Bots:Real (o no)

De Bestiario del Hypogripho
Notificación: Este artículo está constituido mayormente por transcripciones de Bots.
Sus contenidos fueron creados con la ayuda de una forma de "inteligencia artificial" (generalmente a partir de prompts humanos), y posee mínima intervención editorial. Lo que estos artículos relaten o afirmen no se conforma necesariamente como canon en los Omniversos del Bestiario.

Este artículo forma parte de un ámbito ficcional propio que no es necesariamente compartido con otros contenidos del Bestiario.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo contiene elementos creados con la asistencia de un bot u otra forma de "inteligencia artificial".  Este artículo contiene elementos creados con la asistencia del bot ChatGPT".  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s. 

>[r 1] Había una vez un grupo de personas que creían en una extraña teoría conspiracionista: decían que los aviones no volaban. Según ellos, todo lo que veíamos en el cielo era un gran engaño, una farsa creada por el gobierno y los medios de comunicación para mantenernos a todos en la ignorancia. Pero eso no era todo. También decían que los coches no se movían, que todo lo que veíamos en las carreteras era un montaje, un truco de magia en el que los gnomos jugarían un papel fundamental.

Cuando alguien les preguntaba cómo podía ser eso posible, respondían que todo estaba controlado por un sistema de proyecciones y trucos de óptica que nos hacía creer que los aviones volaban y los coches se movían. Según ellos, en realidad, todos estábamos sentados en una sala de cine gigante, viendo una película en la que se nos presentaba un mundo falso e ilusorio.

Al principio, nadie les prestaba demasiada atención a estas teorías conspiracionistas, pero poco a poco fueron ganando adeptos. Mucha gente se dejó llevar por la fascinación de lo misterioso y lo insólito, y comenzaron a creer que todo lo que veían a su alrededor era una gran mentira.

Pero claro, no todo el mundo estaba dispuesto a aceptar esta loca teoría. Muchas personas seguían creyendo en la realidad, en la evidencia de sus propios ojos, y se burlaban de aquellos que aceptaban como verdad una idea tan absurda.

A pesar de todo, los conspiracionistas no se desanimaban. Seguían creyendo en su teoría, y seguían convenciendo a más y más personas de que estaban en lo cierto. Y así, el mundo se dividió en dos grupos: los que creían en la realidad, y los que creían en la conspiración.

Pero lo cierto es que, aunque parezca una locura, nunca se puede saber con certeza qué es lo que realmente está pasando en el mundo. Tal vez los aviones no vuelen, y tal vez los coches no se muevan. Quién sabe, quizás todo sea una gran mentira, una conspiración de proporciones gigantescas. O tal vez no, y todo sea simplemente lo que parece. La verdad es que nunca lo sabremos con certeza, y sólo nos queda seguir adelante, viviendo nuestras vidas como si todo fuera real, aunque a veces sigamos sintiendo la tentación de sumergirnos en el mundo de las teorías conspiracionistas y dejar que nuestra imaginación vuele libremente. Pero sea como sea, lo importante es no dejar que nuestras creencias nos impidan disfrutar de la vida, y seguir adelante, viviendo el presente y disfrutando de cada momento, sin importar si lo que vemos es real o no.

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un escrito con la "vida real".

  1. Haz un relato sobre: Los aviones no vuelan según una teoría conspiracionista. Pero es que los coches tampoco se mueven. Mucho se habla de los aviones, pero los coches tampoco, es todo una conspiración tú te metes en tu Opel corsa, lo arrancas, le das al acelerador y un montón de gnomos hacen pasar imágenes de la A1 direccion Burgos mu rápido. Comentario en "Los aviones no vuelan": la última teoría conspiracionista que causa furor en las redes", por skaworld.

️⚜️[editar]

0
   Artículo transcrito o recopilado por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente la bibliografía antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.