza de fuego[editar]

Ícono de desambiguaciónVer Danza de fuego (desambiguación). Nubes de humo ocultan a la Pesadilla mientras se prepara para ejercer su poder. Las esquirlas de las piedras que ha partido con sus extremidades se elevan en el aire y flotan en torno a ella. Por un instante la oscuridad que envuelva a la Pesadilla será tan total que el atacante puede que se quede desconcertado y crea que su víctima ha huido.

Pasados unos segundos brillantes puntitos de luz se concentrarán alrededor de la Pesadilla. Si su Señor le acompaña, en este momento proporcionará energías a su montura, mediante un cántico que, si el atacante escucha, puede que le confunda aún más, le deje sordo u otras cosas aún más terribles. En cambio, si el Señor del Mal no está en ese momento con su montura, ésta recurrirá a su propio poder para que el cántico suene y sea lo suficientemente potente como para que llegue a los oídos del apresor. La Pesadilla, por si acaso el ser no tiene capacidad auditiva, invoca el cántico hacia la mente del agresor a la vez que desata el Fuego.

Si ha realizado bien la magia y es lo suficientemente poderosa como para lograrlo, una cortina de un fuego blanco brotará de ella, cual cascada de agua. Con apenas unos segundos más de tiempo se volverá amarillenta, para luego tornarse en anaranjada-rojiza. Las llamaradas del Poder del Fuego danzarán briosamente alrededor de la Pesadilla y levantarán sendos muros de fuego en torno a ella. Cuando los colores de las barreras fluctúen hacia colores oscuros y suaves motas octarinas recorran a la Pesadilla, los cortinajes de fuego empezarán a moverse a una velocidad endiablada.

Si la Pesadilla acabara ahí el conjuro no conseguiría gran cosa, aparte de molestar unos minutos al asaltante. Sin embargo, el fuego se vuelve aún más fuerte y se hunde como un puño en el suelo, que saldrá despedido. La Pesadilla, manteniéndose en el aire, desplaza la brillante barrera en todas direcciones, sacándola del suelo cuando lo estima oportuno y alzándola contra el techo, destruyéndolo en buena parte. Ahora, si el atacante sigue teniendo ganas de luchar contra la Pesadilla, se encontrará con que ésta se halla en un abismo y que las rocas que conformaban el techo se encuentran dando vueltas junto con el fuego y las afiladas esquirlas rocosas.

Tampoco conseguiría mucho si realmente el enemigo es poderoso, pues seguramente volaría atravesando el fuego y las rocas con facilidad.

Pero la Pesadilla todavía no ha terminado. El ritual finaliza cuando las potentes llamas se retuercen y funden a su cuerpo, dotándolo de una resistencia mucho mayor a la habitual. Empero, la Pesadilla sigue reforzando ese escudo gracias a una nueva banda de Fuego muchísimo más poderoso que el anterior que surge de un punto minúsculo muy lejos de la Pesadilla. Este enorme obstáculo avanza hasta cubrir a la ya muy protegida Pesadilla, envolviéndola como si de una jaula de Fuego se tratase. Este Fuego es diferente y fortísimo y muy pocos seres resistirían a su contacto saliendo ilesos.

La última capa de Fuego danza junto a las demás pero mostrando el interior de la llama. El interior de la llama tiene todavía más poder y se retuerce al entrar en contacto con el aire produciendo maravillosas iridiscencias y centelleos de una belleza sobrecogedora y también mortal.

Muchas veces este complicado gesto ha salvado la vida a más de una Pesadilla y a su jinete, pues una criatura de cualquier tamaño se pensará por lo menos dos veces atacar a una Pesadilla que despliegue todo su poder junto con un Señor del Mal acorralado.

Sin embargo, este maravilloso espectáculo se ha convertido en un acontecimiento para algunos seres amantes de la belleza más sublime. Estos seres se dedican a crear poderosos seres que puedan recoger el espléndido despliegue de poderes de la Pesadilla.

Con el tiempo, esta arcana y compleja forma de magia aprendida de las Pesadillas de Lava (quiénes la realizan con una belleza todavía mayor) se ha convertido en un ritual entre las Pesadillas Abismales, que aunque no hayan mostrado nunca bondad, por lo menos han aprendido a reconocer la belleza de algunos de sus actos.

Crianza[editar]

El vínculo de sentimientos (aunque sería más correcto decir de pensamientos, los Señores del Mal detectan la furia, ira o cualquier otro estado de su montura y a la inversa; por lo tanto también se transmiten "sentimientos", aunque sean malvados todos) se forja durante los tres primeros años de la Pesadilla. En este tiempo, la Pesadilla, si antes ha permanecido en las Laderas Libres, puede responder de muy variadas formas y volverse imprevisible. Tanto puede aceptar la autoridad de su Señor, como mostrarse tremendamente violentas ante los intentos de éste por convertirla en su montura.

Si por el contrario se crían en los Pastos de Fuego, son muy taciturnas, y aunque responden con brusquedad y cierta extrañeza, no dan en ningún momento muestras de reticencia hacia su Señor.

