Amoníaco bendito

De Bestiario del Hypogripho
(Redirigido desde «Amoniaco bendito»)

Este artículo tiene contenido que finge ocurrir en nuestro "mundo real", pero es de hecho ficticio.     Este artículo se compone de contenidos creados por Imontegav.  Este artículo está ilustrado con imágenes de Wikimedia Commons, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo es de dificultad intraficcional negligible o nula (0). Debería ser apto para todo público. 

Frasco de sales olorosas benditas, empleadas como estimulante en ciertos rituales sagrados.

El amoníaco bendito es amoníaco, generalmente presentado en forma de sales olorosas (carbonato de amonio) y más raramente como espíritus olorosos (amoníaco acuoso), que ha sido bendecido o encantado por parte de un alto clérigo, santo o teúrgo.

Su forma de bendición es similar a la de otros artículos benditos como el agua bendita, la sal bendita, el aceite sagrado y la hostia consagrada, sin embargo su uso es muy distinto al dado a estas substancias.

Si bien se sabe que la hostia consagrada se emplea en liturgias de diversas religiones a modo de sacrificio incruento, y que las sales, aceites y aguas bendecidas se emplean litúrgicamente a modo de substancias curativas, purgantes y protectoras, el amoníaco bendito tiene efectos estimulantes y potenciadores.

Se sabe que la exposición continua al amoníaco produce efectos tóxicos e incluso puede llevar a la muerte. Sin embargo, inhalación corta y momentánea de vapores de amoníaco produce un fuerte reflejo respiratorio y cardiaco, despertando a la persona de la inconsciencia, y acelerando su respiración y ritmo cardiaco. No es extraño que diversos deportistas empleen sales olorosas de amoníaco para estimularse antes de un partido o ejercicio, y que estas hayan sido empleadas en el pasado para curar desmayos.

Sin embargo, el amoníaco bendito tiene una utilidad más simbólica y litúrgica. Su inhalación momentánea y el reflejo que produce sirve a modo de símbolo de despertar espiritual, empleándose en algunos rituales de iniciación o de rememoración. No obstante, se dice que el amoníaco bendito, el realmente bendito, tendría efectos fuertemente estimulantes de muy corto plazo, infundiendo a la persona una fuerza y agilidad mental sobrehumanas.

⚜️[editar]

Logo Imontegav.png
El contenido de este artículo fue creado por la persona siguiente:
Imontegav
Sus derechos intelectuales le pertenecen. Consúltale antes de cambiar su canon.