Bots:Historia del Capitán Pedro

De Bestiario del Hypogripho
Un Aerogaleón Hispañol, la nave del Capitán Pedro y la clase de aeronave predilecta de este imperio peninsular-mediterráneo.

Este artículo tiene elementos tentativos o especulativos que formarían parte del Omniverso de Umaggar (lo Semifinito), pero que no fueron necesariamente confirmados como canon en él.   Este artículo tiene elementos que forman parte del multiverso de la Metásfera Zzsh.   Este artículo tiene elementos que forman parte del planeta y línea temporal del Aeromundo.     Este artículo tiene elementos originales creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo se compone de contenidos creados por Avengium (Ángel Montero Lamas).  Este artículo se compone de contenidos creados por Jakeukalane.  Este artículo tiene elementos creados por Patata.  Este artículo contiene elementos que son parte del proyecto "Alkimia: El Último Rol". Sus autores originales mantienen sus derechos originales en sus contenidos creados antes de la existencia de la wiki.  Este artículo contiene elementos creados con la asistencia de un bot u otra forma de "inteligencia artificial".  Este artículo está ilustrado con imágenes modificadas por NimoStar, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo no posee aún fuentes ficticias, pero se beneficiaría de ellas.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

La Historia del Capitán Pedro es una historia-rol creada en una partida multijugador de AIDungeon. Sus contenidos no son canon para el Aeromundo. Algunos sucesos son creados por jugadores humanos; otros son resposabilidad de un modelo GPT-3 en modo dragón.

Contenido[editar]

Introducción[editar]

Japón Medieval con espíritus y Samurais, y Aeronautas Steampunk en un mundo de islas flotantes. Bienvenidos a Aeromundo: Los espacios habitables para los humanos en éste mundo no son trozos continentales que sobresalen del mar por su altura, sino solamente islas voladoras y también grandes extensiones de terreno suspendidas en el aire[n 1]. Las potencias se disputan Japón porque ha pasado cerrado al mundo por siglos, en una política de aislamiento total. En éstas islas aún hay espíritus y dragones.

Eres el Capitán Pedro, un capitán de Aero-Galeón español que en los territorios nippones sirve en la secta Yureikán. Has pasado la mayor parte de tu vida sirviendo a la corona española, pero tú y tu tripulación han sido contratados por la secta Yureikan para proteger las islas flotantes de Japón del resto de los Aeronautas a vapor, que son considerados invasores por los Nippones.
Actualmente estás estacionado en un puesto de avanzada en el Reino de Ryukyu, una isla autónoma que una vez fue la base de operaciones del Imperio Mongol de Aeromundo antes de la invasión de Japón hace siglos.
Esta isla es actualmente una tranquila estación comercial que ofrece descanso y reabastecimiento tanto a los viajeros del oeste como a la secta Yureikán.

(Capítulo 1)[editar]

> You saludar a la gente.
Estás sentado en la cubierta de una muelle en el puerto, tomando un té de hierbas cerca del vapor que te ha traído a esta pequeña isla.
A tu alrededor se encuentran algunas tiendas, un taller mecánico y una herrería mezclados con las casas flotantes de los lugareños.

> You ir a la herrería.
Te levantas y te dirijes a la herrería, donde algunos marineros están tomando cerveza.
Preguntas si puedes hablar con el dueño, señalando con el dedo.
Uno de los hombres te hace un gesto afirmativo.
Te encaminas por el patio hasta la pequeña casa, y entras.

> You say "¿está aqui el dueño de la casa?"
Una mujer en las mismas condiciones que el hombre de afuera aparece de atrás de una cortina.
Traduce lo que has preguntado, y se pone a hablar con el hombre rápidamente.
Te mira con curiosidad, pero no dice nada sobre lo que hablan.

> You espero a que digan algo.
Una vez han terminado, finalmente hablas.
Dices:
Traducido por lvqxorg para Biblioteca-puella ~Nota: He usado gente de mi clase, la imaginen ustedes si quieren, o ponerles caras a los personajes si les gusta más.
Aparece otra persona por la calle y entra en la casa.
"Me llamo Jakeukalane", dice. "Te he escuchado nombrar a Puella, así que he pensado que debía conocerte."
"¿Cómo eres tan amigo suyo?" preguntas.
"Puella siempre está haciendo daño a otros," responde Jakeukalane.

