Bestiateca:Colmar (Bestiario Xelmieriense)

De Bestiario del Hypogripho
Colmar macho, por Iria Barreiro García, Iria Fernández Blancaflort, Luisa González Agra, Manuel Romero Fernández.
Logo Bestiario Xelmiriense.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Bestiario Xelmiriense.

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos creados por los alumnos del IES Arcebispo Xelmirez I.  Este artículo está ilustrado con imágenes de los alumnos del IES Arcebispo Xelmirez I, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Estaba yo un día en mi clase, absorta en mis pensamientos, cuando, sin querer, apoyé mi vista en la mesa y pude leer esta extraordinaria historia.

Hará cosa de un mes, me invitaron a visitar el sótano de un dúplex situado frente a los Campos Elíseos, al lado de unas torres gemelas, por encima de Dios y por debajo de Marte, en el confín del mundo. Me hice amigo de todos los que allí habitaban y, durante un mes los visité con frecuencia.

Una noche, decidí quedarme allí y coloqué mis maletas sobre mi nido. A la noche siguiente, cuando comenzaba a vestirme, noté algo extraño en mi cuerpo. Al cabo de un rato, la trasformación de mi cuerpo era total. Me dirigí lentamente hacia el espejo y observé un cuerpo que yo no reconocía, pero que, evidentemente era el mío: Mi nuevo aspecto tenía un par de alas y una larga cola de extraordinarios colores. Yo me sentía muy ligero a pesar de mi gran cabeza y un cascarón de largas dimensiones que me tapaba casi por completo. Una larguísima lengua y unas afiladas uñas contrastaban con mis cortas patas.

Colmar hembra, por Iria Barreiro García, Iria Fernández Blancaflort, Luisa González Agra, Manuel Romero Fernández

Mi intuición me llevó hacia el comedor donde se celebraba el cuento, todos estaban allí. Me di cuenta de que yo no desentonaba, todos se habían transformado en Psiquis; la mayoría de los concelebrantes revoloteaba sobre la mesa a una gran velocidad, el ambiente estaba cargado de nervios e intriga.

Un momento después, todos nos sentamos sin decir palabra: a mi lado se sentó la que resultaría ser mi futura mujer. Unos criados comenzaron a servir un extraño potaje de lentejas, condimentado con tiempo e imaginación y regado con sangre. Yo nunca había probado tal manjar y, al notar mi repugnancia, una mujer que estaba a mi lado me indicó que, si no comía el potaje al menos una vez al día, moriría inmediatamente. Ante mi curiosidad, se avino a contarme qué tipo de vida me esperaba en mi nuevo estado. Me explicó que les gustaba mucho esconderse, fornicar, volar por los aires sin freno y burlarse de los demás. Me aclaró que, durante largas temporadas se quedaban mudos y quietos en una especie de estado letárgico. "El macho", aclaró mi contertulia “procede de la nada, no es engendrado como otros animales, en cambio, la hembra surgía una vez al año de un volcán del fondo del mar. Nos diferenciamos los machos de las hembras por la cola de colores. Pero...hay algo que todavía no te he dicho, creo que es mejor que lo adivines por ti mismo; disfruta de la fiesta y no te preocupes ni te inquietes".

Esta puntualización de mi vecina de mesa me intrigó y me inquietó, pero la fiesta estaba animada y, al rato, todos estábamos revoloteando y dedicándonos a todos los desenfrenos que me había contado mi nueva amiga.

Regresé a mi habitación, me miré al espejo y vi que había recuperado mi estado normal. En ese momento llamaron a la puerta. Dudé en abrir, pero sonaron de nuevo unos golpes suaves y me dispuse abrir. Nada más hacerlo, la puerta se abrió violentamente, los animales se precipitaron sobre mí, me agarraron fuertemente y comenzaron a devorarme. Sentí como me alejaba de aquel horrible lugar, me hundía en la nada más absoluta. Aquí, en la nada me encuentro ahora y desde aquí escribo esta historia esperando volver a nacer.

Créditos[editar]

  • Iria Barreiro García.
  • Iria Fernández Blancaflort.
  • Luisa González Agra.
  • Manuel Romero Fernández.

⚜️[editar]

Icon pluma blanca.png REPRODUCCIÓN: Este artículo es una reproducción de una fuente de terceros. No modificar.
Ver Bestiario Xelmiriense
 Logo Xelmiriense.png  Artículo original de Alumnos del IES Arcebispo Xelmirez I
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png 
 Avatar Jakeukalane.png  Artículo transcrito por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente la bibliografía antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png 
Copyright.svg Este es un texto no libre, todos los derechos pertenecen a su autor o autores.