Bots:Piñatas interesantes del México colonial

De Bestiario del Hypogripho
Hipogrifo Cyberaware.1.1 ups.png Notificación: Este artículo forma parte del espacio de nombres de Bots.
Sus contenidos fueron mayormente creados con la ayuda de una forma de "inteligencia artificial", y posee mínima intervención editorial.
Lo que estos artículos relaten o afirmen no se conforma necesariamente como canon en los Omniversos del Bestiario.

Este artículo tiene elementos que forman parte del multiverso de Parikón, abundante en libros.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo contiene elementos creados con la asistencia de un bot u otra forma de "inteligencia artificial".  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo cita o invoca una o más fuentes ficticias.  Este artículo es de dificultad intraficcional negligible o nula (0). Debería ser apto para todo público. 

Encuentras en tu ático una misteriosa Enciclopedia antigua, con una elaborada portada que dice "Piñatas interesantes del México colonial, por Chamo Chapo Chinchuelas". Recuerdas que este libro llamado "Piñatas interesantes del México colonial" perteneció a tu bisabuelo, y él te avisó de su singular importancia. También te dijo que Chamo Chapo Chinchuelas no era cualquiera, sin una entidad trascendente. Abres la Enciclopedia, cuyas marcas sugieren que proviene de "Tamaulipas Taconia". Este viejo tomo está polvoriento y raído, pero crees que aquí encontrarás información sobre muchos temas maravillosos. ¿Qué clase de entradas encontrarás en él? ¡Un libro titulado "Piñatas interesantes del México colonial" escrito en Tamaulipas Taconia debe de ser muy interesante sin dudas!

Primera apertura[editar]

El libro gira sus páginas mágicamente y al leerlo es como si Chamo Chapo Chinchuelas te hablase.

La primera entrada dice:

Piñata de Obradores Tincados: 
Una piñata del inframundo, hecha de cuerpos humanos tincados. Esta hecha del modo tradicional, así que es sólo una forma del artista para expresar su inconformismo.

Una segunda entrada dice:

El Canto de los Pajaritos:
Un canto bello y melodioso que se escucha a lo lejos... no es un pájaro. ¿Será un elfo? ¡No, sólo eres tú!

Una tercera entrada dice:

El Rostro de la Cara del Vicario:
Un rostro feo y rechinante, pero a su vez amable. ¡Este payaso no se ríe de ti!

Una cuarta entrada dice:

Remolino de Arena:
¡Sólo un remolino de arena! ¿No se supone que debes ser tú el que mire a los remolinos?

Una quinta entrada dice:

Viento en el Desierto:
No hay viento en el desierto. ¡Hay muchas dunas, pero no hay viento!

Una sexta entrada dice:

Un Círculo:
¡Un círculo que no es perfecto! Un círculo estático debería ser perfecto. (Esta entrada está firmada, pero desconoces el nombre)

Una entrada séptima dice:

Un Rostro en una Pared:
¿Has visto un rostro en la pared? ¿Un rostro que se mueve? No, no lo has visto, y si lo ves deberías ver a un curandero.

Una octava entrada dice:

Un Santo:
Un santo de metal, capaz de sanar enfermedades incluso almas enfermas. ¿No lo quieres? ¡Yo sí!

Una novena entrada dice:

El Arrepentimiento:
¿Tienes arrepentimiento? ¡No podrás tenerlo, no hasta que hagas esto y lo otro!

Una décima entrada dice:

Tiempo en el Desierto:
Tiempo. El viento se detiene, las dunas están quietas.

Una entrada undécima dice:

El Aullador:
Un aullador. No hay más que decir... sólo un aullador.

Una entrada duodécima dice:

Tumbas en el Desierto:
¡Tumbas en el desierto! ¿Qué clase de tumbas son ésas? ¿Dónde están las cruces? ¿Dónde está el cementerio?

Una entrada decimotercera dice:

El Ocaso del Desierto:
El sol se oculta. Ya no hay calor, el viento sopla nuevamente. El desierto se ha dormido, pero pronto se despertará.