> You say "¿entonces tienes ya reparada mi armadura?"


> You say "¿Puedo recogerla?"
"¿No quieres saber lo que le pasó a mi armadura?" preguntas.
"No hay problema," responde Jakeukalane. "Tengo una pieza de metal que falta."

> You say "¿esta ya puesta en su sitio?"
"Llevo un tiempo haciendo suficiente metal como para tenerlo siempre a mano." Jakeukalane sonríe.
"¿Puedes decirme dónde está ella?" preguntas.
El mecánico se ruboriza y aparta la vista.

> You say "¿¡qué has hecho con mi armadura!?"
"¿Qué ha sido de ella?" preguntas.
"¡Se la he dado a un grupo de viajeros!" grita Jakeukalane, asustado. "No podía quedarme con ella. ¡Pueden venir a reclamarla!"
"¿Por qué me has hecho esto?" preguntas.

> You say "Soy Millán, capitán de Aeronave de la corona española. ¿Qué sucede aquí? ¿Qué lio es este con la armadura?"
"¿El capitán Millán?" pregunta Jakeukalane. "¿A qué se debe su visita?"
"Déjate de preguntas y contesta a esta," dices enfadado. "¿Qué lio es este?"
Reaccionando ante el enojo, Jakeukalane responde:

> You say "Tuve un error al entregar una armadura. Pero me sobra metal así que trabajaré y haré una nueva armadura."
"¿Necesita que le arreglemos otros artilugios?" pregunta Jakeukalane.
"Sí," respondes. "El casco, las botas, las placas de la parte delantera..."
"Sí, sí, sí," exclama Jakeukalane.

> You say "yo soy el sargento patata, y espero que tengas mi armadura lista antes de que tengamos que zarpar otra vez ¿te ha quedado claro?"
"¡Sí, sargento!" grita Jakeukalane y toma tu armadura.
Te marchas de la estación de mecánicos y asciendes a uno de los carruajes eléctricos siendo tus hombres. Te quedas meditabundo por el resto del trayecto hasta el barco. Piensas en lo que has hecho.

> You voy a domir al barco.
Tras una hora de trayecto, acabas llegando al barco. El capitán te está esperando a la entrada del barco.
"¿Dónde has estado?" grita el capitán. "¿Acaso no sabes que aquí hay que estar siempre puntual?"
"Perdón, señor," responds. "No conocía las reglas."
¡señor me robaron la armadura, el capitán Millán lo vio todo!
El capitán se enfurece y aprieta un botón rojo que hay junto a su mano. Una luz roja comienza a parpadear en el techo, acompañada por un pitido agudo.
"¿Qué ha sido eso?" preguntas.
"¡Toma tu maldito equipo y ponelo en el estante del fondo!"

> You say "señor no lo tengo, estaba en la tienda"
"¿Tienes intención de desobedecerme?" grita el capitán. "Te crees muy listo, ¿eh? Pues búscalo."
El capitán señala a un contenedor grande que hay en el suelo.
"¡Pon ahí tu armadura, y date prisa!"
Un polizón estaba escondido en el contenedor. Sale de él apuntando su pistola.
"Me temo que hoy no es su día, capitán"El polizón dice. "¿Por qué no nos dejas subir a bordo?"
Tus hombres tratan de abatir al polizón, perz sólo consigue herir a uno antes de que le dispares a él. Al final, no hay suficientes armas cargadas para todos. Te quedas atrás, batiéndote con la tripulación.
El mar estaba en calma como un lago, aunque no te molestaría tener un poco de viento.
De repente, ves a dos barcos aparecer por delante de ti.

> You mando a los hombres a los puestos de combate.
"¡Sargento, saboteemos el barco!" gritas.
Asiente y enfila hacia las máquinas. Los otros se dirigen a los motores. Luego, oyes una voz amplificada por megafonía.
"Soy el polizón de antes. Ahora el barco está bajo mi comando en nombre de la Reina Elizabeth II, Emperatriz de los Bretóñicos! MUAJAJA"
Un carguero se acerca a izquierda, y ya está listo para recibirte.
"Eso no es todo", dice el Lord Protector de los Antepasados Escoceses. "¡Hay un tercer barco en la zaga! ¿Me oyes, traidor?"
Aunque estás a tiempo de evitar el segundo barco, no tienes suerte con el primero. El Capitán Guardián del Norte te caza y te impacta cinco veces. Tres de las balas te alcanzan en la parte superior del pecho.
"Una buena presa para la reina, no?" -Dice el Lord Protector. "Espero que me asciendan a la Cámara de los Señores por esto"
Tiras tu arma y cierras tus ojos, diciendo una oración Católica.

