Bestiateca:Ave Elefante de Madagascar (Ferrer Lerín)

De Bestiario del Hypogripho
Logo Bestiario de Ferrer Lerín.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Bestiario de Ferrer Lerín.

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Francisco Ferrer Lerín.  Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Ave Elefante de Madagascar[editar]

En el océano Índico, tan cerca de las costas africanas que se diría un gran trozo de tierra arrancado del continente negro, se alza una gran isla, la cuarta en superficie del mundo, tan grande como la península Ibérica. Se trata de Madagascar, que junto a las pequeñas ilas que la bordean —Comores, Aldabra, Providencia—, compone lo que ha dado en llamarse la provincia malgache. En épocas relativamente recientes vivían en Madgascar un lemur gigante que alcanzaba el metro y medio de altura, un hipopótamo enano parecido al que existe en África Occidental y que seguramente llegó a la isla a nado, una gran tortuga terrestre y, sobre todo, el Ave Elefante (Aepyornis maximus), llamada Vorompatra por los malgaches, de la que se han encontrado huesos y restos de huevos subfósiles, lo que hace creer que esta gran ave no voladora se ha extinguido en fecha reciente y ha convivido con el hombre. Tal vez de esta convivencia nació la leyenda del Roc, el gran pájaro que, según Marco Polo, fue utilizado por Simbad el Marino, colgándose con su turbante de una de sus patas, para alcanzar la cima de una montaña sin que el ave notara nada. Sin duda, el Ave Elefante no era capaz de tan grandes hazañas, pero pesaba cerca de media tonelada, medía tres metros de altura y cada uno de sus huevos, de treinta y cinco centímetros de longitud y 12 kilos de peso, tenía una capacidad de nueve litros o lo que es lo mismo la capacidad de doscientos huevos de gallina, o de tres huevos del mayor de los dinosaurios. No hay coincidencia en lo que se refiere al tiempo de su extinción: las estimaciones fluctúan entre los comienzos de la era cristiana y postrimerías del siglo XIX, aunque lo que hoy parece más probable es que el último Aepyornis maximus fuera abatido en torno al 1700. Algunos investigadores aventuran la posibilidad de que una especie menor, Aepyornis hildebrandti, sobreviviera en las selvas pantanosas más inaccesibles de la isla; circunstancia difícil de considerar dado el imparable proceso de deforestación, paralelo a la trágica explosión demográfica que padece África y todo el tercer mundo[b 1][b 2].

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".
  1. FAUN.: Enciclopedia Salvat de la Fauna, 11 tomos, Pamplona, Salvat S.A. de Ediciones, 1970-1973.
  2. RAYV.: Michel Raynal, Le vorompatra de Madagascar, Institut Virtuel de Cryptozoologie, 1999: Le vorompatra de Madagascar.

⚜️[editar]

 Avatar Ferrer Lerín.png  Artículo transcrito por Francisco Ferrer Lerín
Por favor, consulta rigurosamente las fuentes antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png 
 Avatar Jakeukalane.png  Artículo transcrito por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente la bibliografía antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png