Bestiateca:Alfombra voladora (DDM)

De Bestiario del Hypogripho
Logo Diccionario del Mago.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Diccionario del Mago.

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.   Este artículo tiene elementos que forman parte del Mundo Mágico (franquicia de Harry Potter).     Este artículo se compone de contenidos redactados por Allan Zola Kronzek y Elizabeth Kronzek.  Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Las alfombras voladoras están prohibidas por el Ministerio de Magia, pero eso no ha impedido que algunos de los brujos y magos más poderosos del Lejano Oriente sigan usando estos fabulosos tapices.

Los cuentos más antiguos sobre alfombras mágicas son los que tienen que ver con el rey Salomón. Hijo de David (el de la famosa historia de David y Goliat) y Bathsheba, Salomón es considerado tradicionalmente el monarca más importante del antiguo Israel. Según el Libro de los Reyes del Antiguo Testamento, era un político muy capaz además de un guerrero feroz. Con sus poderosos ejércitos, creó un imperio que se extendía desde Egipto hasta el río Eufrates en Irak.

Fue un rey extraordinariamente sabio y justo, amaba la belleza, escribió hermosos poemas, y construyó templos y palacios espectaculares. Los logros de Salomón fueron tan impresionantes que, tras su muerte, muchos escritores judíos y musulmanes llegaron a pensar que había sido un mago muy poderoso. El libro sagrado del islam, el Corán, asegura que Salomón podía «hablar el lenguaje de los pájaros», dirigir los actos de los ángeles y los genios (llamados jinn) y que «poseía todo tipo de dones». Los narradores árabes posteriores ampliaron la leyenda, otorgando al rey israelita un anillo mágico y un caldero, el poder de controlar los vientos y una magnífica alfombra voladora que le llevaba a donde él deseara.

Las descripciones de la alfombra voladora de Salomón varían mucho de una historia a otra, pero la mayoría de los escritores están de acuerdo en que era de fina seda verde y muy, muy grande, quizá más de noventa kilómetros de ancho. Según Richard Burton, explorador y erudito del siglo XIX, «era tan larga y ancha que las huestes del Sabio Rey podían caber en ella, con los hombres a la izquierda del trono y los jinns a la derecha». Y cuando el ejército entero se encontraba cómodamente situado sobre la alfombra, «el Viento, a una orden del monarca, la elevaba y la transportaba adonde dijera el Profeta [Salomón], mientras una tropa de pájaros volaba por encima para dar sombra a los soldados».

Es evidente que esta alfombra milagrosa de Salomón sirvió de inspiración para las alfombras voladoras posteriores, más modestas, que se citan en muchos cuentos populares árabes, como «El cuento del príncipe Ahmed y el hada Paribanou». En esta fábula popular persa perteneciente a Las mil y una noches, un joven príncipe llamado Houssain encuentra accidentalmente una alfombra increíble que puede llevar a su dueño a cualquier parte del mundo. Con ella, Houssain es capaz de salvar la vida a su amada princesa, llevando al instante una manzana mágica junto a su lecho en cuanto se entera de que ella está agonizando a miles de kilómetros de distancia.

Quizá debido a que en Europa y Norteamérica no se usaron alfombras hasta finales del siglo XIX, la variedad voladora nunca ha ocupado un lugar destacado en la mitología y el folklore occidentales. (Por eso, muchos occidentales caen en el error de asociar las alfombras voladoras con el cuento de Aladino, donde en realidad no aparece ninguna.) En vez de alfombras voladoras, los magos y héroes occidentales recurren a una amplia gama de objetos levitadores, que van desde sandalias aladas a maletas planeadoras y enormes ascensores de cristal. Incluso uno de los cuentos infantiles populares norteamericanos habla de un sofá volador. Y, por supuesto, también están las escobas, como la Saeta de Fuego tan querida de Harry, que seguro que puede volar mucho mejor que cualquier alfombra lo suficientemente tonta para ponerse a flotar por encima del campo de quidditch. La única pega es que la mayoría de las escobas son vehículos para un solo pasajero. Si alguna vez Harry llegara a juntar un ejército tan numeroso como el del rey Salomón (o si consiguiera una cita con Cho Chang), tendría que pedirle prestado el coche volador al señor Weasley[b 1].

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".
  1. Allan Zola Kronzek, Elizabeth Kronzek (2010, edición ampliada/digital): El diccionario del mago Este icono indica que el enlace anterior es un archivo PDF.Este icono dirige a una versión archivada en Internet Archive del enlace inmediatamente anterior.. pp. 30-33.

⚜️[editar]

 Avatar Kronzek.png  Artículo redactado por Allan Zola Kronzek y Elizabeth Kronzek
Incluido con propósitos documentativos, no modificar.
Icon bolígrafo azul 1.png 
 Avatar Jakeukalane.png  Artículo transcrito por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente las fuentes antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png