Mientras sucede el asalto en la aeronave de Patata, en la nave del capitán Millán iba todo bien. Caminabas por el barco, gozando de las vistas que te ofrecía el paisaje de las islas flotantes japonesas.
Frente a ti, un hombre te llama la atención. "¿Tienes un momento?"
No suena a amenaza, así que decidiste pararte a hablar.

> You say "Depende de quien sea usted y que quiera."
"Ah. ¿No me reconoces? Soy el Capitán Millán, o al menos ese es mi nombre de guerra... Un auténtico hombre de hierro."
Mira a su alrededor antes de decir: "El mío también".
Un escalofrío recorrió tu espalda. Ese hombre conocía tu identidad.

> You say "¿Me quieres decir que somos dos capitanes Millán en la misma aeronave voladora?"
"No. Estoy al mando de esta nave, como ya te he dicho. Tú eres el capitán que traicionó a su reina y se convirtió en un mercenario ponferrino"
"¿Cómo sabes todo eso?"
"Me lo dijo tu loro parlanchín"
"¿El loro?"
"Sí, me resultó bastante fácil atrapar a esa criatura hablando con ella en un idioma que sólo comprendo yo mismo."
"¿Por qué me has contado esto?
"Tengo un trato que ofrecerte.

> You say "¿y de donde ha salido que los nativos de ponferrada son mercenarios? Eso es una falsedad"
"Sonará a leyenda, pero hace muchos años atrás un capitán Millán traicionó a la reina de Ponferrada. El motivo... bueno, no estoy seguro, pero hay muchas teorías.
"¿Y que tiene eso que ver conmigo?"
"Creo que traicionaste a la reina porque estabas descontento. Queremos rebelarnos contra ella."
Eso suena muy interesante. ¿Pero es de fiar este hombre?
¡Eres el capitán Millán! La pregunta es: ¿Confías en este hombre?

> You say "¿Qué trato tienes para ofrecerme?"
"Uno que sólo te interesará si eres hombre de palabra. Si traicionas mi confianza, entonces el trato es rescindido"
El capitán se pone en pie, se inclina a tu altura y te susurra dos palabras al oído. No puedes creer lo que dicen.
"Bien, ¿aceptas?"
"BIen, ¿Aceptas?" -Repíte tu loro parlanchín, esta vez en un tono más alto- "¿Aceptas?"
¿Deberías aceptar?

> You say "Juguemos a este juego"
El capitán se pone en pie, se aleja unos pasos y te dice:
"Entonces zarparemos por la mañana. Con toda esta pólvora el plan no puede fallar"
"¡Zarpemos por la mañana!" -grita tu loro enfadado- "¡Zarpemos por la mañana!"
Sientes un escalofrío. ¿Qué clase de capitán entregaría su propia nave, de todas formas?
¿Deberías confiar en el capitán?

> You confío en el capitán.
El capitán parece sorprendido.
"¡Malo!" -dice tu loro parlanchín- "¡Muy malo!"
"Confías en mí, ¿verdad capitán?" -dice caminando hacia un armario- "Confía en mi palabra"
El capitán saca dos guantes de cuero y un par de pistolas.
"¿Esto te parece suficiente?" -pregunta.
¿Deberías coger los guantes, o elegir el resto de tus habilidades?

> You say "Deja de preguntar y haz lo que tengas que hacer, eres exasperante."
El capitán te mira dolido.
"Por favor, haz esto no por mi, sino por tu reina" -suplica- "¿Vas a traicionarla?"
Por un momento pareces algo perplejo. ¿Traicionar a la reina? Ciertamente eres fiel a ella, ¿pero traicionaría al capitán?

