Bestiateca:Saga de Bósi

De Bestiario del Hypogripho
Bestiario borrador.jpg ADVERTENCIA DE FALTA DE CONTENIDO: Este artículo es un borrador, que se encuentra (evidentemente) incompleto.
Sé paciente
Logo Bestiateca 2.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Bibliografía

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Presentación[editar]

Por fortuna, los últimos años han visto la multiplicación de traducciones de las sagas islandesas y de otros relatos nórdicos estrechamente relacionados con ellos, como la historia de los reyes daneses de Saxo Gramático, redactada en latín. Disponemos ya de la mayor parte de las "grandes sagas" de islandeses, aunque nos falten aún algunas, como la de Grettir o la Laxdæla, que es de esperar aparezcan a no mucho tardar. Pero disponemos también de sagas históricas, legendarias, "de vikingos" y otras más que consiguen ofrecernos, en conjunto, una panoplia ya suficientement amplia para que el estudio de la antigua literatura nórdica, y en particular islandesa, no sea ya una imposibilidad en nuestra lengua, como lo era hace apenas una veintena de años. En este progreso, la Editorial Tilde ocupa un lugar de clara avanzadilla, pues se ha atrevido a publicar, y de forma continuada a lo largo de un periodo de tiempo ya relativamente largo, algunas sagas menos conocidas, menos frecuentemente traducidas, menos "obvias", en una palabra. Pero al mismo tiempo fundamentales para quien quiere avanzar en el conocimiento de esta literatura apasionante, única sin duda en el mundo literario del medievo europeo. Y desde luego, es fundamental acceder a la especificidad de lo islandés, que muchos quieren —queremos— ver como una manifestación real, aunque tardía y alterada, del mundo escandinavo del paganismo.

Cierto. Pero esa especificidad islandesa incluye su innegable entronque en ese mundo literario del medievo europeo. Sabemos que los islandeses conocían perfectamente lo que se producía en el continente, y son testimonio de ello la traducción constante de obras latinas y francesas, pero también inglesas, incluso de citas —¡ocultas, claro, sin referencia de número de página, estamos en el medievo!— a textos extranjeros. Si no tenemos en cuenta el aspecto europeo de la cultura y la literatura islandesas difícilmente podemos llegar a comprender ésta, a ver cuál era su realidad más profunda. Unas letras islandesas exclusivamente nórdicas —no digamos ya "germánicas"— no son sino un fantasma inexistente. El mestizaje cultural, la conservación de elementos propios, a veces muy antiguos, junto con la absorción de elementos llegados de aquí y allá, conforman la relaidad de la gran literatura islandesa de la Edad Media sin quitarle ni una pizca siquiera de su autenticidad y su carácter único. Y aquí entra por la mayor de las puertas del Valhala la Saga de Bósi. Saga poco conocida y atípica en varios sntidos, pero al mismo tiempo un compendio de los elementos que conforman esa literatura: una base y un estilo narrativo propios, peculiar y únicamente islandeses, unidos a la utilización consciente y fundamental de obras literarias extranjeras, los fabliaux fanceses, junto con algunos elementos que pueden provenir de la antigüedad pagana y otros muchos de carácter netamente popular. En la Saga de Bósi tenemos un relato de formas claramente populares, folclóricas incluso, un cuento como los que se recogieron de la tradición oral en el siglo XIX, con su típico desarrollo temático, sus típicos personajes, las enormes dificultades que el antagonista causa al protagonista y que éste consigue superar con la ayuda de algún personaje providencial, un objeto maravilloso, o ambas cosas a la vez. En esto se aleja de sagas como la de Nial**, por poner un ejemplo de saga radicalmente distinta (¿o no tanto?), pero se acerca a otras como la de Grettir o, en un ámbito ya legendario-mitológico a la vez que folclórico, la de los Volsungos. Y como en ésta o como en la de GRettir, donde aparecen rasgos compartidos con el BEowulf anglosajón, tenemos muchas veces la impresión inevitable de que por ahí se esconden —en los juegos de los nombres de los personajes, en algunas referencias misteriosas (y el "Conjuro de Busla" no es la menor pero tampoco la única— las ideas mitológicas más antiguas.

Pero si cada sagas es una obra individual, la de Bósi no lo es menos. Su peculiaridad más llamativa es que a todo lo que acabamos de ver une un elemento erótico que posee escasos parangones en la prosa islandesa. Suele decirse y repetirse que la literatura islandesa medieval, las sagas en particular, es muy pudibunda, y en efecto suele ser así. Me inclino a pensar que más que pudibundez de fondo, se debe a que en la mayoría de los casos lo erótico no desempeñaba un papel de suficiente importancia en las aventuras narradas como para que valiera la pena detenerse en él. Y desde luego, las sagas cuentan solamente lo que es fundamental, imprescindible, insoslayable, y todo lo demás lo dejan en manos del lector. La Saga de Bósi, en cambio, es única en su utilización de la descripción explícita de lo sexual. Y las proezas sexuales de Bósi, como sus hazañas guerreras, le permitirán obtener la victoria porque sus compañeras le proporcionarán informes y, en general, la ayuda necesaria para llevar a buen fin sus difíciles misiones. Son compañeras de viaje del protagonista, pero su ayuda sólo se la conceden a cambio de los favores sexuales, de manera que éstos se convierten aquí, a diferencia de las otras sagas, en elementos fundamentales de la narración. El escritor islandés no tenía demasiadas fuentes propias a las que acudir, parece, a fin de componer esas escenas eróticas; y entonces, igual que en tantas otras ocasiones se usan los Evangelios, o un texto latino de otro tipo, o bien otra saga, como modelo para una parte del relato, aquí se echa mano de unos textos "especializados" en la materia; en este caso, provenientes de Francia y, como pone de manifiesto Mariano González Campo con sus estudios comparativo, bien conocidos del autor islandés. Una saga breve, repleta de acción, llena de cosas a cual más atrayente, y además con un infrecuentísimo contenido erótico explícito aunque sea por la vía de la metáfora... Una saga que es necesario leer.

