Bestiateca:Bestiario de Baladouro

De Bestiario del Hypogripho
Logo Bestiateca 2.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver La leyenda de la Ciudad Sumergida.

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo carece de bibliografía real que sustente su contenido; se beneficiaría de su adición.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Ambel de Portegaza[editar]

Famoso caballero que vivió casi un siglo en el palacio de Anzobre, dedicado a la caza, a la lectura y a las labores de imprenta. Fue amigo del cocinero Picadillo, tan orondo que tenía siempre reservadas dos butacas en el Teatro Rosalía de Castro, y era un excelente jugador de naipes. Al parecer su cuerpo se arrastra por las profundidades de la Laguna Azureira.

Animales, rumores y voces pavorosas[editar]

Son propios de la fraga o bosque de Sisalde. Sorprenden al viajero cuando se dispone a cruzarla, especialmente de noche o al crepúsculo. García Buño de Listera en su Bestiario de Baladouro y otros alrededores dice que forman parte de la extraña religión practicada por los siete hermanos solteros de la familia de Sisalde, y que en realidad más que «animales, rumores y voces pavorosas», solo es el viento que golpea tenazmente contra la espesura que, en aquella geografía, es algo más espesa y misteriosa.

La Dama del Espejo[editar]

Mujer de belleza incomparable, cabeello rubio y muy largo, ojos azules y talle esbelto, que aparece en el bosque cada amanecer. Cuando se enamora de algún leñador, se le aparece una y otra vez, insiste e insiste; por fin logra que él le corresponda. Entonces se trasladan los dos a otro bosque y viven allí hasta que a ella se le pasa el capricho. Al final deja que el leñador se vaya como si nada. García Buño dice que esta mujer es la dama más bella de todas las que hay en el mundo de los sueños, que siempre lleva un espejo cerca del cuello para mirarse en él y presumir de su encanto.

El Dragón[editar]

Figura indefinida que puede ser serpiente, animal prehistórico, águila o incluso una criatura informe y gigantesca. Siempre tiene rabo y a veces echa fuego por la boca. Según la mayoría de los libros, simboliza el mal. En este relato aparece en la historia de Ornia donde representa la destrucción a la que se ha de enfrentar el héroe Esteban. García Buño no da referencia de este animal, lo que nos llevaría a pensar que en Baladouro no existe.

La Gallina Catuxa[editar]

Animal doméstico al que le disgusta la lluvia. Posee una particularidad casi increíble: pone los huevos de color azul y sabe quejarse de casi todo como una modista.

El Gato Negro[editar]

Animal montés, zorruno y silencioso que habita en la fronda del Bosque de los Altos Árboles. Sale a deambular cada noche por el mundo. Siempre va en dirección a las casas de los labradores más pobres para acabar con los ratones. Es así de delicado. García Buño afirma que por su piel brillante, por su mirada encendida «como una centella en la oscuridad», y por su rapidez, en más de una ocasión fue confundido por una pantera negra.

Los Lobos de Vilarchán[editar]

Conocidos desde hace años. Viven en secreto en las altas tierras de la Bidueira. Transcribimos lo que le dictó el labriego García Buño a su esposa doña Gumersinda, o Sinda a secas: «Se guarecen en una covacha y tienen un lenguaje propio. Dejan huellas por el monte cuando los persiguen los perros y los cazadores. Se tratan con los mouros de Larín y también con los seres humanos, siempre que sepan tener la boca callada. No soportarían que nadie revelase su vida oculta».

Los Mouros de Larín[editar]

Son muy apreciados por la población de labradores porque casi todas las tardes bajan a guardar el ganado e impiden que pasen a las fincas ajenas y provoquen desastres en los maizales propios y ajenos. Viven en palacios subterráneos todos de oro con una pequeña familia de animales domésticos del mismo metal. Cuando les viene en gana se vuelven generosos y derraman riqueza por aquí y por allá. Son arbitrarios y algo presumidos, especialmente sus damas, que se pasan la vida peinándose y luciendo sus joyas.

El Mouro[editar]

Pertenece a la familia de los anteriores y conoce los secretos y pasadizos del trasmundo. Es un sabio de las cosas del más allá: domina los secretos más esquivos, los enigmas, las incógnitas, y acostumbra a aparecer en sueños a aquellos que hayan tenido la osadía de pasar tres veces por Fonte Loureira. Nunca se ve. Solo se oye su voz. Álvaro Cunqueiro afirmó en uno de sus artículos en el Faro de Vigo que tenía tesitura de tenor lírico.

Munia, la Meiga[editar]

Personaje capital de la narración. Es una meiga propiamente dicha a la que le gusta la carcajada, la oscuridad y las galas del estiércol con su peculiar olor. Vive en una cabaña miserable, sin apenas luz y tiene una bola blanca donde ve lo que quiere. A veces ve, también, lo que sueña.

Bestiario borrador.jpg ADVERTENCIA DE FALTA DE CONTENIDO: Este artículo es un borrador, que se encuentra (evidentemente) incompleto.
El contenido podría continuar siendo extendido por sus autores en el futuro previsible.