Bestiateca:Kodama

De Bestiario del Hypogripho
Kodama, por Toriyama Sekien.
Logo Guía Ilustrada de Monstruos y Fantasmas de Japón.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Guía Ilustrada de Monstruos y Fantasmas de Japón.

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo está ilustrado con imágenes de Toriyama Sekien, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Kodama (木魂)[editar]

Se dice que en los árboles de más de 100 años aparece en forma de dios[r 1][b 1].

Comentario[editar]

En distintos lugares de Japón, es común encontrar unas inmensas sogas amarradas sobre los troncos de los árboles.

Los lugareños lo hacen para ahuyentar a los demonios. Cabe señalar también que, en muchas regiones, ciertos árboles son honrados como espíritus y en algunos de ellos se suele posar un kodama (literalmente significa «espíritu del árbol»). En caso de que alguien corte un árbol así, esta persona y todo su pueblo sufrirán un maleficio. Por eso, cada vez que uno quiera cortar un árbol tiene que hacer una fiesta y honrarlo como deidad.

Ahora bien, según dice Shigeru Mizuki[b 2], para los ojos humanos es difícil saber en qué árbol se ha posado un kodama. Por lo tanto, cualquier persona puede sufrir un terrible castigo al cortarlo. Algo terrible si consideramos que en Japón tanto las casas como los utensilios para comer, están hechos de madera[b 3].

Comentario 2[editar]

En la obra Takasago, el pino Takasago se considera uno de los pares con el pino Sumino-e que crece en la lejana Sumiyoshi; juntos, los dos son conocidos como Aioi-no-matsu (Pinos emparejados). El protagonista, un sacerdote sintoísta, se encuentra con una pareja de ancianos barriendo agujas debajo del primero. En una discusión de poesía, el anciano explica que los pinos son bendecidos, ya que viven mil años.

Luego revela que él y su esposa son en realidad manifestaciones de las almas de los árboles emparejados.

Kami es la palabra japonesa para "presencia divina". Aunque el texto original dice “árboles de cien años”, esta es una floritura poética que indica un gran número en lugar de uno específico. En su ilustración, Sekien retrata al árbol como un par de pinos entrelazados y al Kodama como una pareja de ancianos que lleva rastrillos y escobas. Todos son símbolos de longevidad y prosperidad, popularizados por la obra de teatro Noh Takasago[b 4].

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".
  1. Literalmente, kami.

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".
  1. Toriyama Sekien, El desfile nocturno de los cien demonios ilustrado (画図百鬼夜行). I. Sombra (陰).
  2. Mizuki, Shigeru. Corpus ilustrado de los Monstruos de Japón (Tokio: Kōdansha, 1994), p. 202.
  3. Toriyama Sekien, Guía ilustrada de monstruos y fantasmas de Japón, Quaterni, 2014. p. 6.
  4. Yoda, H. and Alt, M. (2017), Japandemonium Illustrated: The Yokai Encyclopedias of Toriyama Sekien Este icono indica que el enlace anterior es un archivo PDF.Este icono dirige a una versión archivada en Internet Archive del enlace inmediatamente anterior., Courier Dover Publications, p. 8 y 9.

⚜️[editar]

 Avatar Jakeukalane.png  Artículo transcrito por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente la bibliografía antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png