Bestiateca:Alborack (Ferrer Lerín)

De Bestiario del Hypogripho

Ícono de desambiguaciónVer Asno (desambiguación).

Logo Bestiario de Ferrer Lerín.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la sección de la Bestiateca.
Ver Bestiario de Ferrer Lerín.

Logo no hoygan.png
Este artículo contiene ortografía acorde a su época. Aunque aparente ser erróneo, no lo cambies.

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Francisco Ferrer Lerín.  Este artículo se compone de contenidos transcritos o recopilados por Jakeukalane.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s.  Este artículo tiene bibliografía real que sustenta su contenido en todo o en parte.  Este artículo tiene una dificultad intraficcional mínima (magnitud 1). Debería resultar accesible para el público en general. 

Alborack[editar]

Burro de Mahoma y uno de los diez animales que colocó en su paraíso. Cuenta éste que al momento de partir para su viaje a los siete cielos, el ángel Gabriel le llevó el jumento Alborack más blanco que la leche, que tenía la cara humana y la mandíbula de caballo, como todos saben. Sus ojos brillaban como estrellas y los rayos que de ellos salían eran más cálidos y penetrantes que los del sol en su mayor fuerza. Extendió sus dos grandes alas de águila; Mahoma se le acercó, pero él se puso a tirar coces. Estate quedo, le dijo Gabriel, y obedece a Mahoma, a lo que contestó el jumento: el profeta Mahoma no se montará, hasta que hayas obtenido de él que me haga entrar en el paraíso el día de la resurrección. «Díjele estuviese tranquilo, añade Mahoma en la narración que hace de su viaje, y le prometí conducirle al paraíso conmigo, y al momento dejó de tirar coces». Colocóse el profeta sobre su espalda y al momento echó a volar con más ligereza que el rayo, encontrándose luego a las puertas del templo de Jerusalén. El Alcorán hace mención de esta maravillosa cabalgadura, la que era un poco mayor que un asno y más pequeña que un mulo. Los doctores musulmanes aseguran que a cada paso que daba, andaba todo el trecho que la mejor vista podía alcanzar. Y algunos autores añaden que Mahoma partió de su mismo cuarto para transportarse a los cielos, y que los recorrió todos siete con tal rapidez, que después de haberlos, sin embargo, examinado atentamente, volvió bastante pronto a su cama, para impedir que un servicio lleno de orines, al que el ángel Gabriel había pegado un golpe con el ala, al emprender el vuelo, no se vaciara enteramente[b 1].

Bibliografía[editar]

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".

⚜️[editar]

 Avatar Ferrer Lerín.png  Artículo transcrito por Francisco Ferrer Lerín
Por favor, consulta rigurosamente las fuentes antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png 
 Avatar Jakeukalane.png  Artículo transcrito por Jakeukalane
Por favor, consulta rigurosamente la bibliografía antes de cambiar o añadir algo a las transcripciones.
Icon libro 1.png