Aunque no es un lugar muy transitado por las Pesadillas, algunas se crían en las Profundidades de Lava, lugares donde viven las Pesadillas de Lava. Las Pesadillas que se criaron allí son las que trajeron a los Planos que están un poco más altos, el arte de controlar el Fuego de Pesadilla. También fue este reducido grupo el que se lo enseñó al resto. En la actualidad ninguna Pesadilla se cría en las Profundidades de Lava, pues los Señores del Mal no se fían de las Pesadillas de Lava.

Sin embargo, mucho de estos Señores del Mal prefieren las primeras porque piensan que son más agresivas e implacables.

Ahora, aunque antiguamente se crearan a partir de siervos humanos, no es así. Los Señores del Mal han otorgado a las Pesadillas la oportunidad y capacidad de reproducirse, aunque no lo pueden hacer libremente, pues los Señores del Mal nunca han apreciado el exceso de población de sus sirvientes. También se crean Pesadillas Muertas a partir de caballos muertos en la batalla.

Poderes[editar]

Son tan poderosas que los Dragones Menores (los Dragones occidentales) no les provocan sino risa. Y aunque muchísimos tipos de dragones son bestialmente superiores a ellas, no les preocupa demasiado, porque junto con sus demoníacos jinetes forman una pareja tremendamente peligrosa y su Fuego puede hacer retirarse hasta a un Dragón Superior Níveo (a veces llamados Supremos).

De todas formas, hay muchos seres que podrían poner en aprietos incluso a la Pesadilla más poderosa y el Señor del Mal más experimentado; por ejemplo algunos tipos de Basilisco.

La mayoría de los Basiliscos Antiguos no son muy poderosos, pero algunos tipos de ellos tienen en su interior Fuegos Destructivos que, al encontrar en contacto con el Fuego Abismal de la Pesadilla y al ser estos de naturalezas tan diferentes, bien podría la Pesadilla resultar destruida. Por ejemplo, si una Pesadilla Abismal se encontrara con varios Basiliscos Serfins haría todo lo posible por huir al momento.

El Fuego de una Pesadilla Interplanar es tan poderoso que podría destruir a uno de estos Basiliscos. Esto es debido a que no sólo son descendientes de las Pesadillas de lava, sino que la magia aberrante que utilizan al atravesar los diferentes tipos de Qruzes, afectan a su fuego volviéndolo totalmente caótico y mucho más poderosos.

Sin embargo, hasta a un Espectro de ηuβaΘζ no le agradaría nada encontrarse con una Pesadilla, aunque ésta no fuera acompañada de su Señor.

Los Espectro de ηuβaΘζ aparte de ser poderosas herramientas utilizadas por los Señores del Mal en ocasiones específicas, guardan un estrecho contacto con diversos enemigos de los Emperadores Abismales, y siempre han sido muy vigilados por los Señores del Mal y castigados en ocasiones.

Aunque los enormes poderes de un Espectro de ηuβaΘζ en teoría tendrían que ser suficientes para espantar, aturdir o vencer a una Pesadilla abismal, lo cierto es que la determinación que posee una Pesadilla Abismal cuando pelea es tal que le hace acumular muchísima más energía de la que podrá utilizar nunca un Espectro de ηuβaΘζ.

Sin embargo, al utilizar tantísima energía mágica se convierten en un potente faro en el espectro mágico y pueden atraer a criaturas indeseables (como a Cosas).

Dicen algunos místicos Dussianos que exponerse a la energía mágica generada por una Pesadilla durante un combate puede hacer que cualquiera se convierta en un genio creativo y artístico... o que se vuelva totalmente loco.

Clasificación[editar]

Muchos de los diversos tipos de Pesadillas Hipoformes han surgido a partir de las Pesadillas Abismales (por ejemplo, al escaparse a la Tierra Neshl).

Existe quien afirma que las Pesadillas son seres elementales del fuego. Esto no es cierto. Son seres interplanares (al igual que los seres elementales), pero fueron creados por los Señores del Mal (en el caso de las Pesadillas Abismales) o son criaturas de las Planos Inferiores y no se originaron ni habitan en Planos Elementales.

Una consecuencia de que las Pesadillas de cualquier tipo no sean Seres Elementales es que no pueden ser convocadas desde ningún Plano.

Notas[editar]

Las notas son tan ficticias como los contenidos.
  1. Esto sólo es cierto si hablamos del 0-Milegu. En el ∞p-Milegu hay infinitas especies conocidas por ese nombre.

⚜️[editar]

Logo DnD.png
Este artículo contiene Fanon, información no oficial ni canónica basada en la franquicia, autor, universo u obra siguiente:
Dungeons & Dragons (Calabozos y Dragones)

Icon fanon.png

Logo Mundodisco.png
Un elemento de este artículo (Cosas) está basado en los libros de la saga siguiente:
Mundodisco
No posee ninguna relación canónica con ello.

Inspiración icon.png

Dussiano por asralore.png
El contenido de este artículo fue creado por la persona siguiente:
Jakeukalane
Sus derechos intelectuales le pertenecen. Consúltale antes de cambiar su canon.

Agregar un comentario...

¿Tienes un comentario sobre esta página? Agrégalo aquí o edita la página directamente.


Nombre: (Consejo: si accedes a tu cuenta no tendrás que escribir tu nombre manualmente)