Una entrada decimocuarta dice:

El Rostro Indescifrable:
Un rostro, por supuesto. Un rostro que no puedes descifrar.

Una entrada decimoquinta dice:

El Vicario de un Dios:
Este santo barbudo no está aquí para rezar por ti, aunque suele hacerlo cuando se duerme...

Una entrada decimosexta dice:

El Rostro en la Pared:
¿Un rostro? No, esto es algo que no se ha visto jamás... ¿O sí?

Una entrada decimoséptima dice:

Alguien Conocido:
¿Ese es...? No hay nadie aquí que conozcas, todos son extraños.

Una entrada decimoctava dice:

El Rostro Sonriente:
¿Sonríe? ¿Realmente sonríe, o es una mueca?

Una entrada decimonovena dice:

El Rostro Sonámbulo:
Un rostro que observa, pero con los ojos cerrados. ¿Duerme aquí esta criatura?

Una entrada vigésima dice:

El Rostro Alado:
¿Un rostro? ¿Cómo es posible?

Una entrada vigésima primera dice:

La Hiena del Desierto:
¿Una hiena? No, sonríe demasiado, incluso cuando está triste.

Una entrada vigésima segunda dice:

El Caminante del Desierto:
Sí, es un hombre, y sin embargo no lo es, parece un animal, y sin embargo no lo es.

Una entrada vigésima tercera dice:

El Gorila del Desierto:
¿Un gorila? Sí, se mueve como un gorila.

Una entrada vigésima cuarta dice:

El Camaleón del Desierto:
¿Un camaleón? ¿Por qué no?

Una entrada vigésima quinta dice:

El Hombre de las Mil Caras:
¿Un hombre de mil caras? ¿De verdad?

Una entrada vigésima sexta dice:

El Hombre del Sombrero:
¿Un hombre de sombrero? He visto a un par de esas criaturas, pero no son corrientes.

Una entrada vigésima séptima dice:

El Hada del Desierto:
¡Y un hada! No hay hadas en el desierto, los hombres no deberían perseguirlas.

Una entrada vigésima octava dice:

El Hombre de Negro:
¿Un hombre de negro? No le conozco.

Una entrada vigésima novena dice:

El Siniestro Portador de Malas Noticias:
¿Un mensajero? No, es algo mucho peor: el que trae las malas noticias.

Una entrada tridecima dice:

El Monstruo del Lago del Atardecer:
¿Un monstruo? Sí, pero no hay un lago del atardecer. ¡Aléjate de aquí!

Cierras el libro, preguntándote por qué Chamo Chapo Chinchuelas se molestó en escribirlo si no iba a desarrollar nada.

Segunda apertura[editar]

Lo abres de nuevo y comienzas a hojearlo.

Una entrada dice:

¡El Monstruo del Ojo de la Puerta!
¿El Ojo de la Puerta? Parece un título de un cuento, pero se trata simplemente de un ser que ha sido expulsado del inframundo hasta el desierto.

Una entrada dice:

¡El Caminante Nocturno!
¿El Caminante Nocturno? Un ser que se alimenta de seres humanos, ¡cuidado con él!
¡El Hombre de la Tiza!
¿El Hombre de la Tiza? Apuesto a que está desnudo.

Cierras el libro de nuevo y lo lanzas a la hoguera. Parece que no hay nada más que hacer, así que te dispones a dormir.

Una entrada dice:

¡El Chupacabras!
¿El Chupacabras? Entonces, ¿el viejo salió corriendo hasta aquí desnudo y se escondió en el cofre de las armas todo el tiempo?

Te despierta la voz de Chamo Chapo Chinchuelas hablando solo.
—¿Chamo?
Te vuelves rápidamente y lo encuentras sentado en su cama, frotándose los ojos con la punta de sus dedos.
—Chamo! ¡Estás despierto!
Chamo Chapo Chinchuelas se incorpora y te mira fijamente.
—¿Dónde estamos, Joven Ian?

Fuentes[editar]

Las fuentes se componen de referentes bibliográficos ficticios.

⚜️[editar]

0
 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png