Bestiateca:Bestiario del Antropoceno

De Bestiario del Hypogripho
Portada del Bestiario del Antropoceno.
Logo Bestiario del Antropoceno.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Bestiario del Antropoceno.

Este artículo tiene contenido abordado desde la perspectiva de la "vida real".     link=https://tuscriaturas.miraheze.org/wiki/Bestiario_del_Hypogripho:Colaboradores#Creadores externos  Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo está ilustrado con imágenes de autor no declarado, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo es de dificultad intraficcional negligible o nula (0). Debería ser apto para todo público. 

Un Atlas ilustrado de criaturas híbridas

El Bestiario del Antropoceno es un bestiario contemporáneo que analiza híbridos artificial/naturales.

Un bosque puede ser un fenómeno de la naturaleza; una granja, indudablemente no. Las mismas especies de las que dependemos para obtener nuestra comida, nuestros cereales y nuestro ganado son artefactos de nuestro ingenio. Un campo arado es tan natural como una calle asfaltada[b 1].
  — H. A. Simon.

[editar]

Seguir con el problema requiere aprender a estar verdaderamente presentes, no como eje que se desvanece entre pasados horribles o edénicos y futuros apocalípticos o de salvación, sino como criaturas mortales entrelazadas en innumerables configuraciones inacabadas de lugares, tiempos, materias y significados[b 2].
  — Donna Haraway, Staying with the Trouble (2016)

Osos, dragones, jabalíes, cerdos, leones, unicornios, gusanos, erizos, mariposas, cuervos... Criaturas como estas figuraban en los bestiarios medievales. Bestias reales aparecen junto a otras imaginarias, clasificadas como animales terrestres, aves, serpientes y organismos marinos. Son descritas con todo tipo de detalles que demuestran el simbolismo de esta ménagerie. Los herbarios recopilaban descripciones textuales y visuales de plantas, poniendo énfasis en las propiedades de cada especie, las enfermedades para las que podían ser adecuadas y cómo preparar pociones curativas con ellas. Los lapidarios documentaban conocimientos fascinantes acerca de las virtudes de las piedras. En general, este tipo de libros comparten la misma lógica: recopilan y describen especímenes.

En el siglo XXI el mundo ha cambiado. El conocimiento de nuestro entorno nos ha permitido distinguir entre bestias imaginarias y aquellas cuya existencia ha sido demostrada; disponemos así de una clasificación más sistemática de animales, plantas y minerales y hemos podido descubrir nuevos reinos como el de las bacterias, los hongos o los protozoos. Los avances en ciencia y tecnología, además, han dado lugar a toda una serie de casos artificiales o híbridos: robots humanoides, altavoces bluetooth con forma de roca, carne cultivada, prótesis para animales, producción industrial de árboles y seres modificados genéticamente. Los mismos «avances» tecnológicos que han hecho posible la existencia de estos nuevos seres han contribuido también a una creciente presencia de plásticos y contaminantes en nuestro entorno. La saturación de microplásticos en aves, el abandono de tuberías subterráneas o la existencia de hongos radioactivos son una consecuencia de estos «avances». Algunas de estas nuevas criaturas fueron diseñadas con un fin concreto, otras surgieron como un derivado o subproducto del progreso tecnológico.

Una evolución así exige ser cartografiada; debemos revisar nuestros bestiarios, herbarios y lapidarios. Es necesario examinar los seres con los que convivimos en nuestra época. A partir de nuestras observaciones de campo y de las lecturas de múltiples informes científicos hemos seleccionado sesenta especímenes híbridos, como ejemplos de casos sintomáticos, aunque no exhaustivos, de la era postnatural tan cambiante en la que vivimos, el Antropoceno.

En cuanto a la perspectiva temporal, nos centramos especialmente en procesos surgidos después de la segunda mitad del siglo XX. Aunque no hay consenso acerca del inicio exacto del Antropoceno, hemos elegido como punto de partida la «Gran Aceleración» posterior a la Segunda Guerra Mundial, momento en el que nuestra forma de consumir recursos y crear nuevos materiales y contaminantes comienza a crecer a un ritmo exponencial.

Observamos distintos niveles de hibridación, con ejemplos que van desde la material mineral y orgánica hasta sistemas tecnológicos que muestran límites difusos entre lo «natural» y lo «artificial». Clasificamos a los seres híbridos de este bestiario en reinos sistemáticos comunes: minerales, plantas, animales y miscelánea. Dentro de estos reinos hay muestras de un mundo natural y de otro cada vez más artificial. Nos hemos ceñido únicamente a los especímenes existentes y documentados y no hemos incluido criaturas especulativas, como prototipos de investigaciones científicas y proyectos de arte y diseño.

