Bestiateca:Lahar y Ashnan

De Bestiario del Hypogripho
Logo Mitos sumerios y acadios.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la wiki de la Bestiateca.
Mitos sumerios y acadios y Bibliografía.

Un mito sumerio, todavía incompleto al no haberse hallado su final, narrado a modo de disputa o controversia, cuenta la utilidad del ganado y del cereal –personificados en sendas divinidades– para los dioses y los hombres. Del relato se deriva claramente la dependencia que la humanidad tuvo en sus primeros momentos del panteón divino.

Cuando en la Montaña del Cielo y de la Tierra[r 1]
An[r 2] hubo generado a los Anunnaki[r 3],
como el nombre de Ashnan[r 4] no había nacido aún[r 5], no había sido formado,
como Uttu[r 6] no había sido formada,
(y) porque para Uttu no había sido levantado ningún lugar sagrado,
todavía no existían las ovejas, no había nacido aún ningún cordero;
todavía no existían las cabras, no había nacido aún ningún cabrito;
la oveja no daba a luz a sus dos corderos,
la cabra no daba a luz aún a sus tres cabritos.
Porque el nombre de la sabia Ashnan y de Lahar[r 7]
los Anunnaki, los grandes dioses, no lo conocían,
el grano shegushu[r 8] de treinta días no existía aún,
el grano shegushu de cuarenta días no existía aún,
el grano shegushu de cincuenta días no existía aún,
los pequeños granos, el grano de la montaña, el grano de las puras criaturas vivientes[r 9] no existía aún.
No había vestidos con los que vestirse,
porque Uttu no había nacido aún, porque la corona[r 10] no se había erguido aún[r 11].
Como En-Nimgirsi[r 12] y En-Kalkal[r 13] no habían nacido aún,
como Sumugan[r 14], el dios de la llanura, no había llegado aún,
como la Humanidad, en el momento de su creación,
ellos[r 15] no sabían comer pan,
no sabían vestirse con vestidos,
las personas andaban sobre manos y pies[r 16],
(y) comían hierba con su boca, lo mismo que las ovejas
y bebían agua de las fosas.
Entonces, en la «Sala de creación»[r 17] de los dioses,
en su mansión Duku[r 18], fueron formados Lahar y Ashnan[r 19].
Los productos de Lahar y de Ashnan
los Anunnaki del Duku los comían, pero quedaban insatisfechos[r 20].
La buena bebida de su aprisco puro
beben los Anunnaki del Duku, pero quedaban insatisfechos[r 21].
En el puro recinto ellos[r 22] (y) para su prosperidad
hicieron existir en las personas el hálito de vida[r 23].

Otro poema en conexión con el anterior y del que forma parte, cuenta los beneficios que Lahar y Ashnan, al descender del cielo, trajeron a la humanidad.

Entonces Enki[r 24] dijo a Enlil[r 25]:
«Padre Enlil: A Lahar y Ashnan,
que han sido creados en el Duku,
hagámosles descender del Duku».
Obedeciendo la sagrada orden de Enki y de Enlil,
Lahar y Ashnan descendieron del Duku.
Para Lahar ellos[r 26] construyeron un aprisco;
plantas y hierbas en abundancia le presentaron.
Para Ashnan instalaron una casa;
arado y yugo le presentaron.
Lahar en su aprisco
es un pastor que incrementa los productos del aprisco.
Ashnan en medio de las cosechas
es una virgen amable y generosa.
La abundancia que viene del cielo
Lahar y Ashnan la hacen aparecer sobre la tierra.
A la sociedad llevan la abundancia,
al país llevan el aliento de vida,
hacen ejecutar las leyes de los dioses,
multiplican el contenido de los almacenes,
llenan hasta reventar los graneros.
En la casa del pobre, donde se amontona el polvo,
entrando en ella, le llevan la abundancia.
Ambos, allí donde estén,
llevan consigo a la casa enormes provechos.
El lugar donde permanecen lo sacian; el lugar donde se sientan lo aprovisionan.
Y alegran el corazón de An y de Enlil.

Tras estos versos aparece la controversia, pero en su transcurso beben demasiado vino. De este modo Lahar y Ashnan se querellan alborotadamente. Cada divinidad exalta sus propios logros y disminuye los de su oponente. Finalmente, Enlil y Enki intervienen, declarando vencedora a Ashnan[b 1].