> You say "No quiero saber nada de la reina autocrática de Ponferrada. Ponferrada me parece un territorio minúsculo, puede quedarse Ponferrada todo para ella."
El capitán se sienta, aparentemente agotado.
"¿Qué pasará si morimos?" -pregunta- "¿Cuánto más tendría que luchar? ¿Cuántas veces más tendría que tirarme al mar en paracaídas?"
"Si gobernara Ponferrada, eso no pasaría de nuevo" -lamenta el Capitan- "¿Cómo puede un país tan pequeño tener una vida militar tan grande?"
El Capitán se levanta y toma algunas cartas marinas en las estanterías.
"Mire, capitán, no hay ningún motivo por el que no podamos estar de acuerdo" -dice ofreciéndotelas-

> You say "No te desanimes, ahora tenemos que pensar en Japón. Tenemos que entablar unas buenas relaciones diplomáticas con los Nippones y dejar de pensar en pequeño. Ponferrada es una minucia. Hagamos acuerdos con los Japoneses."
El capitán sonríe.
"¿Vas a empezar ahora con la diplomacia?" -pregunta, sonriendo-- "Te felicito, eres un magnífico diplomático. Te tomaré como ayudante de Henry en el futuro."
"Sería un honor, capitán"
Te levantas y le estrechas la mano.

> You say "Con este gesto queda sellada nuestra amistad. De ahora en adelante procuremos avanzar en las relaciones diplomáticas con Japón."
"Capitán, creo que hemos encontrado un continente" -dice un marinero, señalando algo.
Te levantas de un salto y corres hacia proa. Sus palabras te producen un intenso temor y a la vez excitación.
"¿De verdad? ¿Estás seguro?"
"Sí, capitán."
Efectivamente, un pequeño continente se ve en el horizonte Sur.
"¡Carguen los cañones! ¡Disparemos al aire para celebrar esta gran noticia!" -ordenas.
"Sí, capitán."
El barco de tiro compuesto se acerca al continente cada vez más rápido.
En el continente empiezas a divisar personas. Hay unas pirámides escalonadas pintadas de esmeralda. Los nativos se congregan. Uno de ellos parece ser su líder.
"Capitán, tenemos que apresurarnos en establecer contacto con los nativos, por si son hostiles" -dice el Primer Oficial.

> You say "De acuerdo, establezcamos contacto, muestren el signo internacionalmente aceptado como pacifico. Declaremos nuestra intención de hablar."
Cargas a la gente a bordo en una pequeña canoa. Armas en mano, se lanzan al agua y remaban hacia la orilla en medio de una gran expectación. El líder nativo se adelanta a recibirte en la orilla. Se sientan sobre las piedras.
"Yo soy Turatuk Raymi Chankán" -Te dice el líder nativo, en un extraño dialecto compatible con el español, "Bienvenidos a la tierra de la esmeralda. Pueden llamarme Turatuk."
A su alrededor se alinean guerreros que llevan garrotes de madera con puntas de obsidiana.
"¿Me acompañarías a mi ciudad, capitán?"
"Con mucho gusto, Turatuk" -Te levantas- "Por favor, señalémonos un sendero hasta allí."
"¡Bien!" -Dice Turatuk, señalándote un camino a través de las rocas y las plantas- "Acompáñame, capitán."
Te pones en marcha tras Turatuk.
"¿De dónde vienes?" -Te pregunta-

> You say "Vengo de las tierras de la corona española. ¿A donde tengo el placer de arribar?"
"¡A las tierras de la esmeralda, capitán! Sé que tu gente tiene una mala fama, pero no todo son males. Los pueblos tienen que cambiar, ¿No crees?"
Te desvías de su mirada.
"Tus amistades son lo que eres." -Contestas- "Puede que tengas razón."
Te adentrás en un desfiladero por un camino.
"¿Qué llevas a bordo, capitán?" -Te pregunta- "¿Es cierto que los españoles tienen el mar de la misma propiedad que el suelo?"
"No, no es del todo cierto" -Contestas-

> You say "El suelo está mucho más duro al caerte que el mar. Es una de sus muchas diferencias."
"¡Ah, sí, una diferencia muy importante!" -Ríe Turatuk
Te adentrás en el desierto.
"El camino se torció un poco" -Dices en tono de broma- "¿Que camino debemos tomar?"
"¡Siempre hacia delante! ¡Siempre hacia delante!" -Ríe Turatuk-
Te encuentras con que ya no hay más vuelta atrás. No hay vía de escape.
"¡Bien! ¡Vamos!" -Dices, encaminándote hacia delante!
Empiezas a sospechar que el desierto infinito es realmente infinito. Los guerreros de Turatuk se disuelven en la neblina.
"¡Capitán! ¿Cuánto tiempo debemos estar aquí?" -Pregunta un soldado de tu tripulación, desconcertado- "No hay vuelta atrás y Turatuk ha desaparecido."
"Ningún problema." -Dices, confiado- "¡Continuemos el camino!"