Concebido com un manual de campo, el objetivo de este Bestiario del Antropoceno, es ayudarnos a observar, a navegar y a orientarnos en el tejido cada vez más artificial del mundo. Nos anima a estar alerta[r 1], a percibir tanto los matices como el conjunto de la ecología oscura que ha surgido en las últimas décadas [r 2]

Capítulo II: El reino de los minerales[editar]

Rocas, montañas, cráteres, huesos y otros especímenes híbridos
Cuando los arqueólogos examinan dos piedras y llegan a la conclusión de que una de ellas es solo una roca, pero que la otra, basándose en la regularidad anómala de los patrones de sus bordes astillados, es una hacha de piedra de tres millones de años de antigüedad fabricada por un homínido antecesor, están rastreando lo artificial. De todos los efectos y patrones artificiales que realmente importan, los límites absolutos imposibles de trazar entre lo que es y lo que no es el cambio climático antropogénico son el encuentro más consecuente con lo artificial[b 5].
  — Benjamin Bratton

Minerales[editar]

II. Reino de los minerales
01 Hueso de pollo Rocas
02 Bloque errático Rocas
03 Cima decapitada Rocas
04 Montaña artificial Rocas artificiales
05 Fordita Rocas
06 Plastiglomerado Rocas
07 Trinitita Rocas
08 Tetrápodo costero Estructuras marinas
09 Arrecife artificial Estructuras marinas
10 Urk/Urkopplad Infraestructuras en hibernación
11 Afsluitdijk Estructuras marinas
12 Altavoz roca Rocas artificiales
13 Cráter nuclear Cráteres antropogénicos

Capítulo III: Reino de los animales[editar]

Águilas, cabras, delfines, cangrejos, tortugas, orugas, vacas, ratas y otros especímenes híbridos
La masa de los seres humanos (32%), junto con la de sus animales domésticos (65%), constituye ahora el 97% de la biomasa total de los vertebrados terrestres, dejando solo un 3% para las restantes 30.000 especies de vertebrados terrestres
  — Christophe Bonneuil[b 6].

Animales[editar]

III. Reino de los animales
14 Skater marino Animales con plástico
15 GM Aedes aegypti Animales modificados
16 Oruga plastívora Plastívoros
17 Homo sapiens Animales modificados
18 Canario minero Sensores vivos
19 Rata de laboratorio Naturaleza estandarizada
20 Vaca fistulada Animales modificados
21 Seda de cabra-araña Animales modificados
22 Prótesis para animales Herramientas
23 Cangrejo ermitaño atrapado Animales con plástico
24 Tortuga estrangulada Animales con plástico
25 Animal saturado de microplásticos Animales con plástico
26 Carne cultivada Células modificadas
27 Centinela del océano Sensores vivos
28 PigeonBlog Sensores vivos
29 Crittercam Sensores vivos
30 Delfín militar Animales militares
31 Águila cazadrones Herramientas
32 Rata bomba Animales militares
33 Señuelo animal Herramientas
34 DragonflEye Insectos artificiales
35 BigDog Herramientas
36 Roomba Herramientas
37 Tamagochi Compañeros virtuales


Capítulo IV: Reino de las plantas[editar]

Árboles, arbustos, flores, semillas y otros especímenes híbridos
Siempre fuimos biohackers. Durante 10.000 años, individuos y grupos creativos han criado plantas, seleccionando las características deseadas y legando esta información a generaciones futuras mediante la conservación de semillas. Aunque los métodos para almacenar y compartir semillas son bastante sencillos, hoy en día gran parte de los agricultores comerciales del mundo no las conservan debido a restricciones legales, inconvenientes o porque prefieren ciertas variedades híbridas —generalmente, más resistentes a plagas, pero programadas para ser estériles— que necesitan ser adquiridas cada año. Sin embargo, la mayoría de los agricultores son pequeños productores de alimentos —entre ellos, campesinos, pueblos indígenas y agricultores locales— que no se benefician de la agroindustria. Estos últimos, y quienes se dedican de forma independiente a la mejora de variedades de plantas, crean y mantienen semillas tradicionales: biotecnologías sociales, lentas y, normalmente, de código abierto[b 7]
  — The Center for Genomic Gastronomy. 2019. "Seeds".

