Bestiateca:Atoq (Zoología Fantástica de los Andes)

De Bestiario del Hypogripho
Atoq.
Logo Zoología Fantástica de los Andes.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Zoología Fantástica de los Andes.

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo está ilustrado con imágenes de autoría desconocida, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo carece de bibliografía real que sustente su contenido; se beneficiaría de su adición.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Atoq[editar]

Como en otras sociedades (Japón por ejemplo) el zorro tiene un lugar privilegiado en el universo de animales fantásticos. Muy lejos del ladrón de gallinas que asalta las aves domésticas el ser imaginario toma su forma, pero tiene inmensos poderes que en algunas oportunidades comparte con el hombre. Así por ejemplo, fue un zorro mítico el que viajó al cielo montado sobre las alas del cóndor, para tomar parte en el banquete de los dioses, allí comió hasta atragantarse de los alimentos que eran desconocidos en la tierra. Su gula y malas maneras de mesa causaron la irritación del cóndor que regresó sin traerlo consigo. El zorro, al verse abandonado, decidió bajar del cielo con una soga, pero fue picoteada por unos loros que así se vengaron al ser insultados por el zorro. Cuando se estrelló en el suelo, de su barriga salieron los alimentos ingeridos: maíz, papas, frutas, etc. y desde entonces los humanos podemos gozar de esos alimentos.

Otras veces el atoq aparece como amauta o sabio que conoce la naturaleza humana, sin rasgos del personaje festivo que muestra el relato anterior. En Huarochirí, en las alturas de Lurín, desde el siglo XVI es conocido el encuentro entre dos zorros que intercambian información sobre sus respectivas áreas de dispersión. En realidad, la conversación del zorro de arriba y el zorro de abajo de alguna forma refleja la existencia real de dos variedades zoológicas que habitan respectivamente en la costa (hasta los dos mil quinientos m.s.n.m.) y en la sierra, por arriba de ese límite.

En el mito los zorros hablan sobre un curaca que piensa que es divino, pero que se ha enfermado y no sabe la forma de curarse. El dios Huatiacuri oyó la conversación y logró sanar al monarca, que en compensación le entregó a su hija en matrimonio. Los zorros de este relato fueron retomados como personajes centrales de la última novela de José María Arguedas, que lleva como título El zorro de arriba y el zorro de abajo.

⚜️[editar]

 Avatar Jakeukalane.png  Artículo transcrito por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente la bibliografía antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png