Religión Thirumita

De Bestiario del Hypogripho
Revisión del 01:59 20 feb 2021 de NimoStar (discusión | contribs.)
(difs.) ← Revisión anterior | Revisión actual (difs.) | Revisión siguiente → (difs.)

Este artículo tiene elementos que forman parte del Omniverso de Umaggar, lo Semifinito.   Este artículo tiene elementos que forman parte del multiverso de la Metásfera Khur.   Este artículo tiene elementos que forman parte de la Sfera de Thirumant, la Forja Planar.   Este artículo tiene elementos creados por NimoStar. Click para ver todos los artículos de este autor.  Este artículo carece de imágenes ilustrativas. Puedes ayudarlo consiguiendo una (o más) imágen/es apropiada/s e incorporándola/s. 

Religión Thirumita es la denominación utilizada para englobar el conjunto de creencias místico-religiosas y rituales propios de la cultura y especie Thirumita.

A pesar del desarrollo económico de su sociedad, la religión Thirumita permanece siendo primariamente atávica; la cosmología o teología no son preocupaciones importantes. La mayoría misma de los propios Thirumitas negarían ser religiosos, pero admitirían ser supersticiosos. Los rituales se siguen con propósitos eminentemente pragmáticos, como evitar la ira de los dioses (si es que existen).

Historia[editar]

En tiempos antiguos los thirumitas habían generado multitud de dioses, realizándoles adoraciones. Estos dioses fueron cooptados en su momento por La Entente para demandar tributos regulares de los "enanos" explotados. Debido a esta utilización, que se extendió por 600 años metasolares, la Gran Revolución Gremial descontinuó estos dioses, identificándolos con sus opresores. Los thirumitas usan un sistema de numeración de base 24, ya que tienen 6 dedos en cada una de sus manos y 6 en cada uno de sus pies, totalizando 24 para contar. Por eso hay 24 horas en el día, así como en el resto de su cosmología se supone que hay 24 dioses e incluso 24 gremios. De la mayoría de los dioses sólo quedan recuerdos fragmentarios y poca documentación, por lo que hacer una lista definitiva -si es que acaso alguna vez hubo una y no simplemente distintas versiones- resultaría una ardua tarea. Los Glasianos aprovecharon estas características cosmológicas generando cultos centralizados, asociando cada grupo de trabajo que ellos organizaban con una divinidad y dándoles un Alto Sacerdote thirumita de su confianza que actuara como su títere. No siempre estos sacerdocios teminaban bien y varios fueron disidentes o se revelaron, aunque la institución como un todo quedó desprestigiada de manera irreversible.

Los sacerdotes de las divinidades thirumitas tenían ciertos requisitos específicos. No podía ser cualquiera sino que tenía que ser un minero, herrero, artesano etc. de cierto renombre o siendo reconocida su habilidad práctica en una esfera específica asociada a su divinidad. Además, ciertos dioses tenían requerimientos especiales, por ejemplo prominentemente de edad o de género.

El culto a las deidades generalmente era grupal, con grupos de trabajo presentándose a los templos y altares para propósitos específicos. Por ejemplo, un grupo de mineros podía acercarse al altar de Salbut y dejarle comida a la diosa y sus sacerdotisas para "pedirle permiso" por la extracción de minerales, para que las minas no colapsen sobre su cabeza ni perderse en las profundidades de la tierra, etc. Estos ritos estan prácticamente extintos ya que predomina un acercamiento menos temeroso de las posibles consecuencias de las actividades cotidianas (a veces, quizás de hecho demasiado temerario, especialmente respecto a los efectos en el vapuleado medio ambiente del Plano).

Divinidades[editar]

De ciertos dioses sobreviven expresiones aún en uso aunque no se los considere reales por lo general. De los dioses cuyo recuerdo se conserva pueden mencionarse:

  • Salbut
    Deidad femenina, representando a la Tierra Negra de la cual se extraen los materiales, y el trabajo duro necesario para obtenerlos. Su piel es negra por estar cubierta con una densa capa de carbón. El tributo paradójicamente era comida, ya que comer es necesario para trabajar. Las sacerdotisas de esta divinidad sólo podían ser mujeres, ex-mineras, y realizaban sus ceremonias cubiertas de hollín.
  • Lor
    Dios masculino de la guerra. Se le daba tributo de sangre cortando la palma de la mano, como muestra del derramamiento de sangre en la guerra, y se le pedía protección y victoria contra enemigos. Se dice que el gremio MARTILLO mantiene su culto en secreto. Hay una historia de que durante la Primera Guerra Intergremial construyeron imágenes-mecha gigantes de este dios y las enviaron como tropas para la batalla. No existen restos que puedan confirmar la tésis, pero quienes la proponen apuntan que los demás gremios fundían estas imágenes luego de derrotarlas, sea por odiar el culto a la deidad o por considerarlas blásfemas. El sacerdote de Lor debía ser un hombre, guerrero o jefe de guerra retirado.
  • Helat
    Dios(a) hermafrodita del perfeccionamiento. Se le rezaba por la simetría en la producción de armas, construcciones y herramientas. Especial relación con el proceso de enfriamiento luego de forjar en metales, se le solía orar en estos momentos. Su sacerdote debía ser un artesano hermafrodita.
  • Thrum
    Deidad de género explícitamente desconocido. Patrona de las tierras Interminables y la minería. Se le rezaba para evitar las catástrofes naturales y ecológicas que comúnmente ocurrían (y ocuren) en los sitios de grandes Obras. El tributo nunca era material, sino que ya desde antes de las incursiones extraplanares se hacía en vidas thirumitas, y sólamente era demandado por los opresores en caso de que algún "enano" fuera señalado como saboteador. El sacerdote o sacerdotisa de Thrum podía ser cualquiera, y de hecho era cualquiera, ya que el rol era cambiado constantemente; no podía profesionalizarse por no haber un tributo pragmático, y se consideraba el flujo de su identidad tan cambiante como las lavas interminables.
  • Orumus
    Una deidad agénero representada solamente como una armadura vacía de la cual surge una barba plateada. Esta divinidad rige la muerte y las grandes obras que se extienden más allá de ella. Los Thirumitas antiguos creían que al morir su espíritu yacía aún atrapado en su cuerpo y debía ser devuelto lanzando al cuerpo a la Gran Grieta (Khinessar) ardiente que separa a Thirumant Terminable e Interminable (los dominios de Thrum). El tributo eran todas las ropas, armaduras, armas y herramientas que esa persona estuviera llevando al momento de morir, que no podían removerse de su cuerpo sin considerarse profanación. Los Thirumitas eran incentivados a preparar una obra artesanal que sería guardada explícitamente para cuando murieran, y mejorarla o reemplazarla a través de su vida. Esta obra, llamada la Deurgia de una persona, sería lanzada con ellos a Khinessar luego de morir. Se consideraba que estos tributos a Orumus (tanto las Deurgias como los cuerpos, almas y ropas de los fallecidos) retornaban a la Fuente, renovando y devolviendo la abundancia de minerales y la energía creativa al mundo. No había sacerdotes ni sacerdotisas de Orumus, aunque los glasianos lo emularon con armaduras animadas. Sin embargo, había quienes fungían de diáconos en cada clan o gremio, a quienes se veía con respeto por llevar los ritos de Orumus en las exequias de sus allegados. Esta era una solemne tarea directamente vinculada con la trascendencia de esa persona y sus Obras. Sin embargo y en consonancia con los deseos de esta divinidad, los mismos diáconos no estaban exceptuados de tener que realizar su propia Deurgia para el momento de partir.

Deidades adicionales y contemporaneidad[editar]

Se dice que los invasores extranjplanares Glasianos, en los últimos tiempos desesperados de su reinado, habían establecido once deidades mayores para encajar con su período oncemal. Para lograr este propósito habían terminado ascendiendo a algunas deidades, dividiendo otras y descartando restantes - hasta alcanzar su ideosincrasia. Este esquema terminó siendo tan odiado que hoy se considera perdido y nadie sabe el orden o listado de las once deidades. Algunos raros escolares han constituido distintas interpretaciones de estas once y confeccionado sus propias listas, pero la intelectualidad especulativa no es bien vista entre los gremios thirumitas, por lo que estos emprendimientos resultan tan raros como infructuosos.

Sin embargo, a pesar del impulso secularista de la Gran Revolución Gremial, en los 360 años metasolares que le siguieron, cada Gremio empezó a nutrir el culto a uno o más ídolos - de los cuales se fabricaron imágenes. Si bien existen gremios completamente iconoclastas, la vasta mayoría de gremios (y especialmente aquellos menores, con mayor necesidad de cohesión grupal ritual) realiza algún tipo de práctica más o menos explícitamente religiosa.

Los ídolos suelen ser exclusivos de un gremio, vistos como sus "patrones" personales y sociales cuyo camino los llevará a la prosperidad y la victoria. Esta nueva modalidad de cultos no llegó a revivir o mantener una casta sacerdotal socialmente diferenciada como antaño, repartiéndose en cambio entre las funciones de liderazgo efectivo y otras normales del gremio.

Véase también[editar]

⚜️[editar]

Agregar un comentario...

¿Tienes un comentario sobre esta página? Agrégalo aquí o edita la página directamente.


Nombre: (Consejo: si accedes a tu cuenta no tendrás que escribir tu nombre manualmente)