> You say "Ese Turatuk puede que fuera un diablillo bribón, o un espíritu de la tierra, pero nada malo le puede pasar a alguien que lleva un corazón optimista y vela por los mejores intereses para su patria."
"¡Yo quiero ir a casa!" -Dice otro soldado- "No veo mucho sentido en esta marcha, capitán."
"No tienes ningún sentido para la aventura" -Contestas, con un guiño- "Mantente cerca y verás cosas que no creerías que existen."
Así es que llegan a la Ciudad Verde de la Esmeralda. Turatuk los espera sentado en un trono.
"los españoles son un poco lentos en el desierto" guiña un ojo, "pero sobreviven. Me alegro de que estés aquí."
"¿Dónde estamos, Turatuk?" -Preguntas- "No hay ningún otro corazón por aquí."
"¡Mira a tu alrededor!" -Dice, entusiasmado- "¡Son sólo esmeraldas!"

> You say "Esmeraldas por doquier, montañas de esmeraldas. ¿como es eso posible?"
"¿veo que no me conoces?" -Ríe, guiñándote un ojo- "Soy Turatuk, el diablillo de las Esmeraldas. ¡Esta ciudad está hecha de esmeraldas! ¡Todas ellas son mías!"
Sientes un poco de envidia.
"¿Puedo quedarme aquí?" -Preguntas, en un susurro.
"¿Por qué no?" -Ríe- "Todos son bienvenidos a Ciudad Verde de la Esmeraldla."
Parece que se te ha perdonado tu traición, aunque Turatuk está destinado a estar siempre parado en el lado correcto de la ley.
"¿Y no tengo que pelear contigo?" -Preguntas, aunque sospechabas que no.
"Oh, pero claro" -Dice- "Pero aquí y ahora, pero no antes de que hayamos terminado de cenar."
La cena tiene una cantidad inusitada de chocolate y algunas piedritas verdes, pero no te quejas. Tú pediste el combate y pronto lo tendrás.
"¿Te gusta el chocolate?" -Pregunta Turatuk, con un guiño.
"Me encanta." -Contestas, guiñandole un ojo a tu vez.
El combate es rápido y certero. Apenas te das cuenta y ya hayas bebido un poco más de la cuenta, no obstante las cosas empiezan a ponerse feas.
Turatuk tiene una lanza de esmeralda muy dura y afilada. Asimismo no le ha afectado la sobredosis de chocolate como a tí.
"¡Gran cosa!" - murmuras tú mismo, mientras conviertes tu sombra en una garra y te lanzas contra el diablo de las esmeraldas.
Puedes sentir su traición desde el momento en que lo haces, ya que está claro que no había bebido tanto como parecía.

> You say "Respondeme algo si puedes, Turatuk, ¿todo el chocolate produce ese efecto o el que hemos bebido hoy era especial?"
"¡Calla!" - Gruñe entre dientes, mientras le escurres la cabeza lejos de tí.
El combate te ha llevado hasta el borde de un vagón cercano, donde dos hombres se retuercen de dolor debido a unas caídas leves.
"¡No hay tiempo que perder!" - Grita el capitán, haciendo que a un lado a Turatuk.
Tus garras se clavan en el brazo de Turatuk, mientras que el capitán se las arregla para propinarle un buen rodillazo en las partes.
Turatuk se limita a reir "Bien jugado, pero veremos si puedes atravesar el desierto sin mi ayuda", y se hace neblina.
El capitán se apresura a levantar a los dos hombres del suelo, donde habían caído. "¿Están bien? ¿Qué demonios ha pasado?"
"¡Todo está controlado!" -Gritas tú, rascándote la cabeza-. "El enemigo se alejó volando hacia el desierto..."
Jakeukalane se materializa delante del capitán. "¿Qué demonios pasa? El campamento principal me ha mandado mensajes. ¿Por qué hemos detenido el tren y nadie responde?"
"¡El malvado se hizo humo!" - Gruñes, y desapareces dejando atrás una estela de humo morado.
Jakeukalane se queda perplejo. Después de un momento, se palpa el pecho y la cadera izquierda, donde se supone que lleva aparatos electrónicos. "¿Se están riendo de mi?" - Pregunta con evidente rabia.
"¡Sácanos de aquí antes de que vuelva!"

