Abejas Astrales y otras variedades

De Bestiario del Hypogripho
Abejas Astrales en el infinito.

Este artículo tiene elementos que forman parte del Omniverso del Milegu.   Este artículo tiene elementos que forman parte de los Planos Astrales.     Este artículo se compone de contenidos creados por Avengium (Ángel Montero Lamas).  Este artículo está ilustrado con imágenes de Alex Gonzalez Dos, ninguna otra persona, ningún autor adicional y nadie más.  Este artículo no posee aún fuentes ficticias, pero se beneficiaría de ellas.  Este artículo es de dificultad intraficcional potencialmente elevada (magnitud 3). La comprensión puede resultar difícil si no se poseen conocimientos previos sobre las ficciones referidas. 

Algunas creencias asocian las abejas de cualquier tipo con las almas, la sabiduría, el esoterismo, el más allá y el viaje de ida y vuelta a este. Otras tradiciones son similares a las que adoran Cigüeñas Astrales.

Las Abejas Astrales son entidades que viajan por los Planos esparciendo Esencias del Milegu. Tienen forma de abeja pero se componen de éter astral. Este éter es intangible con la materia ordinaria y les permite viajar por los planos.

Las abejas y las almas[editar]

Según muchas tribus la abeja ha tenido un papel de mensajera entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Debido a que la abeja es ligera y va laboriosamente a cualquier lado, es capaz de traer y llevar información al mundo de los vivos. Y no solo información, ya que las Abejas Astrales van y vuelven de los Planos Astrales llevando esencias entre sus patas.

Debido a que para algunos, las almas son abejas y las abejas llevan almas se producen infinidad de interpretaciones. Para algunos las abejas se llevan a sí mismas y lo que llevan en las patas es solo un símbolo. Para algunos las abejas viajeras y las abejas reencarnadas son distintas especies. Para otros, distintos abejas viven en distintas esferas de la realidad y hacen su vida sin verse.

Entre los Lotam una abeja representa el alma de un ser que no es una abeja, en su camino a otro lugar. Para ellos estos seres solo tienen la forma de abeja de manera transitoria. Depende de su tarea y del lugar en el que esté adoptará una forma u otra. En el mundo real casi siempre es una abeja. Cuando un Lotam duerme con la boca abierta, se dice que su alma ha salido a por buenas nuevas. En este caso no se le debe despertar, ya que su alma aún no ha entrado en su cuerpo. Cuando cierra la boca y se despierta, su alma entra de manera invisible.

Según los Enn, aquellos que conservan su abeja interior pueden reencarnarse en una abeja y por eso las abejas son animales sagrados y se les cuida honra poniendo panales en los campos. Estos panales reciben ofrendas según la medida de los vecinos, pero se dice que aquellos panales que no reciben ofrendas al menos una vez cada solsticio traerán malas cosechas y esterilidad a los campos.

Para muchos de estos pueblos es sagrado respetar a las abejas, y bajo ningún concepto se puede matar una, pero para los Bandra esto es aún más drástico. Sus leyendas cuentan que las abejas afrentadas se convierten en Synulu. Espíritus intangibles que pueden atravesar las paredes y colarse por cualquier lado para ejecutar su venganza. Se sabe de grupos populares de Bandra que simularon ser un Synulu matando a varios aldeanos que habían destruido panales con la intención de que el resto del poblado creyera más fervientemente en los Synulu.

Para algunos, matar una abeja significa enojar a su jefe o creador. No pocos cayeron en zanjas, marismas o comidos por un centícore que era amigo de las abejas.

Las abejas benditas[editar]

En Orusktas se dice que las abejas son seres sagrados y que no se puede cometer violencia en su presencia o decir insultos ni mentiras. Estas abejas tienen una sabiduría característica y unos poderes abundantes. Cuando ven algún acto de ignorancia, empiezan a zumbar y entre todas hacen un arrullo que hipnotiza a los presentes y los vuelve pacíficos.

Esto llevó a la tradición de poner un símbolo de abeja en los dinteles de las casas para protegerlas y en los juicios se lleva a una abeja viva durante el juicio para evitar que los presentes digan mentiras. Ya solo su presencia pone nerviosos a los culpables.

Las abejas y los dioses[editar]

Se cuenta que las abejas son capaces de comunicarse con los dioses. Algunas simplemente viajan hacia los altos cielos o a las islas lejanas por curiosidad y otras están al servicio de alguno de estos poderes. Esto es así en muchos planos, pero varía enormemente lo que se considera dioses en unos y otros.

