Bestiateca:Alción (Ferrer Lerín)

Ícono de desambiguaciónVer Alción (desambiguación).

Logo Bestiario de Ferrer Lerín.png

ATENCIÓN: Este artículo pertenece a la wiki de la Bestiateca.
Ver Bestiario de Ferrer Lerín.

AlciónEditar

Avecilla que haze su nido en la arena junto al mar, y esto en medio del invierno, como dizen san Basilio y san Ambrosio; y en siete días calienta o empolla los huevos, y en otros siete los saca y cría hasta que pueden bolar. Y en estos catorze días milagrosamente jamás se levanta la mar ni se alteran sus olas, como lo tiene notado los marineros, y llaman estos días alcionios, estando ciertos que no ha de aver tormenta en estos catorce días. Opinión es muy extraña que el Alción o Martín pescador es una veleta natural que, colgada por el pico, señala el viento dirigiendo su pecho hacia aquella parte del horizonte; pero la razón y la experiencia han probado la nulidad de esta virtud magnética. Lo que le habrá dado este crédito sería verosímilmente la observación que se hace de que el alción parece estudiar los vientos y adivinarlos principalmente cuando hace su nido. Repárese que entonces, esto es en el solsticio de invierno, el mar está en calma y los vientos tranquilos, hasta que los pequeños alciones tienen su pluma y abandonan los nidos flotantes sobre las ondas sin ser sumergidos. Pero en esto no tenemos regla alguna segura para guiarnos: ¿Sería acaso una providencia particular al alción, o bien un arreglo de la naturaleza que vela por la conservación de cada especie? ¿Quién se atreverá a decidirlo? «Es muy cierto, dice Brown, que muchas cosas acontecen, porque el primer motor así lo ha determinado y la naturaleza las ejecuta por caminos que nos son desconocidos». es también una antigua costumbre, el encerrar a los alciones en cofres, con la idea que preservan de los gusanos las ropas de lana; y quizás también al colgarlas por los aposentos, no se lleva otro objeto. «Creo, añade el doctor Brown, que colgándolos por el pico no se ha conseguido el método de los antiguos, quienes sin duda les colgaban por la espalda, porque el pico señalaba los vientos y porque así es como Kirker ha descrito la golondrina de mar.» Pero lo que en otro tiempo hizo colgar este pájaro, es que se creía que sus plumas se renovaban como si estuviese vivo, y esto es lo que Alberto el Grande esperó inútilmente en sus experiencias. Además del de predecir los vientos, atribúyese también al alción la preciosa calidad de enriquecer a sus poseedores, mantener la unión en las familias y comunicar la belleza a las mujeres que llevan sus plumas. Los tártaros y los ostiacos veneran mucho a este pájaro. Buscan sus plumas con ahinco, las echan en un grande vaso de agua y conservan las que sobrenadan persuadidos de que basta tocar con estas plumas a una mujer, para hacerse amar de ella. Cuando un ostiaco es harto feliz para poseer un alción, conserva su pico, sus patas y piel, los mete en una bolsa y mientras lleve consigo este tesoro, se cree al abrigo de toda desgracia, siendo para él un talismán como el ídolo de los negros[b 1].

BibliografíaEditar

La Bibliografía se compone de recursos informativos que existen en la "vida real".

⚜️Editar

Logo Francisco Ferrer Lerín.png
El contenido de este artículo fue creado por la persona siguiente:
Francisco Ferrer Lerín (Bestiario)
Texto incluido con propósitos documentativos. No modificar.
Dussiano por asralore.png
El contenido de este artículo fue recopilado por la persona siguiente:
Jakeukalane
Revisa las fuentes antes de cambiar cosas.