Plantas[editar]

IV. Reino de las plantas
38 Sandía cuadrada Naturaleza estandarizada
39 Seto Naturaleza estandarizada
40 Plantación forestal Naturaleza estandarizada
41 Tepe de césped Naturaleza estandarizada
42 Muro verde Naturaleza estandarizada
43 Plátano Cavendish Naturaleza estandarizada
44 GTS 40-3-2 Naturaleza estandarizada
45 Nido de plástico Estructuras hechas por animales
46 Flor de plástico Plantas artificiales
47 Césped artificial Plantas artificiales
48 Alambre de espino Plantas artificiales
49 Árbol-antena Tecnologías camufladas

Capítulo V: Reino de miscelánea[editar]

Virus, hongos, nubes y otros especímenes híbridos
Desde la Segunda Guerra Mundial, el planeta ha cambiado gradualmente y ahora es un laboratorio de tamaño natural. El modelo anterior de «planeta fábrica» ha dado paso al «planeta laboratorio». El planeta ha sido capturado, transformado en capital y forzado a trabajar en un proceso que lo ha convertido en un extraño para sí mismo o a ser gestionado como una empresa innovadora más. Somos objetos de investigación en el laboratorio, pero ¿podemos retomar las riendas de esta inmensa máquina autónoma que ha tomado iniciativa propia? ¿Podemos cambiar el destino y las decisiones de este laboratorio?[b 8]».
  — Ewen Chardronnet & Bureau d'études

Miscelánea[editar]

V. Reino de miscelánea  
50 Moho negro Microhongos
51 Hongo radiactivo Hongos
52 Legionella pneumophila Bacterias
53 Prión Proteínas mal plegadas
54 Superbacteria Bacterias
55 SARS-COV-2 Virus
56 Pirocumulonimbo Nubes antropogénicas
57 Nieve artificial Nubes antropogénicas
58 Estela de condensación Nubes antropogénicas
59 Siembra de nubes Nubes antropogénicas
60 5G Tecnologías estandarizadas

Capítulo VI: Observaciones[editar]

Bestiarios medievales, bienes comunes negativos, planeta-laboratorio…
VI. Observaciones
01 Bestiarios Pierre-Olivier Dittmar
02 Clasificación Matthieu Duperrex
03 Artificialidad Benjamin H. Bratton
04 Los bienes comunes recombinantes Aliens in Green
05 Los bienes comunes negativos Alexandre Monnin
06 Paisajes antropogénicos Anna Lowenhaupt Tsing
07 Convivir con lo no humano Michel Lussault
08 Indigestión planetaria Center for Genomic Gastronomy
09 De doméstico a salvaje Pauline Briand
10 Temporalidades Geoffrey C. Bowker

Referencias[editar]

Las Referencias aluden a las relaciones de un artículo con la "vida real".
  1. Que se acerca a lo que Anna L. Tsing llama «las artes de darse cuenta»[b 3].
  2. «¿Qué es la ecología oscura? Es conciencia ecológica deprimentemente oscura. Pero la conciencia ecológica también es misteriosamente oscura. Suena raro, pero se trata de una dulce oscuridad. En estos tiempos, el nihilismo está siempre en primera fila. Casi nunca pasamos de la primera oscuridad, si es que nos ponemos en marcha […] ¿Qué piensa la ecología oscura? Ecognosis, un acertijo. La ecognosis es como saber, pero aún más como darse a conocer. Es algo parecido a la coexistencia. Es como acostumbrarse a una cosa extraña, pero también es acostumbrarse a una extrañeza que no se vuelve menos extraña con la aclimatación[b 4]».

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".
  1. Simon, H. A. 1969. "The Sciences of the Artificial". The MIT Press.
  2. Haraway, Donna. "Staying with the Trouble. Making Kin in the Chthulucene". Durham: Duke University Press, p. 1.
  3. Tsing, Anna L. "The Mushroom at the End of the World. On the Possibility of Life in Capitalist Ruins". Princeton: Princeton University Press.
  4. Morton, Timothy. 2016. "Dark Ecology, for a Logic of Future Coexistence". New York. Columbia University Press, p. 5.
  5. Bratton, Benjamin. 2019. "The Terraforming". Moscow, Strelka Press.
  6. Bonneuil, Christophe. 2016. "The Shock of the Anthropocene: The Earth, History and Us". New York: Verso Books.
  7. The Center for Genomic Gastronomy. 2019. "Seeds".
  8. Ewen Chardronnet & Bureau d'études. 2016. "The Laboratory Planet".

⚜️[editar]

 Logo Nicolas Nova.png  Artículo original de Nicolas Nova & DISNOVATION.ORG
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png 
 Avatar Jakeukalane.png  Artículo transcrito por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente la bibliografía antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png