Bestiateca:Reynard el Zorro (EDLCQNE)

De Bestiario del Hypogripho

Ícono de desambiguaciónVer Reynard el zorro (desambiguación).

Logo Enciclopedia de las cosas que nunca existieron.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Enciclopedia de las cosas que nunca existieron.

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Reynard el Zorro[editar]

El más astuto miembro de su raza, que vivió en los tiempos en que el rey Noble, el León, reinaba sobre los animales de cuatro patas.

El rey Noble, un monarca sabio y bondadoso, estableció un gran tribunal de justicia para que todos los animales pudieran presentar las quejas que tenían contra otros. Reynard sabía que muchos animales presentarían reclamaciones contra él, y dijo que estaba demasiado enfermo para comparecer.

Un animal tras otro fueron pasando ante el rey, quejándose de algún perjuicio que Reynard les había causado, hasta que el rey envió a Bruin, el Oso, para que llevara al zorro ante él. Reynard no se resistió, pero insistió en invitar antes a Bruin a un banquete de miel. Guió al oso hasta un tronco hueco donde las abejas habían hecho una colmena, y abrió en él una grieta con una cuña y un mazo. Cuando Bruin metió el hocico en la grieta para lamer la miel, Reynard sacó la cuña y el oso quedó atrapado por la nariz.

Entonces el rey Noble envió a Tybert, el Gato, para arrestar a Reynard, pero éste le prometió a Tybert un banquete de ratones, y le llevó a una granja cercana, donde el gato cayó en una trampa para zorros, preparada para Reynard. Consiguió escapar, pero sólo después de que el granjero le diera una buena paliza.

Entonces Grymbart, el Tejón, que era el mejor amigo de Reynard, se ofreció voluntario para llevar al zorro ante el tribunal. Jugando con la vanidad del zorro, consiguió convencerle de que fuera con él, asegurándole que su labia le sacaría de cualquier aprieto.

Pero las pruebas en contra de Reynard eran abrumadores, y Noble le sentenció a morir ahorcado. Tybert se dispuso alegremente a preparar la horca, pero Reynard solicitó al rey que aplazara la ejecución mientras él confesaba todos sus delitos. Noble accedió, y Reynard empezó a narrar una larga historia, en la que todas sus fechorías parecían ser culpa de algún otro animal. Por último, aseguró que Bruin, Tybert y Grymbart habían conspirado para asesinar al rey, y dijo que conocía la situación de un tesoro que habían reunido para poder pagar a sus seguidores.

El rey Noble quedó convencido de que Reynard había sido acusado injustamente, y le dejó en libertad, con la condición de que le dijera dónde estaba el tesoro.

Reynard consiguió eludir este compromiso, alegando que había prometido ir en peregrinación a Roma, pero pronto volvió a hacer de las suyas. Noble le citó de nuevo ante la justicia, y nombró fiscal a Isegrim, el Lobo. Pero Reynard consiguió zafarse de todas las acusaciones, hasta que Isegrim perdió la paciencia y le desafió a un torneo.

Los animales pensaban que Isegrim, con su mayor fuerza, derrotaría sin problemas a Reynard, y cuando el zorro se presentó al torneo se rieron a carcajadas del aspecto que traía. Se había afeitado todo el cuerpo, excepto la cola, y se había dado aceite en toda la piel. Cuando comenzó el torneo, utilizó la cola para echar polvo a los ojos del lobo, que no conseguía atraparle porque su cuerpo resbalaba.

No obstante, el lobo luchó con ferocidad y al final consiguió inmovilizar a Reynard contra el suelo. Se disponía a abrirle la garganta, cuando el zorro empezó a alabar su fuerza, su destreza y su resistencia. Isegrim se paró a escuchar y Reynard se solo, quedando libre de nuevo para continuar la lucha hasta que Isegrim cayó agotado.

El rey Noble dio una gran fiesta para celebrar la victoria de Reynard, y propuso al zorro que fuera su consejero. Pero Reynard no sentía deseos de vivir bajo la mirada del rey, y se excusó declarándose indigno de tal honor. Se alejó de la corte y pronto reanudó su modo de vida habitual.

Todo zorro moderno se siente orgulloso de Reynard, el zorro ancestral que demostró que un ingenio rápido y una lengua hábil pueden encontrar salida a cualquier apuro[r 1][b 1].

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".
  1. Este último párrafo se aparta de las fuentes originales sobre Reynard. En ningún momento se pone a Reynard realmente como modelo a seguir por el resto de los zorros.

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".
  1. Michael Page, Robert Ingpen (1988), Enciclopedia de las cosas que nunca existieron Este icono indica que el enlace anterior es un archivo PDF.Este icono dirige a una versión archivada en Internet Archive del enlace inmediatamente anterior., pp. 83-84.

⚜️[editar]

 Avatar Jakeukalane.png  Artículo transcrito por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente la bibliografía antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png