Bestiateca:Espectros de las Ciénagas de los Muertos (Bestiario de Tolkien)

De Bestiario del Hypogripho

Ícono de desambiguaciónVer Fuego Fatuo (desambiguación).

Espectros de las Ciénagas de los Muertos, por David Day, modificada por Jakeukalane.
Logo Tolkien.png
Este artículo presenta información canónica según fuentes oficiales sobre la obra siguiente:
El Señor de los Anillos

Icon canon mirrorcrop.png

Este artículo tiene elementos que forman parte de Eä o Arda.     Este artículo se compone de contenidos redactados por Jakeukalane (y creados por terceras personas).  Este artículo está ilustrado con imágenes de David Day, modificadas por Jakeukalane, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Entre las grandes cascadas del Anduin, el Río Grande, y las montañas oscuras de Mordor se extendía una inmensa y lóbrega zona pantanosa llamada Ciénagas de los Muertos.

Estos marjales eran aterradores y muy peligrosos, y en la Tercera Edad del Sol se convirtieron en un lugar maligno, pues se dice que al finalizar la Segunda Edad estalló una grave contienda ante la Puerta Negra de la llanura de Dagorlad, en la que murieron numerosísimos guerreros de la Última Alianza de Elfos y hombres, al igual que incontables orcos. Así pues, tanto elfos, hombres y orcos como muchos otros siervos del maléfico Sauron fueron enterrados en Dagorlad.

Pero en la Tercera Edad las ciénagas se extendieron hacia el este, los pantanos se tragaron los cementerios de los guerreros y aparecieron grandes lagunas negras atestadas de seres malignos. En ellas había serpientes y reptiles, pero ningún pájaro se acercaba a estas aguas inmundas.

Además, entre los hediondos cienos de estas ciénagas, donde se pudrían tantos guerreros, se veían luces fantasmagóricas. Se decía que eran como velas encendidas a cuya luz se distinguían los rostros de los muertos: rostros hermosos y malvados, rostros torvos y descompuestos por la muerte, aviesos rostros orcos y rostros de hombres fuertes y brillantes elfos. Se ignora si eran espíritus o espejismos de los muertos, pues estos espectros aparecían en las lagunas pero era imposible capturarlos. Su luz atraía a los viajeros como un sueño distante, y los que caían bajo su embrujo, al llegar a las oscuras aguas, desaparecían en su repugnante abismo.

Tal era el destino de los que se dirigían al este por aquella lúgubre zona. Y tal fue el destino de los orientales llamados aurigas, que en el siglo veinte de esa edad penetraron en las Ciénagas de los Muertos tras la batalla del Campamento.

⚜️[editar]

Logo Bestiario de Tolkien.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Bestiario de Tolkien.

 Avatar Jakeukalane.png  Artículo redactado por Jakeukalane
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los redactores.
Icon bolígrafo azul 1.png