Bestiateca:Los gatos de Madalena Bavan (Ferrer Lerín)

De Bestiario del Hypogripho

Ícono de desambiguaciónVer Gatos (desambiguación).

Logo Bestiario de Ferrer Lerín.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la wiki de la Bestiateca.
Ver Bestiario de Ferrer Lerín.

Logo escatológico.png
Este artículo contiene descripciones que pueden resultar hirientes o desagradables para algunos lectores.
El lector procede bajo su propia discreción.
Logo no hoygan.png
Este artículo contiene ortografía acorde a su época aunque aparente ser errónea. No la cambies.

Los gatos de Madalena Bavan[editar]

Tornera del convento de Louviers y de quien se sospechó que había hecho entrar los malignos espíritus en el cuerpo de las religiosas de dicha ciudad. Pusiéronla en la consergería para asegurarse de ella; hiciéronla visitar los comisarios por médicos en su presencia, y la encontraron cuatro cicatrices de otras tantas cuchilladas que confesó haber recibido del diablo en la prisión de Evreux, siendo la más considerable la herida del bajo vientre. Visitáronla igualmente el pecho que acababa de ser curado de una úlcera, con la aplicación de diapalma. «Sólo encontraron un pequeño agujero del grandor de la cabeza de un alfiler gordo; el seno blanco, duro y liso, y los pezones pequeños, redondos y encarnados como los de una doncella de quince años, sin síntoma alguno de mal». Los comisarios hicieron su relación a la reina, y el cardenal Mazarin escribió al obispo de Vreux, demostrándole lo satisfecho que estaba de la conducta que había observado en este asunto. El obispo exorcisó a Madalena, y descubrió que había sido embrujada por Maturino Picard, director del convento, quien como había muerto, se excomulgó su cadáver, desenterróse y fue arrojado a un muladar. El juez del crimen, Rontier, mandó en seguida conducir a su presencia a Madalena para interrogarla, y confesó que estando en Ruan, en casa de una costurera, un mágico la sedujo y llevó a la reunión de brujas, donde celebró la misa y después la dio una camisa que la arrastraba a la liviandad; fue casada con Dagon, diablo del infierno, cuyo abrazo matrimonial recibió no sin padecer muchísimo; Maturino Picard la elevó a la dignidad de princesa de la reunión de brujos, cuando hubo prometido embrujar a toda la comunidad cometió con él el crimen de Sodomía sobre el altar del diablo; compuso maleficios sirviéndose de hostias consagradas mezcladas con pelo del murueco de la reunión de brujos; en una enfermedad que tuvo, Picard, la hizo firmar un pacto en un libro mágico; vio parir cuatro brujas en la reunión cuyos hijos ayudó a degollar y comer; el Jueves Santo había celebrado la cena comiéndose un chiquillo; en la noche del jueves al viernes, Picard y Coulé, su vicario, habían asesinado el santo sacramento traspasando la hostia por medio, y de ella salió sangre; además confesó haber asistido a la evocación del alma de Picard, que hizo Tomás Coulé en una granja para confirmar los maleficios de la diócesis de Evreux. Añadió a estas deposiciones, ante el parlamento de Ruan, que David, primer director del monasterio, era mágico, y que había dado a Picard una cajita llena de hechizos, delegándole todos sus poderes diabólicos; que Maturino Picard la tentó el pecho por debajo del jubón cuando iba a comulgar, y que la dijo: «Ya verás lo que acontecerá»; y que probó una conmoción tal, que se vio obligada a salir al jardín; allí, habiéndose sentado bajo un moral, un horrible gato, muy negro y hediondo, la puso las patas en la espalda y acercó el hocico a su boca para extraerle la sagrada hostia que no había aún digerido; por fin, había compuesto maleficios con sapos, polvos pestilenciales, etc. Añadió que Ricard celebraba la misa de la reunión de brujos, sirviéndole de diácono Boullé; que hacían la procesión; que el diablo, mitad hombre y mitad cabrón, asistía a estas misas execrables y que en el altar había candelas encendidas, pero todas negras. Madalena Bavan confesó además que, estando un día en la capilla del monasterio de Louviers, Picard la conoció carnalmente en dicha capilla, cometiendo esta acción criminal con abominaciones que horroriza explicar; durante cuya exacrable acción, un diablo en forma de gato que la declarante creyó ser el mismo que le apareció bajo el moral se presentó, y que el mágico Picard fue conocido ignominiosamente por él. Nos da vergüenza referir tales detalles, pero no se pueden omitir; siendo necesario conocer las nefandas supersticiones de los tiempos antiguos. Madalena Bavan dice también haber cohabitado y danzado con Boullé, y añade que algunos demonios en forma de gatos le habían prodigado sus caricias en la celda; y contó que habiendo los mágicos dado de cuchilladas en la preciosa sangre de Jesucristo, el vino (cambiado en sangre) regó la tierra; que Dios apareció humanamente con la santísima Virgen a sus pies, teniendo un santo a cada lado; que reprendió este asesinato a los mágicos, a quienes hirió con su rayo, mientras los dos santos recogían la preciosa sangre que había caído por la tierra... El 12 de marzo de 1643 Madalena Bavan fue condenada a encierro perpetuo en una gruta, y a ayunar a pan y agua tres días de la semana, por toda su vida, «por haber vergonzosamente prostituido su cuerpo a los diablos brujos y otros, con cuya cópula se hizo preñada, y por haber conspirado con mágicos y brujos en sus reuniones del sábado[r 1], para desordenar y arruinar todo el monasterio, y perder a las religiosas y a sus almas»[b 1].

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".
  1. Traducción literal para "sabbath".

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".

⚜️[editar]

Logo Francisco Ferrer Lerín.png
El contenido de este artículo fue creado por la persona siguiente:
Francisco Ferrer Lerín (Bestiario)
Texto incluido con propósitos documentativos. No modificar.
Dussiano por asralore.png
El contenido de este artículo fue recopilado por la persona siguiente:
Jakeukalane
Revisa las fuentes antes de cambiar cosas.