> You say "De acuerdo, conseguiré que todos salgamos de esta tierra encantada."
Jakeukalane asiente con la cabeza, y se le ilumina la cara. "Gracias, gracias. Quizás hayas salvado al mundo. Y luego está el asunto de rescatar a tu hermana..."
Tus compañeros de viaje te miran fijamente a la espera de tus instrucciones.
1) Salir de esto
2) Rescatar hermana (consultar tabla de caracteres para ver estado actual)

> You say "1"
"¿Sirve esto?" - Preguntas, poniendo una barra de suero energético en mano.
"¡Oh gracias a Dios!" - Grita Jakeukalane mientras se termina la barra.

> You say "Vayamos a rescatar a tu hermana, no está tan lejos, sólo es Australasia"
Jakeukalane se echa a reír, una carcajada desquiciada. "¿No es el continente más alejado?" - Se rasca la cabeza, y parece que está intentando recordar algo.
"Avisad a los del tren" - Dices tú, con una sonrisa amplia y dolorosa en tu cara -

> You say "De acuerdo, vayamos. Siempre hacia adelante"
Jakeukalane se da la vuelta, y corre de regreso al tren a través del desierto. Los otros aventureros siguen a Jakeukalane, pero dos de los se quedan.
"Soy Jarred, gracias por preguntar" - Saluda un tipo grande y fornido.

CAPÍTULO 2: RESCATE AUSTRALASIATICO DE LA HERMANA DEL CAPITÁN PEDRO[editar]

"¿Y tú eres?" - Gruñe el segundo aventurero, un tipo pequeño y delgado.
"Esteban" - Dices tú a modo de saludo.
El segundo aventurero (se llama Sebastian, ¿cierto?) parece decepcionado. "Eso pensé".

> You say "Pues vamos. Juntos tendremos más posibilidades."
"¿Estás seguro? Puedes quedarte atrás si crees que es demasiado peliagudo" - Dije, intentando parecer valiente frente a un desafío que en realidad me había puesto pálido.
El gigante sonrió con frialdad y se encogió de hombros. "Vamos entonces".
Llegan al puerto para tomar una aeronave a Australasia.
"¿Cuál es el plan entonces?" - Preguntas, dándoles la vuelta a tus manos.
"Asaltar una bodega de armas y luego evadir al resto de los Grandes por un tiempo hasta obtener un barco y irnos de aquí" - Dijo Jakeukalane.
Todos gritan su nombre, uno por uno y juran ir hasta Australasia a pesar de la distancia, la falta de recursos y sufrir todo tipo de desventajas.
Al pasar el tiempo, se hizo evidente que Jakeukalane los había manipulado.
"¿Crees pues que debemos ir?" - Preguntas a Sebastian, quien observa con las manos en los bolsillos.
"No"
Jakeukalane no los había manipulado. La hermana del capitán realmente estaba en Australasia.
"¿Perdiste una apuesta?"
"Sí. Avisemos al capitán"
Pide el capitán, poniéndose de pie.
"Bienvenido a bordo, Esteban", dice con frialdad el capitán.

> You say "Aunque Jakeukalane nos haya manipulado no tenemos que darnos por vencidos. Tenemos que continuar. Con perseverancia lo conseguiremos. No es la primera que hace de las suyas"
"¿Por qué dices que no hemos de rendirnos?"
"Jakeukalane se hace llamar el Arquetipo y todo esto son sólo juegos para él. No haremos más que ponernos en ridículo persigiéndolo"
El capitán sonríe irónicamente.
"El narrador dijo que Jakeukalane nos ha manipulado. Yo confío en el narrador"
Sebastian se ríe divertido.
"¿Desconfías del narrador? Eso no puede ser. El narrador está muerto."
"El narrador, Jakeukalane, todo el mundo... seguid con vuestros jueguecitos. Yo no me rindo"

> You say "Continuo la misión por más obstáculos que haya."
"¿Has perdido el juicio?" - Preguntó Sebastian, sorprendido.
"El capitán y todo el mundo está en lo cierto. Esta es una misión ilegal que sólo repercutirá en mal en todos los sentidos"
"Creo que todos hemos tenido mucha agitación hoy. ¿Qué tal si calmamos los ánimos con una buena siesta?" -Dice Esteban.
"Ah, sí. No hay nada mejor que una siesta en el mediodía"
"¡Ya lo creo!" - Dijo Sebastian mientras se frotaba las manos.
"¿Qué tal si jugamos a adivinar qué divertidas cosas habrá sobre los estantes?" - Preguntó Esteban, siempre queriendo divertirse.

