Bestiateca:Dédalo e Ícaro (EDLCQNE)

De Bestiario del Hypogripho
Logo Enciclopedia de las cosas que nunca existieron.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Enciclopedia de las cosas que nunca existieron.

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Dédalo e Ícaro[editar]

Los primeros aviadores, que abrieron a la humanidad el camino de los cielos. Eran padre e hijo, e inicialmente vivían en Atenas, donde Dédalo gozaba de inmensa reputación como técnico e ingeniero. Su talento era muy solicitado en todo el mundo antiguo. Cuando Pasífae, esposa del rey Minos de Creta, se enamoró de un toro, fue Dédalo quien diseñó el laberinto donde la reina ocultó al fruto de la relación, el terrible Minotauro.

Pero Dédalo se sentía tan orgulloso de su ingenio que no soportaba el éxito de ningún otro inventor. Cuando su sobrino Talo inventó la sierra y el compás, sintió tantos celos que le empujó desde lo alto de la Acrópolis. Los atenienses desterraron a Dédalo y a Ícaro, que se dirigieron a Creta, donde el rey Minos los recibió amablemente, hasta que se enteró de que Dédalo había ayudado a Pasífae en su ilícita aventura.

El rey encerró a Dédalo e Ícaro en el laberinto, pero Pasífae les ayudó a salir en secreto. Para escapar de la isla, el ingenioso Dédalo reunió plumas de águila y fabricó unas alas para él y para su hijo, sujetándoselas a los brazos con cera.

Las alas funcionaron perfectamente, y pronto padre e hijo volaban sobre el Mediterráneo en dirección a Italia. Pero Ícaro se confió demasiado y se apartó del rumbo previsto, ganando cada vez más altitud, sin darse cuenta de que cuanto más subía más se reblandecía la cera que sujetaba sus alas, por acción del sol. Este primer error de la aviación le costó caro: las alas se desprendieron y él cayó al mar.

Dédalo voló con más cuidado y aterrizó sin problemas en Italia. Minos le persiguió hasta allí, pero no pudo con el científico, que ideó un astuto plan para matarle.

El vuelo de Dédalo e Ícaro parece haber inspirado el dicho: «Hay aviadores viejos y aviadores atrevidos, pero no viejos aviadores atrevidos»[b 1].

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".
  1. Michael Page, Robert Ingpen (1988), Enciclopedia de las cosas que nunca existieron Este icono indica que el enlace anterior es un archivo PDF.Este icono dirige a una versión archivada en Internet Archive del enlace inmediatamente anterior., p. 23.

⚜️[editar]

 Avatar Jakeukalane.png  Artículo transcrito por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente la bibliografía antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png