Y a permitir que la leamos se ha puesto Mariano González Campo, autor ya de varias traducciones del islandés moderno y de trabajos de índole histórica sobre el norte escandinavo, incluyendo algunos que nos permiten conocer lo ya mucho que se ha hecho sobre estas culturas y estas literaturas en nuestro país y en lengua castellana. Como todo traductor de sagas, Mariano González ha realizado algunas elecciones, en el vocabulario, por ejemplo, que nos explica en nota o en el prólogo y que enriquecen el libro con pequeños apuntes sobre teoría y —mejor aún— práctica traductológica. Nos proporciona una versión extraordinariamente fiel, no sólo a la letra sino al espíritu del texto original y también al espíritu de la lengua castellana: si el mayor deseo del traductor es conseguir la equivalencia entre lo que "siente" el lector del original y lo que "siente" el lector de la versión traducida, creo que Mariano González Campo ha conseguido de forma óptima este objetivo tan difícil de lograr.

Nos ha proporcionado también todas las herramientas que pueda precisar el lector actual, desde el conocedor de lo medieval y de la literatura islandesa de las sagas, al que se acerca a este mundo por primera vez. Las abundantes notas no son simple muestra de erudición —y erudición hay mucha, y mucho conocimiento a fondo sobre muchas cosas—, sino ayudas puntuales para llenar los inevitables vacíos del lector en el conocimiento de la antigua cultura islandesa.

Una lectura, pues, atractiva en lo literario, a la vez que una fuente de profundo y actualizado saber sobre la literatura islandesa medieval que, a través de una obra infrecuente pero apasionante, tenemos que agradecer a Editorial Tilde y al buen hacer y el mucho saber de Mariano González Campo. ¡Gracias, pues, y enhorabuena!

Enrique Bernández
Catedrático de Filología
Universidad Complutense de Madrid

Los pueblos escandinavos (750-1050) tal y como aparecen en las fuentes medievales en prosa y entre los escaldas.

Introducción[editar]

I. Sagas de los tiempos antiguos[editar]

El género literario al que pertenece la saga que presentamos aquí pro primera vez en castellano, y cuyo nombre completo es Saga de Bósi y Herrauðr, se denomina en islandés Fornaldarsögur...

II. Saga de Bósi y Herrauðr[editar]

III. Notas sobre la traducción[editar]

Saga de Bósi y Herrauðr[editar]

[editar]

Capítulo I: De Hringr y sus hijos[editar]

Capítulo II: De la familia y crianza de Bósi[editar]

Capítulo III: Herrauðr se va de expedición con Bósi[editar]

Capítulo IV: Bósi mata a Sjóðr y se mete en problemas[editar]

Ahora hay que decir que en Gautland, mientras Herrauðr estaba ausente, Sjóðr inspeccionaba las arcas de su padre. Todos los cofres estaban vacíos, y también los baúles, y por su boca a menudo lo mismo: "Recuerdo", decía, "cuando este caudal ofrecía otro aspecto".

Después Sjóðr se preparó para salir de casa a recaudar los impuestos del rey y las rentas de las tierras y fue avaricioso en la mayoría de los cobros. Llega a casa del viejo Þari y le pidió que pagase la leva como hacían en otros sitios.

Capítulo V: Busla maldice al rey[editar]

Capítulo VI: El rey envía a Bósi a una misión[editar]

Capítulo VII: Bósi y Herrauðr pasan la noche en casa de Hóketill[editar]

Capítulo VIII: Los compañeros consiguen el huevo del buitre[editar]

Capítulo IX: De la batalla de Brávellir[editar]

Capítulo X: La muerte del rey Hringr[editar]

Capítulo XI: Bósi tiene noticias de Glæsisvellir[editar]

Capítulo XII: La fiesta nupcial[editar]

Capítulo XIII: El rapto de la novia[editar]

Capítulo XIV: Una batalla[editar]

Capítulo XV: Los hermanos jurados obtienen una victoria[editar]

Capítulo XVI: Herrauðr y Bósi se asientan en sus reinos[editar]

Índice de nombres propios y topónimos[editar]

Bibliografía de la Saga de Bósi[editar]

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".}

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".

⚜️[editar]

 Avatar Jakeukalane.png  Artículo redactado por Jakeukalane
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los redactores.
Icon bolígrafo azul 1.png