Bots:Un recuento de los porotos mágicos, y los pensamientos de los Titanes

De Bestiario del Hypogripho
Hipogrifo Cyberaware.1.1 ups.png Notificación: Este artículo forma parte del espacio de nombres de Bots.
Sus contenidos fueron mayormente creados con la ayuda de una forma de "inteligencia artificial", y posee mínima intervención editorial.
Lo que estos artículos relaten o afirmen no se conforma necesariamente como canon en los Omniversos del Bestiario.

Este artículo tiene elementos que forman parte del multiverso de Parikón, abundante en libros.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo contiene elementos creados con la asistencia de un bot u otra forma de "inteligencia artificial".  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo cita o invoca una o más fuentes ficticias.  Este artículo es de dificultad intraficcional negligible o nula (0). Debería ser apto para todo público. 

Encuentras en tu sótano un pequeño diario personal muy polvoriento. Al limpiar el polvo te encuentras con decoradas letras de oro y plata, que muestran el nombre de tu tatarabuela, "Abuela Yiyen". ¿Qué mundos tendrá en él? Sigues leyendo, y tiene un título particular: "Un recuento de los porotos mágicos, y los pensamientos de los Titanes"
¡Un recuento de los porotos mágicos, y los pensamientos de los Titanes! Algo con ese nombre no puede ser un relato cualquiera. Te preguntas qué clase de cosas fantásticas e increíbles tu antepasada vivió en esos tiempos distantes.
El diario se abre místicamente y al leerlo sientes como si Abuela Yiyen te hablase.

La primera entrada dice:

Día 1: 
Los porotos mágicos que compré están alimentando a todo un pueblo. Pero me pregunto qué pasará si uso sus raíces para descender a las tierras  subterráneas de los misteriosos Titanes
...
Día 2: 
He intentado sobornar a los guardias con cebollas, pero hoy me han atado de pies y manos, y además me han quemado las cejas por tocar el Arpa de los Elfos Oscuros. Bueno, aún me quedan fresas...
Día 4: 
¡Vuelvo a estar libre!
Qué gran día es este.
Tras dos días sin comer nada, me ha tocado la lotería. ¡Tiburcio, el viejo loco que siempre cuelga alfileres en el mar!, me ha regalado una docena de gambozinos. ¡Son tan redonditos y jugositos!
Día 5: 
¡No puedo seguir escribiendo! Estoy muy ocupada...
Día 15: 
El calor, el hedor, el alboroto, las vendedoras de porotos... Creo que he vivido demasiado tiempo en el castillo de mi señor.

Es hora de escapar e ir más profundo aún en el Inframundo. Espero que los titanes no se enteren. ¿Por qué se preocuparían de alguien tan  pequeña como yo?
Día 16: 
¿Por qué el cielo cambia siempre de color?
Día 20: 
¡Oh, fui a hablar con los porotos, y me dijeron que tenía que salir de aquí!
¿Cómo lo hago? Parece que tengo que coger un arpa...
Día 28: 
Malditos porotos, malditos sean, no tienen sentido común. "Tocarás un arpa" dicen. ¡Y yo qué sé tocar una! Creo que no me han entendido bien...
Día 46: 
¡Ya lo tengo!
¡Voy a capturar un hada del aire! ¿Qué mejor que un hada para llevarme a donde quiera que vuele?
Día 50: 
He decidido hacer públicos mis planes. ¿Por qué no? ¡Este maldito castillo apesta!
Día 52: 
Estamos planeando una revolución con el resto de los sirvientes del castillo.
Día...: ¡Vamos, muchachos! ¡Libertad! ¿Qué esperáis?
Día...: Los guardias de los titanes son crueles. "¡Veremos si eres tan valiente como dices, Yiyen! ¿De qué te escondes tras las faldas de esos hadas?"
Día...: He estado practicando mis habilidades de armas.
Día 72: Ya somos 32 personas listas para el combate. Los titanes se creen invencibles, pero ya los mostraré...
Día...: ¡A por ellos!
Día...: Ha sido una victoria gloriosa. ¿He matado a algún titán? No lo sé. Lo que sí sé es que he acabado con muchos hombres, y que he visto a otros tantos ser destruidos por las bestias más feroces.
Día...: No me puedo quedar a reorganizar el castillo. Quiero volver con mi familia a la superficie, ¡Pero las hadas me ofrecen ser su reina! En verdad, no sé qué hacer...
Día...: ¡Volveré a casa!
Día...: He encontrado el camino de vuelta. No he podido evitar sentir curiosidad por aquel lugar, y no me arrepiento. Reconozco que era un buen lugar, y tal vez lo sea todavía.

Cierras el diario de tu tatarabuela, asombrada por lo que acabas de leer.
Nada similar habías visto, y ahora empiezas a entender por qué sois tan famosos. Aunque no todo el mundo se dedica a misiones como Yiyen.

Fuentes[editar]

Las fuentes se componen de referentes bibliográficos ficticios.

⚜️[editar]

0
 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png