  • Las abejas antiguas hablan con los espíritus de los ríos, los campos y demás lugares.
  • Las abejas montesas hablan con la fauna, monstruos y seres físicos inaccesibles.
  • Las abejas silvestres hablan con los ents, woses, hadas y dríadas.
  • Las abejas de visión hablan con los Orishas, Kamis, Loas y muchos otros espíritus y deidades.
  • Las abejas astrales viajan a los Planos Astrales y hablan con los entres astrales que allí se encuentran.

Abejas y sabiduría[editar]

En muchas culturas, la abeja es la encarnación de un sabio bajo una forma libre de preocupaciones y dotada para entrar en cualquier rincón. Esto simboliza su capacidad de llegar a los conocimientos y de poseer una sabiduría que la mantiene en vuelo sobre las corrientes de la consciencia. En ciertas islas y bosques sagrados, se las considera como las guardianas de la sabiduría antigua. Se cree que ellas pueden leer los pergaminos y las tablillas enterradas. Un dicho en Hysata dice: "Pon a una abeja frente al mármol y verás como su vuelo describe una frase".

Abejas estacionales[editar]

En Nenale, los nativos equiparan las abejas a ellos mismos y tienen el mito de las abejas y las cuatro estaciones. Para ellos el mundo es cíclico. Nacemos con la primavera. En esta las abejas recolectan el néctar de las flores. Crecemos con el verano. Esta es la vida adulta en la que trabajamos. Acumulamos miel en el otoño, y en el invierno nos sumergimos en el más allá para renacer como las mismas abejas o como otras nuevas.

En Nenale las colmenas tienen forma de tumbas o túmulos y representan el renacimiento según los ritos establecidos. Cuando las abejas se recogen en sus colmenas se dice que viajan al otro mundo. Hay una larga tradición de representaciones gráficas y cuentos acerca de esto.

Las abejas como familia[editar]

En el país de Isshon el amor por las abejas les llevo a ponerlas en su estandarte. Según las leyes reales se debía informar a las abejas de todos los cambios legislativos y temas de interés público. Es así como los alguaciles y voceadores se crearon en Isshon.

Por imitación esto se transmitió a los nobles y luego a la clase baja. Se les anunciaba bodas y banquetes, bautizos y funerales. Pero en estos últimos había que ser respetuoso y no hacer ruido. Se prohibieron las plañideras y se decretó la asistencia de un apimante que escuchara los zumbidos de las abejas cercanas.

En las clases bajas se las trataba como un miembro más de la familia. Se disfrutaba de su miel y se les dejaba una flor todos los días. Es famoso el caso de Ebeli, la susurradora. Esta niña se decía que entendía la lengua de las abejas y que un día se fue a su reino silvestre para gobernar junto a ellas.

Abejas reales[editar]

En Lysh la abeja reina tiene el protagonismo. Se considera a la abeja reina como la creadora de su comunidad y a la que todas colaboran. Por eso en Lysh la abeja es símbolo de la realeza. Los antimonárquicos intentan sabotear la producción de miel y echar a cabo la adoración por las abejas pero sus actos no son nada populares.

Mientras, la iglesia Lyshana aprovecha el aprecio de sus campesinos por las abejas para inculcarles que la agricultura y la fertilidad se consigue con el trabajo de las abejas obreras y que quien no trabaja en la comunidad puede ser considerado un zángano y un elemento discordante.

Las abejas y el infinito[editar]

Se dice en algunos Planos que las Abejas Astrales aseguran la sucesión de las especies. Según estas tradiciones las abejas trabajan incansablemente contra el caos, impidiendo el avance del desierto y alejando la paranoia. El número de Abejas Astrales es infinito y por eso aún no han sucumbido a ningún enemigo. El poder de la Espiral de la No-extinción está de su lado.

Pero ellas saben que son abejas e incluso el infinito es algo contenido en el Milegu. Las abejas saben hacia donde desembocan las cosas, pero mientras, continúan su labor. Sus benefactores les dan fuerza con este hechizo escrito:

El universo se perpetúa a sí mismo.
Las abejas custodian la primavera,
cuando se extinga su último zumbido, el infinito colapsará.

⚜️[editar]

1
 DarenGa by nosoyridley dbhf432.png  Artículo original de Avengium
Para proponer cualquier cambio o adición, consulte a los autores.
Icon pluma dorada 1.png