Ayuda:Cómo escribir un microrrelato

De Bestiario del Hypogripho

Ícono de desambiguaciónVer también Ayuda:Concurso de microrrelatos del Bestiario.

Aprende a escribir microrrelatos con esta simple guía.

Este artículo tiene contenido abordado desde la perspectiva de la "vida real".     Este artículo se compone de contenidos redactados por Avengium (y creados por terceras personas). 

Los microrrelatos son piezas breves de texto que cuentan una historia. Estas historias son tan cortas que los microrrelatos podrían ser confundidos con rimas o poesías. Para saber cómo sacar lo mejor de ellos en poco espacio, sigue leyendo.

Sé breve

El microrrelato es una modalidad que se distingue por su notable brevedad. En el bestiario hemos decidido que está sea de entre cinco y doscientas palabras. Si consultas otras fuentes, te pueden dar otras cifras.

Navega entre géneros

Debido a sus características definitorias, el microrrelato puede escurrirse entre distintos géneros literarios. Se puede jugar con las rimas, los poemas, las citas celebres o los diálogos; pero procura que el texto siga pareciendo un relato aún en su expresión más corta y refinada.

Condensa

Un microrrelato es a la vez la invitación a un mundo interior y la semilla de esa historia. Como todas las semillas es algo extremadamente pequeño y comprimido, pero que crece si le damos el fértil terreno de la imaginación. Prepárate para evocar la imaginación del lector, escoge solo lo imprescindible y suéltalo en una píldora de significado.

No cuentes un resumen o una sinopsis, eso hará que el lector se quede en la cascara de la semilla, cuenta lo que pasa como si la historia estuviera a punto de florecer ante tus ojos.

Usa las elipsis

Una elipsis es, en la narración, la omisión deliberada de segmentos de la historia que se narra. Usa esta elipsis para evocar más sentimientos en el lector y no le sueltes hasta que hayas acabado el texto.

Por ejemplo:

“Primavera, la lluvia en la ventana, los paraguas siguen inmóviles. Otoño, las cartas se acumulan bajo la puerta. Nadie sabe adónde han ido”.

Precisa

El microrrelato es una obra de precisión. ¿Como quieres que se sienta el lector? ¿Qué quieres transmitir al lector? ¿Como estás seguro de que estará sintiendo esa sensación y no otra? De ti depende. Según las palabras que escojas el lector pensará en una cosa o en otra. Revisa tu vocabulario. Relee tu texto. Asegúrate de que estás diciendo lo que quieres. Si es muy corto, podrías perder precisión y si es muy largo puedes que estés haciendo un cuento corto.

El siguiente microrrelato tiene los elementos mínimos:

“Se vende: zapatos de bebé, nunca usados”.
  — Ernest Hemingway


En el original, en inglés:

For sale: baby shoes, never worn.
  — Ernest Hemingway

Muestra lo que quieres contar

Debido a la brevedad del microrrelato no uses introducciones, cuenta directamente lo que quieres contar. Como si el lector llevara contigo ya un rato. Escribe la escena, conocimiento o sentimiento como si fuera la conclusión de un viaje ya iniciado.

Dale al lector algo en lo que pensar

El microrrelato tiene que remover algo dentro del lector. Tiene que preguntarse algo. Esta es una de las facetas más difíciles pero más gratificantes de la literatura. Y con los microrrelatos también es posible. Plantea un dilema moral o vital, un acertijo, una situación curiosa. El lector tendrá que volver a ella y hará crecer al microrrelato.

Usa un giro final

Para dar algo que pensar un buen truco es un giro final. Al suceder al final, el lector aún no ha tenido tiempo de repasarlo en su cabeza y se sorprenderá. Es muy probable que relea el texto buscando más significados. Si es así, objetivo conseguido.

El giro final es algo sorprendente o intrigante que no era aparente por cómo se desarrolla el inicio. Un ejemplo es:

Andé millas y millas por esa región. Valles, montañas y lagos. Descendí ríos y cuevas en su busca. Me senté y sin quererlo descubrí, que todo esto era un grano de arena.

Las reflexiones o mensajes pueden estar implícitos o explícitos. Por ejemplo, esta pieza puede que planteé más de una pregunta:

Cuando estábamos tranquilos anhelábamos la aventura. En la tormenta anhelábamos la tranquilidad. El orden y el cambio son enemigos pero, ¿De quién somos enemigos nosotros?

No te olvides del título

Un microrrelato, como cualquier relato, también tiene título. No lo olvides para perfilar todavía más el contenido de tu microrrelato. Por ejemplo, piensa en cómo afecta tu percepción del microrrelato del apartado anterior si su título fuera:

  • El caos y el orden
  • ¿De quién somos?
  • Un anhelo

Estos títulos conducen la mirada del lector a un significado o a otro. Elige el título que mejor defina tu microrrelato.

Atrapa al lector

Empieza con algo que invite a leer. Usa una prosa ágil para que el lector lea con ritmo y cuando se encuentre en lo mejor, haz el giro y acaba el relato con una reflexión, explicación o sorpresa. Relee tu texto y averigua si hay alguna parte que se hace más lenta de leer o que hace que pierdas la atención. Si es así, sustituye esa parte por otra hasta que tu texto se lea de un tirón.

Usa referencias conocidas

Los significados aprendidos y las referencias se acumulan a medida que vamos conociendo más. Puedes enganchar mejor al lector y tener una transmisión de información más densa si usas referentes que sean conocidos tanto por ti como por tu lector. Si tienes que omitir la presentación de un elemento y no tiene una historia previa, el lector lo tomará solo como lo que describes, en cambio sí es algo famoso tendrá un bagaje fuera del microrrelato. Por ejemplo:

Gandalf pronunció el hechizo, y con un giro de su bastón el mundo cambió y cambió hasta que él mismo estuvo escribiendo estas palabras.

Escribe, edita y recorta

El microrrelato es la perla después de pulirla. Si ves que algo no cuadra, cámbialo. Borra, añade y vuelve a leerlo. Según vayas haciendo más microrrelatos verás que en los matices está la diferencia entre una historia interesante y las instrucciones de como subir una escalera.

Piensa primero la historia entera en tu cabeza. Coge la mejor parte, exprésala y léela. ¿es esa su mejor versión? Si no es así, editala, cambia las palabras, escribe algo nuevo y cuando estés satisfecho, ya tienes tu microrrelato.

⚜️

 DarenGa by nosoyridley dbhf432.png  Artículo redactado por Avengium
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los redactores.
Icon bolígrafo azul 1.png