> You say "Una buena siesta. Que tengáis buenos sueños."
"¡Por qué no me sorprende que seas tan rastrero, Tom!" - Dijo Sebastian.
"Pues siento decepcionar a todo el mundo"
"¡Oh, no! ¡No lo hagas! Puedes hacer lo que quieras: No me sorprendería de nuevo. Está bien"

> You say "Tom, ¿como has podido hacernos eso?"
"Está bien, no me rendiré. Jakeukalane puede intentarlo todo, pero yo no me rindo."
El capitán parece bastante sorprendido.
"¿Qué has dicho?" - Preguntó el capitán

¿Has dejado que el descontento por tu decisión se apodere de ti?
Búscate una excusa para dejar que el capitán se haga cargo de la misión.
Mientras el resto pelea, Esteban divisa una nave a la distancia. Lleva el pabellón de Bretaña-Oriental.
"Capitán, hay una nave cerca" - Dijo Esteban.
El capitán mira en la dirección que Esteban está mirando.
"¿De verdad? No se ve muy bien desde aquí" - Dijo el capitán.

> You say "¡Bretaña-oriental!, esos britanico-Quinos. No me esperaba esto de ellos."
"¿Qué pasa?" - Preguntó Sebastian.
"El rey de los britanico-quinos, Jacobo IV está al mando de una flota en las cercanías. Quiere devolverles a todos a casa y le han informado de que estamos aquí."
-¿Y?" - Preguntó Esteban.
"Que si no nos volvemos a casa abrirán fuego con sus aeronaves"
"¡Eso es hacer trampas! Esto no es justo" - Dijo Esteban.
"¡No!", respondió el capitán. "Por favor, estamos intentando conseguir que se vuelvan a casa, ahora mismo. ¿Me harías el favor de decirles que vuelvan a la suya?"

> You say "Yo estoy a favor de que los Britanico-Quinos puedan volver sanos y salvos a sus casas. Siempre y cuando ellos no disparen sobre nosotros primero. Si nos dejan pasar, no habrá heridos."
"¿No habrá heridos?" - Preguntó Sebastian.
"Sí, me parece justo. El capitán asiente y dice: "Voy a ver si este plan funciona."
Abre una rendija y grita hacia el exterior: "¡Escuchad! ¡Dentro de cinco minutos abriremos fuego!
La respuesta fue un cañonazo a babor de parte de la flota de Bretaña-Oriental. El proyectil impactó contra el casco, y algunos fragmentos de metal al rojo vivo se clavaron en las paredes.
"¡Dos", gritó el capitán.
El aerodeslizador dio otro revoloteo.
"¡Tres!"
Un disparo proveniente de otra nave rompió una de las aspas del aerodeslizador.

> You say "Jacobo IV así lo ha querido."
El capitán se vuelve hacia ti.
"¿Crees que no lo sé?", pregunta, "Aunque no lo haga puedo ver desde aquí que un barco se está acercando demasiado rápido hacia nosotros. El capitán da media vuelta y grita: "¡Voy a abrir fuego! ¡Todos a cubierta!
Esteban se prepara para devolver los cañonazos en medio de una lluvia de fragmentos fundidos. Los proyectiles abren agujeros en las paredes de madera.
El capitán vuelve a mirar hacia fuera y grita: "¡Ahí vienen! ¡Apunten bien esta vez!
El piloto da media vuelta y apunta su cañón.
"¡Fuego!

