Cerebros positrónicos

De Bestiario del Hypogripho
Isaac.Asimov01.jpg
Este artículo presenta información canónica de acuerdo a fuentes oficiales de la franquicia, autor, universo u obra siguiente:
Isaac Asimov

  Este artículo se compone de contenidos creados por Jakeukalane.   Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  

Los cerebros positrónicos fueron patentados por Lawrence Robertson, fundador de la empresa terrestre U.S. Robots, a finales del segundo milenio del calendario preespacial. Casi todos los estudiosos están de acuerdo en que el cerebro positrónico fue el factor que posibilitó el desarrollo y amplísima difusión posterior de los robots, ya que permitió crear robots flexibles y dotados de características propias.

La solución de Robertson de las ecuaciones matemáticas que se plantean para la construcción de un cerebro positrónico operativo lleva implícito el contenido de las Tres Leyes, a las que estuvo supeditado el comportamiento de los robots positrónicos de la época.

El cerebro positrónico estaba formado por una masa esponjosa de platino e iridio por la cual circulaban positrones siguiendo sen-das energéticas en un proceso muy parecido al de la creación de las conexiones sinápticas y los senderos neurales que se produce dentro de los cerebros humanos. El comportamiento y las decisiones que tomaba un robot al enfrentarse a una situación dada eran determinados mediante el contraste entre potenciales positrónicos: el cerebro asignaba un potencial a cada alternativa posible, establecía un orden de prioridad basado en los dictados de las Tres Leyes y actuaba en consecuencia[r 1].

El delicado equilibrio existente en un cerebro positrónico podía ser afectado por las radiaciones alfa o gamma, y en los modelos más primitivos eran frecuentes los casos de robloqueo. El robloqueo se producía cuando un robot se enfrentaba a alternativas opuestas que tenían asociado un mismo potencial positrónico negativo: cuando, por ejemplo, tanto la acción como la inacción daba como resultado que un ser humano sufriera daños. Los avances en la robótica conseguidos por los Mundos Espaciales y la creación del robot humaniforme desarrollaron el cerebro positrónico hasta tal grado de sofisticación que el robloqueo se volvió prácticamente imposible, salvo aplicación de una intervención directa, mental o física, en el cerebro del robot[r 2].

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".
  1. [CR]: Cuentos de robots.
  2. Bóvedas de Acero, RA: Robots del amanecer.

⚜️[editar]

Dussiano por asralore.png
El contenido de este artículo fue recopilado por la persona siguiente:
Jakeukalane
Revisa las fuentes antes de cambiar cosas.

Agregar un comentario...

¿Tienes un comentario sobre esta página? Agrégalo aquí o edita la página directamente.


Nombre: (Consejo: si accedes a tu cuenta no tendrás que escribir tu nombre manualmente)