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".
  1. Lugar de residencia de An antes de la creación.
  2. Dios absoluto de la cosmogonía súmero-acadia y rey del cielo en la tríada que formaba con Enlil y Ea. Fue el padre de los dioses y organizador del mundo. Se le veneraba en Uruk.
  3. Conjunto de los dioses que acompañaban a An en el cielo. Fueron luego repartidos por la tierra y el Mundo Inferior. Como dioses de ultratumba llegaron a ser los jueces de los muertos en algunos mitos.
  4. Diosa del grano. Su ideograma determina a la vez el trigo y el pan.
  5. El nombre de un ser era para los mesopotámicos sinónimo prácticamente de naturaleza o esencia de dicho ser. Al no haber nacido el nombre, lógicamente no había nacido su esencia. De ahí que Ashnan no existiese.
  6. Diosa de las plantas y el tejido.
  7. Diosa menor del ganado, designando sobre todo a las ovejas (¿o a la oveja madre?), y hermana de Lahar. Hay autores que a Ashnan lo consideran un dios.
  8. Determinado tipo de cereal. En las primeras traducciones de este mito se alude a «cereal shegushu, que producía espigas de 30 granos».
  9. Esto es, de los primitivos dioses.
  10. Tal vez aluda a la corona de la vegetación; es decir, a la vegetación en sí, utilizando una figura literaria.
  11. Algunos autores traducen: «no era llevada aún». La idea es que las plantas aún no habían sido creadas. En alguna traducción se recoge: «el dios Utu no había sido engendrado aún; no portaba tiara».
  12. Dios perteneciente al círculo de Enlil. Era el Señor de la divina corona de cuernos. Hay que ver, quizás, una alusión al dios Luna.
  13. «Señor de gran grandeza». Divinidad aquí difícil de precisar. "Kal" es grande. Cfr. É-kal, casa grande=palacio.
  14. Dios del ganado y, por extensión, de la llanura, figurado con rasgos animales. El vestido de tal dios era su propia piel y su tipo de alimentación era similar al de las demás bestias. De ahí la comparación entre Sumugan y la humanidad en su fase primitiva.
  15. Algunos autores suponen que se refiere este pronombre a los Anunnaki. Lo lógico es pensar que se está aludiendo a los hombres.
  16. Rasgo de animalismo de la humanidad primigenia. Algún autor traduce este verso: «las gentes iban con los miembros desnudos».
  17. Ki-ulutim. «Lugar de formación». Se está aludiendo a un mítico lugar en donde se daría paso a la creación del mundo y sus criaturas.
  18. «Colina santa» o «Montaña pura». De hecho, era la primitiva morada de los dioses, que ubicaban al Este del mundo.
  19. Esto es, los Anunnaki dieron existencia en la «Sala de la creación» al ganado y al cereal.
  20. El quedarse insatisfechos los Anunnaki significa que los productos de Lahar y Ashnan no eran suficientes mientras estas divinidades estuvieron habitando en la «colina santa». Hay que pensar (y esto no lo recoge el mito) que serían los hombres quienes dejarían satisfechos, con las ofrendas derivadas de Lahar y Ashnan, a los dioses, tras el descenso del ganado y del cereal a la tierra. También hay que ver en esta alusión una referencia al trabajo físico realizado por el hombre, frente a la pasividad de los dioses.
  21. Los Anunnaki quedaban insatisfechos tanto de comida (cereal, carne), como de de bebida (leche de ganado).
  22. Los Anunnaki.
  23. Traducido así este verso, nos hallamos ante la creación del hombre por parte de los Anunnaki. Sin embargo, en líneas anteriores se ha aludido ya a la existencia de la humanidad. Esto ha motivado que algunos autores traduzcan este verso como: «dieron medios de subsistencia a los humanos». Aceptada esta versión, podríamos considerar que los Anunnaki infundieron a los hombres el hálito de vida, esto es, la iniciativa para que se procurasen los adecuados medios de subsistencia. De todos modos, el acto de la creación de la humanidad, según los mesopotámicos, tuvo finalidad práctica: servir a los dioses para librarlos así de todo tipo de trabajo.
  24. Nombre sumerio del dios Ea. Enki fue el «Señor de la tierra», concebida como fundamento o vasto océano subterráneo. Su nombre acadio equivale a «casa del agua», lo que define su carácter y atribuciones. Fue dios del agua dulce y del océano; también se le consideró dios de la magia, de la sabiduría y aun del género humano. Fue muy venerado en Eridu.
  25. Importante divinidad del panteón sumerio. Dios de la atmósfera, «rey del diluvio» y «señor de los destinos» era el ejecutante de las órdenes de An, su padre. Poco a poco, fue suplantando el papel de dios absoluto. Fue venerado en la ciudad santa de Nippur.
  26. Enki y Enlil. También podría pensarse en los hombres.

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".
  1. Lara Peinado, F., (Ed.) (1984): Mitos sumerios y acadios, Editora Nacional. Madrid.

⚜️[editar]

Dussiano por asralore.png
El contenido de este artículo fue recopilado por la persona siguiente:
Jakeukalane
Revisa las fuentes antes de cambiar cosas.