> You say "La respuesta es grandiosa, "
Un foque da vueltas en el aire.
"Pólvora", grita el capitán.
"¡Maldición! ¿Qué tipo de cañón es ese?"
Un proyectil se clava en el suelo, al lado de tus pies.
"¿Acaso son invisibles? No, no lo son", reflexionas. "Pólvora negra..."
Apuntas tu arma hacia el agua. Un barco Negro se aproxima a toda velocidad a ti desde atrás, con las banderas a media asta. ¿Acaso están velando sus caídos?
"No, no son tan tontos", piensas. "Son una nación avasalladora, consumidora de culturas; su lema es 'El fin justifica los medios'. ¡Se están riendo de nosotros!
"¿Qué demonios estás haciendo, Sebastian?", pregunta el capitán a bordo del barco extranjero, "

> You aquí no hay ningún Sebastián, se habrá caído por la borda en un despiste.
"¡Ha fallado!", grita el capitán del barco. "¡Maldita sea, habéis perdido la oportunidad de teneros a ese corsario putañero!"
"No, no lo he hecho", respondes.
"¿Qué?", dice el capitán sorprendido.
"Sebastián sigue aquí. Quería saber cómo reaccionabas. ¿Pero quién eres?"
"Soy el Capitán Jacques Gorrión del Cabastro Negro"
"¿Y qué tal si te vuelvo a disparar?"
"No lo hagas", suplica el Capitán Gorrión. "¡Ayúdanos, y seremos tus esclavos sexuales hasta que caiga el Sol! ¡Haremos cualquier cosa que nos pidas, mi Capitán Corsario!"
Disparas con el triple de elocuencia.
"¡Mierda! ¿Qué demonios estoy haciendo?", piensas. Apuntas tu arma al suelo y dices: "Hay un corsario, dicen que se ha pasado a los extranjeros".
O quizás sea un corsario psíquico, y esté jugando con nuestras mentes.
"¿Qué quieres decir?", pregunta el Capitán Gorrión.
"Sólo que está sirviendo a una nación extranjera, eso es todo".
"¿Y quién puede ser?"
Aprovechas tu inventiva. "No... No lo sé", contestas.
"creoque hemos consumido demasiado Loto de Aeromundo" dice Esteban "Eso causa alucinaciones"
"¡Apunta a su cabeza, Sebastian!"
Disparas.
Te disparan.
Has perdido.
Has perdido totalmente.

(Epílogo)[editar]

Apareces en una pared blanca, mirando a una mujer con gafas que se sienta frente a ti.
"¿Estás cansado de tus amistades?", pregunta.
"No, creo que no", contestas.
"¿Quieres cambiarlas por otras nuevas?".
"¿Dónde estoy? ¿Quién eres tú", preguntas, "y qué pasa con mi tripulación?.
"No tengo todas las respuestas", contesta ella. "Puedo mostrarte otros cinco amistades, si así lo deseas".
"¿Otros cinco?", preguntas.
"Sí", responde ella,
"Pero no quiero ni uno. Devuélveme mi vidsa (sic), bruja protestante!" -Contestas "Tienes un montón de amistades. Puedes cambiarlas por otras cinco. ¿Quieres hacerlo?"
"¿Qué hay de mi tripulación? ¿Y si no quiero amistades?".
"Eso está bien", responde ella, descaradamente (pero amablemente).
"Te he visto jugar. Eres bueno, muy bueno. Creo que debes intentar algo nuevo".
"¿Nuevo? No quiero una segunda partida, no he terminado esta", protestas.
"Ah, pero esto no es un juego", dice ella. "Y no estás atascado. Puedes empezar de nuevo. Eres un maestro en tu campo".
"¿Quieres decir que puedo tener otras diez vidas?".
Ella se ríe.
"Diez, cien, mil. Todo es posible. Eres el maestro de este mundo"
"¿Por qué estoy atascado en una pared, entonces?"- preguntas
"Porque te diviertes mucho. Creo que ser nadadores profesionales se te ha olvidado".
"¿Qué tiene eso que ver con estar atascado?"
"Todo. Tienes todo lo que siempre has deseado"

Notas[editar]

Las notas son tan ficticias como los contenidos.
  1. El océano en Aeromundo está cientos de betros abajo de las islas flotantes. La humanidad no suele visitarlo ya que la creencia común es que no hay tierra firme significativa que sobresalga del mar en toda la superficie del Aeromundo. Estos "detalles" eran muy largos para la descripción base de AIDungeon, que tiene un límite de 500 caracteres.

⚜️[editar]

0
 Icon Nimo Rhombus II 1036px.png  Artículo original de NimoStar
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png 
 DarenGa by nosoyridley dbhf432.png  Artículo original de Avengium
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png 
 Avatar Jakeukalane.png  Artículo original de Jakeukalane
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png 
 Avatar Patata.png  Artículo original de Patata
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png